Los be­ne­fi­cios del mi­jo

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN -

Es un ce­real sin glu­ten, por lo que re­sul­ta fá­cil­men­te di­ge­ri­ble e ideal pa­ra los ce­lía­cos. Se tra­ta de un ali­men­to con un sig­ni­fi­ca­ti­vo apor­te de hi­dra­tos de car­bono, fi­bra, mag­ne­sio, vi­ta­mi­na B, vi­ta­mi­na B9, fós­fo­ro, vi­ta­mi­na B6, vi­ta­mi­na B2, áci­dos gra­sos po­li­in­sa­tu­ra­dos, hie­rro, zinc y vi­ta­mi­na B3. El res­to de nu­trien­tes pre­sen­tes en es­te ali­men­to, or­de­na­dos por re­le­van­cia de su pre­sen­cia, son: pro­teí­nas, po­ta­sio, gra­sa, vi­ta­mi­na E, yo­do, áci­dos gra­sos mo­no­in­sa­tu­ra­dos, se­le­nio, áci­dos gra­sos sa­tu­ra­dos, agua, cal­cio y so­dio.

Por su con­te­ni­do en hi­dra­tos de car­bono, el mi­jo es un ali­men­to ideal pa­ra el apor­te ener­gé­ti­co, pues se es­ti­ma que el 55-60% de la ener­gía dia­ria que ne­ce­si­ta­mos de­be pro­ve­nir de car­bohi­dra­tos, bien por la in­ges­ta de ali­men­tos ri­cos en al­mi­dón, bien por las re­ver­sas de glu­có­geno pre­sen­tes en nues­tro or­ga­nis­mo. Ade­más, la prin­ci­pal ener­gía que ne­ce­si­ta el ce­re­bro pa­ra fun­cio­nar es la glu­co­sa, que en­con­tra­mos en ali­men­tos ri­cos en car­bohi­dra­tos. Por su con­te­ni­do en fi­bra, ayu­da a que se den en el or­ga­nis­mo las con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles pa­ra la eli­mi­na­ción de de­ter­mi­na­das sus­tan­cias no­ci­vas co­mo co­les­te­rol o cier­tas sa­les bi­lia­res, y co­la­bo­ra en la dis­mi­nu­ción de glu­co­sa y áci­dos gra­sos en la san­gre. Por es­te mo­ti­vo, los ali­men­tos ri­cos en fi­bra son in­dis­pen­sa­bles en una die­ta ex­ce­si­va­men­te ri­ca en car­bohi­dra­tos, pro­teí­nas o gra­sas. Ade­más, co­la­bo­ran en la eli­mi­na­ción de agen­tes can­ce­rí­ge­nos.

Al tra­tar­se de un ali­men­to ri­co en mag­ne­sio, con­tri­bu­ye a me­jo­rar tan­to el tono mus­cu­lar co­mo el neu­ro­nal sien­do un ali­men­to efi­caz pa­ra re­for­zar el sis­te­ma óseo y la den­ta­du­ra, y muy con­ve­nien­te pa­ra el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar, pues ayu­da a man­te­ner es­ta­ble el rit­mo car­día­co y la pre­sión ar­te­rial. Ade­más, con el mag­ne­sio, se au­men­ta la pro­duc­ción de gló­bu­los blan­cos pa­ra be­ne­fi­cio del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio.

El mi­jo cons­ti­tu­ye un ali­men­to con un sig­ni­fi­ca­ti­vo apor­te de vi­ta­mi­na B1, por lo que par­ti­ci­pa­rá en la pro­duc­ción ener­gé­ti­ca co­la­bo­ran­do en el me­ta­bo­lis­mo de los car­bohi­dra­tos y su con­te­ni­do de vi­ta­mi­na B9 con­tri­bu­ye a la for­ma­ción de cé­lu­las san­guí­neas y gló­bu­los ro­jos, ayu­dan­do a pre­ve­nir la anemia y a man­te­ner sa­na la piel.

Y por su apor­te de vi­ta­mi­na B3 -o nia­ci­na- el mi­jo in­ter­vie­ne en el pro­ce­so de trans­for­ma­ción de ener­gía a par­tir de hi­dra­tos de car­bono, pro­teí­nas y gra­sas, y con­tri­bu­ye a re­la­jar los va­sos san­guí­neos do­tán­do­los de elas­ti­ci­dad, es­ta­bi­li­zan­do los ni­ve­les de glu­co­sa y áci­dos gra­sos en la san­gre, y re­du­cien­do el co­les­te­rol se­cre­ta­do por el hí­ga­do. Jun­to con otras vitaminas del com­ple­jo B, la nia­ci­na ayu­da a man­te­ner sa­nas piel y mu­co­sas di­ges­ti­vas, ade­más de co­la­bo­rar en el buen es­ta­do del sis­te­ma ner­vio­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.