Feng Shui

Co­lo­res que le dan bue­na ener­gía a los am­bien­tes

Mia - - PORTADA - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

En los co­lo­res aun­que so­lo se vea lo es­té­ti­co, hay una gran ener­gía por­que emi­ten on­das elec­tro­mag­né­ti­cas que, al en­trar por el ojo, afec­tan di­rec­ta­men­te a las emo­cio­nes. Pa­ra el Feng Shui son la for­ma de re­pre­sen­tar la ener­gía de los 5 ele­men­tos y ac­ti­var aé­reas o cu­rar es­pa­cios que traen des­ar­mo­nías a quie­nes los ocu­pan. El Feng Shui los cla­si­fi­ca en Yin y Yang, ya que ca­da co­lor tie­ne una ener­gíag mas­cu­li­na o fe­me­ni­na,, pue-p de ser cal­man­te o ener­gi­zan­te, ac­ti­vo o pa­si­vo.

Yin son los co­lo­res pas­te­les y sua­ves, que pro­du­cen sen­sa­ción de tran­qui­li­dad y paz, li­ga­dos al des­can­so.

Yang, al con­tra­rio, ener­gi­zan o es­ti­mu­lan y apa­sio­nan.

Por to­do es­to, an­tes de dar­le co­lor a tu ca­sa o lu­gar de tra­ba­jo, es con­ve­nien­te eva­luar al­gu­nos ele­men­tos y sa­ber de los atri­bu­tos del co­lor: los fun­da­men­ta­les son tin­te, sa­tu­ra­ción y lu­mi­no­si­dad.

El tin­te es lo que co­mún­men­te lla­ma­mos co­lor, la lu­mi­no­si­dad lo que de­ter­mi­na­mos por co­lo­res cla­ros u os­cu­ros y la sa­tu­ra­ción es la can­ti­dad de co­lor pu­ro. Con­vie­ne te­ner en cuen­ta qué efec­tos pue­den pro­vo­car en el es­ta­do de áni­mo de ca­da per­so­na y tam­bién cual es la fi­na­li­dad del lu­gar.

Có­mo in­ci­de ca­da co­lor en las emo­cio­nes y sen­sa­cio­nes

Anaran­ja­do: po­see una ener­gía que da im­pul­so, pro­pi­cia el en­tu­sias­mo y la ale­gría. Es el co­lor de los swa­mis, en In­dia, que in­di­ca la igual­dad. En la ca­sa, uti­li­za­do en pe­que­ñas áreas, le­van­ta la ener­gía, pe­ro, en gran­des pro­por­cio­nes, re­sul­ta ago­ta­dor. Es­ta in­di­ca­do pa­ra la pa­red del oes­te, no­roes­te y sud­oes­te del li­ving. En el co­me­dor, en las mis­mas orien­ta­cio­nes, ha­brá que evi­tar­lo ya que abre el ape­ti­to y pue­de lle­var al so­bre­pe­so. Es ideal pa­ra el play­room por la ale­gría y el apor­te

de la ener­gía yang, en cam­bio, no es­tá in­di­ca­do en dor­mi­to­rios co­ci­nas o ba­ños. En la ves­ti­men­ta, se acon­se­ja pa­ra los tí­mi­dos, los que su­fren de fa­ti­ga o es­tán de­pri­mi­dos.

Du­razno: es un co­lor muy sen­sual y es­ta li­ga­do al amor. Pue­de usarse en el co­me­dor, li­ving y, es­pe­cial­men­te, en los dor­mi­to­rios ya que es­ti­mu­la las ex­pre­sio­nes del amor .

Ro­sa­do: es­tá li­ga­do a la fe­mi­nei­dad, la ale­gría ju­ve­nil y la inocen­cia. Tam­bién la sa­na­ción. Es ideal en los dor­mi­to­rios de

las ni­ñas.

NNe­gro: es la au­sen­cia de co­co­lor. En oc­ci­den­te, es­tá li­ga­do­do a la ele­gan­cia, pe­ro un uso de­des­me­di­do po­dría traer pen­sa­sa­mien­tos os­cu­ros. Es un co­lor qu­que re­afir­ma la in­de­pen­den­cia y, por eso, lo bus­can los ado­les­ce­cen­tes. En la ca­sa, se re­co­miend­da no pin­tar pa­re­des de ne­gro si­sino usar­lo en ob­je­tos co­mo aal­moha­do­nes o sillones.

Ama­ri­llo: es el co­lor del ssol, sim­bo­li­za el po­der y es­tá aso­cia­do a la sa­bi­du­ría y la in­tin­te­li­gen­cia. En dor­mi­to­rios, es re­co­men­da­ble so­lo si los to­nos son cla­ros o con­tie­nen bei­ge. En las sa­las de es­tar y co­me­dor, mez­cla­do con blan­co, es una com­bi­na­ción re­co­men­da­ble cuan­do se desea le­van­tar la ener­gía vi­tal.. En la ves­ti­men­ta, es­ti­mu­la la vo­lun­tad.

Ver­de: se los aso­cia a la pri­ma­ve­ra, la es­pe­ran­za y la fres­cu­ra. En los es­pa­cios de des­can­so, es me­jor uti­li­zar­lo en to­nos cla­ros y pas­te­les: un co­me­dor ver­de man­za­na se­rá re­con­for­tan­te. Pa­ra es­ta­dos de de­pre­sión, es bueno usar al­go ver­de man­za­na mez­cla­do con ama­ri­llo o bei­ge.

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.