Ne­gro y ca­na­lla

Mia - - MASCOTAS -

El ga­to de Ju­lio Cortázar se lla­ma­ba Teo­do­ro W. Adorno, co­mo el fi­ló­so­fo.

A de­cir Pe­ro no era ale­mán, sino fran­cés. verdad, ni si­quie­ra era su ga­to sino un ga­to callejero, “ne­gro y ca­na­lla”, que un en día ate­rri­zó en su vi­da en Saig­non, el sur de Fran­cia y que se ma­te­ria­li­za­ba ca­da vez que él y su mu­jer vol­vían a la lo­ca­li­dad pro­ven­zal, pa­ra enor­me sor­pre­sa de am­bos. Has­ta que un día Cortázar se de­mo­ró en lle­gar y Teo­do­ro que, W. Adorno no só­lo no vol­vió sino por al en­con­trár­se­lo en el pue­blo, ig­no­ró com­ple­to al es­cri­tor ar­gen­tino que le ha­bía da­do nom­bre tan bo­ni­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.