Ga­to con pro­ble­mas

Mia - - MASCOTAS -

Lim­pi­tos co­mo po­cos, los ga­tos pue­den pa­sar­se ho­ras la­mién­do­se pa­ra que­dar he­chos una pre­cio­su­ra. Es­ta cua­li­dad los lle­va a ir pun­tual­men­te a su ban­de­ja pa­ra ha­cer sus ne­ce­si­da­des e, in­clu­so, ta­par­las con la are­na o con las pie­dras es­pe­cia­les. Cuan­do de­jan de ha­cer­lo, hay que preo­cu­par­se.

Acla­re­mos que un com­por­ta­mien­to ra­ro en ellos es cuan­do em­pie­zan a ori­nar o de­fe­car fue­ra de es­ta ban­de­ja sa­ni­ta­ria y adop­tan una po­si­ción aga­cha­da, eli­mi­nan­do so­bre el sue­lo, dan­do vuel­tas en re­don­do y rea­li­zan­do in­ten­tos de cu­brir sus de­po­si­cio­nes.

Los fe­li­nos pue­den desa­rro­llar una aver­sión a la ban­de­ja en sí, al sus­tra­to o a la ubi­ca­ción de la mis­ma y ese re­cha­zo pue­de apa­re­cer re­pen­ti­na­men­te, por una ex­pe­rien­cia trau­má­ti­ca, o gra­dual­men­te, por una fre­cuen­te ex­po­si­ción a si­tua­cio­nes des­agra­da­bles. No es tan fá­cil es­ta­ble­cer si se tra­ta de una aver­sión o tie­ne pre­fe­ren­cia por un nue­vo lu­gar o sus­tra­to. Es­to pue­de ori­gi­nar­se a par­tir de di­ver­sas si­tua­cio­nes: ubi­car su ban­de­ja en lu­ga­res muy tran­si­ta­dos, aso­cia­dos con la pre­sen­cia de al­gu­na per­so­na in­de­sea­ble o de má­qui­nas au­to­má­ti­cas, son al­gu­nas de las más fre­cuen­tes. Tam­bién, cuan­do el ta­ma­ño o al­tu­ra de la ban­de­ja no son los ade­cua­dos pa­ra el ani­mal.

Si re­cha­za la ban­de­ja sa­ni­ta­ria y ha­ce sus ne­ce­si­da­des en cual­quier par­te, lo me­jor es co­no­cer las ra­zo­nes

Si el sus­tra­to es de tex­tu­ra muy du­ra, pue­de re­cha­zar­lo a par­tir de una aso­cia­ción con un es­tí­mu­lo que les pro­vo­que do­lor. Pe­ro exis­ten tam­bién otras cau­sas: su­cie­dad, hu­me­dad, olo­res fuertes o el de otro ani­mal en­fer­mo que use la mis­ma ban­de­ja. Pa­ra ori­nar, en ge­ne­ral, son más exi­gen­tes: pre­fie­ren los sus­tra­tos fi­nos y de tex­tu­ra sua­ve. Un ejem­plo es que cuan­do tie­nen ac­ce­so a un lu­gar con are­na, sue­len ir allí pa­ra ha­cer sus de­po­si­cio­nes. En al­gu­nos ca­sos, si su es­pa­cio no es tran­qui­lo, bus­can otro; lo que es fre­cuen­te en ho­ga­res don­de con­vi­ven mu­chos ani­ma­les y por­que el ga­to mar­ca su te­rri­to­rio. El nue­vo lu­gar que eli­ja es­ta­rá ais­la­do pa­ra sen­tir­se pro­te­gi­do.

Pe­ro las cau­sas que pro­vo­can un cam­bio de com­por­ta­mien­to tam­bién pue­den ser mé­di­cas. Por ello es vi­tal no só­lo rea­li­zar un exa­men clí­ni­co sino tam­bién aná­li­sis de ori­na y ma­te­ria fe­cal.

La cis­ti­tis, uré­te­res ec­tó­pi­cos, dia­be­tes, Etuif (en­fer­me­da­des del trac­to uri­na­rio in­fe­rior de los fe­li­nos), se­ni­li­dad, tras­tor­nos muscu­lo-es­que­lé­ti­cos, an­sie­dad, fo­bias y de­pre­sión pue­den ser de­to­nan­tes y pro­vo­car las de­fe­ca­cio­nes inapro­pia­das.

Acu­dir a un etó­lo­go o ex­per­to en com­por­ta­mien­to ani­mal pue­de, en es­tas oca­sio­nes, ayu­dar a en­con­trar el ori­gen de un pro­ble­ma, que obs­ta­cu­li­za la con­vi­ven­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.