Pie­dra se­ca

Mia - - JARDINERÍA -

Es­ta téc­ni­ca exis­te des­de el Neo­lí­ti­co y con­sis­te en cons­truir pa­re­des me­dian­te pie­dras, cor­ta­das o no, que se man­tie­nen en su lu­gar por ac­ción de la gra­ve­dad. Es el pro­pio pe­so de las pie­dras y su dis­po­si­ción los que con­si­guen que se api­len has­ta crear mu­ros de una cier­ta al­tu­ra. No se ne­ce­si­ta ar­ga­ma­sa pa­ra man­te­ner la unión y es un gran ele­men­to de­co­ra­ti­vo y fun­cio­nal, que se pue­de usar pa­ra crear am­bien­tes na­tu­ra­les y rús­ti­cos en el jar­dín. Fron­te­ras, bor­du­ras y par­te­rres se pue­den ha­cer con mu­re­tes de pie­dra se­ca y pa­ra de­co­rar el bor­de de un es­tan­que son una gran op­ción: la fau­na más tí­mi­da se acer­ca­rá a be­ber. Lo me­jor de los mu­re­tes de pie­dra se­ca es que ad­mi­ten di­fe­ren­tes aca­ba­dos y no ne­ce­si­tan ser de gran al­tu­ra: con mu­ros de 30 a 50 cen­tí­me­tros ya con­si­guen un fuer­te y be­llo im­pac­to vi­sual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.