STA­MA­TEAS.

Bernardo con­tes­ta en su con­sul­to­rio se­ma­nal

Mia - - SUMARIO -

¿Por qué siem­pre me re­la­ciono con hom­bres “cha­mu­ye­ros” y no pue­do de­tec­tar­los a tiem­po?

Pau­la Es­tas per­so­nas son muy há­bi­les, son creí­bles en una pri­me­ra ins­tan­cia, pe­ro con el tiem­po se des­va­ne­ce la men­tir a, por­que no lo pue­den sos­te­ner o res­pal­dar en el tiem­po. Se­gu­ra­men­te vas a te­ner que re­vi­sar que su­ce­de con vos, que pa­sa con tu es­ti­ma, ya que ge­ne­ral­men­te las per­so­nas in­se­gu­ras se ro­dean de “sa­na­te­ros”. Ellos to­can el cos­ta­do más dé­bil y fal­to de es­ti­ma, y re­cu­rren a la se­duc­ción co­mo su he­rra­mien­ta más im­por­tan­te.Los “cha­mu­ye­ros”, co­mo los lla­mas­te, ha­blan cons­tan­te­men­te de sus vir­tu­des o ac­ti­tu­des y eso es pé­si­mo por que no es creí­ble. Las vir­tu­des no se di­cen, se ac­túan, se mues­tran en la con­duc­ta.La au­to­pro­mo­ción en tér­mi­nos de re­la­cio­nes hu­ma­nas no es creí­ble. Por eso de­bés es­tar aten­ta, cuan­do una per­so­na te di­ce: "és­tas son mis vir­tu­des”, de­be cau­sar el ef ec­to con­tra­rio, por­que mues­tra su cos­ta­do nar­ci­sis­ta, y es ahí en don­de te­nés que es­tar aten­ta. Me cues­ta mu­cho po­ner­le lí­mi­tes a mi hi­jo. Tie­ne 9 años pe­ro es te­rri­ble ¿Qué pue­do ha­cer?

Ma­ria­na Cuan­do so­mos pa­dres de­be­mos asu­mir que la ta­rea du­ra las 24 ho­ras de ca­da día de la se­ma­na,de ca­da mes ...es pa­ra to­da la vi­da. Los pa­dres o quie­nes es­tén a car­go de la edu­ca­ción de un ni­ño, son "rehe­nes" de las con­duc­tas que les en­se­ñan a sus hi­jos.Si se le di­ce a un ni­ño que no gri­te es por­que no gri­ta tam­po­co el adul­to. Si se le di­ce que no sea vio­len­to y los pa­dres vo­ci­fe­ran cuan­do ma­ne­jan, no sir­ve.Po­drán no es­cu­char lo que ex­pre­sa­mos pe­ro nos es­tán ob­ser­van­do cons­tan­te­men­te.Por eso, ser ejem­plo y mo­de­lo cohe­ren­te es cla­ve pa­ra ser pa­dres y edu­ca­do­res res­pon­sa­bles. Mi me­jor ami­ga tie­ne una pa­re­ja que es muy agre­si­va ¿Qué pue­do acon­se­jar­le pa­ra que no pa­se a ma­yo­res?

Mer­ce­des Una per­so­na agre­si­va a quien de­ci­mos no te­ner­le mie­do, lo trans­for­ma­mos en un mal­tra­ta­dor ven­ci­do. Cuan­do po­ne­mos el pri­mer "no" al mal­tra­to, le qui­ta­mos al otro un po­der.Hay que apren­der a de­cir "no" sin enojo, so­la­men­te de­cir "NO". Cuan­do nos enoja­mos, ge­ne­ra­mos un "desafío",e s una in­vi­ta­ción in­di­rec­ta a su­bir­se al ring.Por eso lo me­jor es siem­pre po­ner un lí­mi­te sin emo­cio­na­li­dad, un "no" pu­ra­men­te cog­ni­ti­vo. Es­toy atra­ve­san­do di­fi­cul­ta­des con mi ma­ri­do, quie­ro que ha­ble­mos pe­ro me es im­po­si­ble sen­tar­lo pa­ra char­lar. A ve­ces me pre­gun­to si una pa­re­ja fun­cio­na así o es­ta­mos yen­do por un ca­mino sin re­torno.

Su­sa­na La pa­re­ja es una cons­truc­ción que se rea­li­za to­dos los días. La pre­gun­ta cla­ve es: ¿cuán­to quie­re in­ver­tir ca­da uno? Si am­bos in­vier­ten, hay cons­truc­ción, pe­ro si lo ha­ces vos so­la, es di­fí­cil que ha­ya "pa­re­ja", ahí se­rían dos per­so­nas jun­tas pe­ro so­las. In­ten­tá ha­blar pa­ra ver qué su­ce­de y que pue­dan lle­gar a una so­lu­ción jun­tos. ¡Exitos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.