Car­bohi­dra­tos

Mia - - NUTRICIÓN - Fuen­te: www.cy­ber­pa­dres.com

Los ali­men­tos ge­ne­ral­men­te ca­ta­lo­ga­dos co­mo car­bohi­dra­tos son de dos ti­pos:azú­ca­res, lla­ma­dos tam­bién car­bohi­dra­tos sim­ples, y al­mi­do­nes, com­pues­tos. El más efec­ti­vo pa­ra dar­le al ce­re­bro ma­yor can­ti­dad de se­ro­to­ni­na es el que, pro­ba­ble­men­te, só­lo se pu­de ob­te­ner por pres­crip­ción mé­di­ca y se apor­ta por in­yec­ción in­tra­ve­no­sa: la glu­co­sa. El con­su­mo de glu­co­sa pu­ra es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble, pe­ro la ma­yo­ría de los car­bohi­dra­tos sim­ples y com­pues­tos tie­nen su cien­te la en su es­truc­tu­ra pa­ra ac­ti­var la res­pues­ta ali­men­to-men­te-es­ta­do de áni­mo.

Dul­ces: el azú­car re na­da tie­ne una cua­li­dad adictiva: mien­tras más co­mas, más de­sea­rás. La es­ta­bi­li­dad en el ni­vel de azú­car en la san­gre es tan im­por­tan­te que el cuer­po po­see un in­trin­ca­do sis­te­ma pa­ra man­te­ner­la. Yar­yu­ra-To­bias ha de­mos­tra­do que el des­equi­li­brio en el ni­vel de azú­car en la san­gre (so­bre to­do oca­sio­na­do por la so­bre­car­ga de car­bohi­dra­tos re na­dos y por ali­men­tos aler­gé­ni­cos) tie­ne un efec­to de­vas­ta­dor en los neu­ro­tras­mi­so­res que con­tro­lan el sue­ño, los es­ta­dos de áni­mo, la mo­ti­va­ción y el apren­di­za­je y has­ta es fac­ti­ble en­con­trar hi­pe­rac­ti­vi­dad an­sie­dad o con­duc­tas vio­len­tas.

Ca­feí­na (con­te­ni­da en el ca­fé, re­fres­cos co­la, cho­co­la­te): oca­sio­na al­go más que los car­bohi­dra­tos re na­dos: pro­vo­ca pá­ni­co en las glán­du­las su­pra­rre­na­les, pue­de cau­sar pal­pi­ta­cio­nes, tem­blo­res, de­pre­sión, an­sie­dad, ner­vio­sis­mo e in­som­nio. El círcu­lo vi­cio­so de sube-ba­ja en el ni­vel de azú­car en la san­gre, per­pe­tra­do por el con­su­mo com­bi­na­do de azú­car y ca­feí­na, es di­fí­cil de rom­per por el al­to con­te­ni­do adic­ti­vo. Por eso, el desa­yuno es la co­mi­da más im­por­tan­te del día ya que es­ta­ble­ce el ni­vel de azú­car de la san­gre pa­ra to­do el día. Un desa­yuno ri­co en nu­trien­tes, ca­ren­te de ali­men­tos aler­gé­ni­cos, ase­gu­ra, en gran par­te, una bue­na jor­na­da.

La fru­ta no ac­ti­va la res­pues­ta ali­men­to-men­te-es­ta­do de áni­mo. El sa­bor dul­ce se de­be a su al­to con­te­ni­do de fruc­to­sa, que es mu­cho más dul­ce que la su­cro­sa., pe­ro el pro­ce­so de asi­mi­la­ción es tan len­to y gra­dual que la fru­ta es prác­ti­ca­men­te in­ca­paz de pro­mo­ver la pro­duc­ción de se­ro­to­ni­na. Es ne­ce­sa­ria pa­ra el ser hu­mano, pe­ro no pa­ra lo­grar me­nor ten­sión o ma­yor aten­ción.

Al­mi­do­nes: los pro­duc­tos ela­bo­ra­dos a par­tir de tri­go, maíz y otras ha­ri­nas, así co­mo los ve­ge­ta­les, co­mún­men­te ca­ta­lo­ga­dos co­mo al­mi­do­na­dos (por ejem­plo, la pa­pa), es­tán quí­mi­ca­men­te com­pues­tos de gran­des ca­de­nas de mo­lé­cu­las de glu­co­sa. Cuan­do en­tran a la san­gre des­pués de la di­ges­tión, la glu­co­sa de ta­les ali­men­tos ac­ti­va la se­cre­ción de in­su­li­na, per­mi­tien­do que el trip­to­fán lle­gue al ce­re­bro y, por lo tan­to, es­ti­mu­le la pro­duc­ción de se­ro­to­ni­na. Pan - Pas­ta - Pa­pas - Arroz - Maíz (in­clu­yen­do las tor­ti­llas - Ce­ba­da - Ave­na y otros ce­rea­les (si aña­di­mos le­che a los ce­rea­les, in­tro­du­ci­mos pro­teí­na, lo cual in­hi­bi­rá la pro­duc­ción de se­ro­to­ni­na) Dul­ces - Ga­lle­tas - Pas­te­les - He­la­dos - Mer­me­la­das, ge­la­ti­nas y pre­ser­va­do­res - Jarabes - Re­fres­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.