AC­TUA­LI­DAD.

Apren­der idio­mas des­de el ce­lu­lar

Mia - - SUMARIO - Por Ale­xan­dra Zim­mer

Es­tu­diar un idio­ma, a pe­sar de los que mu­chos ins­ti­tu­tos di­gan, lle­va tiem­po y de­di­ca­ción. Tra­du­cir es una ta­rea es­pe­cí­fi­ca que ne­ce­si­ta de ex­per­tos. Pe­ro hoy, con la tec­no­lo­gía de nues­tra par­te, to­do se sim­pli­fi­ca. Ca­da vez son más so­fis­ti­ca­dos y veloces los si­tios web de­di­ca­dos al te­ma, aun­que mu­chos no se preo­cu­pan por la ca­li­dad y pre­ci­sión de la tra­duc­ción que rea­li­zan, cuan­do es és­te su te­ma prin­ci­pal.

Los si­guien­tes son al­gu­nas apli­ca­cio­nes y si­tios que ofre­cen las más in­tere­san­tes op­cio­nes de apren­di­za­je y tra­duc­ción de idio­mas:

Duo­lin­go es una apli­ca­ción gra­tui­ta pa­ra apren­der in­glés, fran­cés o por­tu­gués, en­tre otros, a tra­vés de una he­rra­mien­ta pa­ra smartp­ho­nes y ta­blets, así co­mo una pá­gi­na web, en la que se com­bi­nan imá­ge­nes, so­ni­dos y au­to-co­rrec­cio­nes con un for­ma­to pa­re­ci­do a un vi­deo­jue­go. Hay ni­ve­les que se de­ben ir su­peran­do y se tie­ne una de­ter­mi­na­da can­ti­dad de "vi­das", que se pue­den ir per­dien­do con ca­da error. Al per­der to­das, hay que em­pe­zar de nue­vo con la lec­ción. Los avan­ces lo­gra­dos en un la­do se con­ti­núan en el otro, de ma­ne­ra que si se aca­ba la ba­te­ría no hay ne­ce­si­dad de in­te­rrum­pir el apren­di­za­je, sino que se pue­de con­ti­nuar des­de la PC ho­ga­re­ña. Un estudio re­cien­te que sus crea­do­res en­car­ga­ron a la Uni­ver­si­dad de Nue­va York sos­tie­ne que 34 ho­ras es­tu­dian­do in­glés con Duo­lin­go equi­val­drían a un se­mes­tre de cla­ses en la uni­ver­si­dad. Hay ver­sio­nes dis­po­ni­bles pa­ra An­droid, iOS y Ch­ro­me.

Bab­bel per­mi­te apren­der va­rios idio­mas, con una par­te del cur­so en for­ma gra­tui­ta y, la otra, pa­ga. Los cur­sos va­rían se­gún la du­ra­ción, así co­mo los pre­cios. La ver­sión gra­tui­ta tie­ne sus li­mi­ta­cio­nes aun­que pro­por­cio­na una ex­ten­sa can­ti­dad de vo­ca­bu­la­rio pa­ra apren­der. Tam­bién es po­si­ble des­car­gar pa­que­tes adi­cio­na­les y un sis­te­ma "in­te­li­gen­te" de repaso, sin pa­gar ni un cen­ta­vo. Tam­bién uti­li­za va­ria­das he­rra­mien­tas mul­ti­me­dia: fotos, tex­to y voz pa­ra apren­der el vo­ca­bu­la­rio bá­si­co y lue­go su uti­li­za­ción en si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas.

Bus­su es una de las apli­ca­cio­nes con mé­to­dos más tra­di­cio­na­les a tra­vés de diá- lo­gos, ejer­ci­cios es­cri­tos y au­dios. Trae ade­más la op­ción de ha­cer vi­deo­con­fe­ren­cias con otros usua­rios, tan­to con los que es­tán apren­dien­do co­mo los que en­se­ñan, pa­ra me­jo­rar la pro­nun­cia­ción y lo­grar más flui­dez en el len­gua­je. La en­se­ñan­za es por web y la apli­ca­ción mó­vil sir­ve co­mo una es­pe­cie de li­bro de estudio pa­ra re­pa­sar las lec­cio­nes. Eso sí, si bien con­sis­te en un buen mé­to­do de en­se­ñan­za, la ma­yo­ría de las op­cio­nes (vi­deo, gra­má­ti­ca) son pa­gas.

Li­ve­mo­cha, con una in­ter­faz co­mo la de una red so­cial (si­mi­lar a Fa­ce­book) y que cuen­ta con op­cio­nes pa­ra agre­gar ami­gos e in­clu­so un chat, ba­sa su for­ta­le­za pa­ra la en­se­ñan­za en la po­si­bi­li­dad de ha­blar con gen­te na­ti­va, aun­que tam­bién ofre­ce el mé­to­do tra­di­cio­nal, a tra­vés de lec­tu­ras, so­ni­dos y es­cri­tos. Hay más de 35 idio­mas pa­ra apren­der y, si bien hay una ver­sión gra­tui­ta, exis­te otra pre­mium a la que se pue­de ac­ce­der no só­lo con di­ne­ro, sino tam­bién a tra­vés de cré­di­tos ga­na­dos al ac­tuar co­mo tu­tor de otros usua­rios. Pa­ra eso de­be­rían po­ner­se a edi­tar los ma­te­ria­les que es­cri­ban o res­pon­der a las gra­ba­cio­nes de au­dio que suban al si­tio.

Tra­duc­to­res on­li­ne

Si lo que bus­ca es so­lo en­ten­der o tra­du­cir tex­tos, na­da me­jor que un tra­duc­tor on­li­ne, los cua­les exis­ten con dis­tin­tos gra­dos de efi­cien­cia

y pre­ci­sión. Si se tra­ta de tex­tos com­pli­ca­dos o que re­quie­ren de exac­ti­tud, si­guen sien­do re­co­men­da­bles los pro­fe­sio­na­les de car­ne y hue­so.

Los más uti­li­za­dos son:

Goo­gle Tra­duc­tor

Ya cum­plió 8 años, en los cua­les fue agre­gan­do ca­da vez más len­guas, pa­ra lle­gar a las más de 70 ac­tual­men­te. Con el mis­mo es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta que ca­rac­te­ri­za al bus­ca­dor, el si­tio y su apli­ca­ción pa­ra mó­vi­les pro­veen las res­pues­tas de ma­ne­ra in­me­dia­ta, in­clu­so ofre­cien­do op­cio­nes al in­tro­du­cir las pri­me­ras sí­la­bas. A eso se le su­ma que agre­gan la pro­nun­cia­ción y la op­ción de tra­du­cir pá­gi­nas en­te­ras.

Bing

Es el bus­ca­dor de Mi­cro­soft que ofre­ce su pro­pio ser­vi­cio de tra­duc­ción. Se pue­de usar en la web pa­ra ob­te­ner una res­pues­ta in­me­dia­ta o ba­jar la apli­ca­ción pa­ra los smartp­ho­nes con Win­dows Pho­ne. Asi­mis­mo, se pue­de usar en la ba­rra de ta­reas de Bing o ba­jar­lo pa­ra uti­li­zar sin co­ne­xión.

Lin­gua.ly

Es un plug-in de Ch­ro­me que pue­de ser uti­li­za­do tan­to pa­ra tra­du­cir una pa­la­bra co­mo pa­ra apren­der nue­vas o leer ar­tícu­los con un ma­yor o me­nor gra­do de di­fi­cul­tad. Se ins­ta­la en la ba­rra de ta­reas y des­de allí ofre­ce tra­du­cir pa­la­bras, tex­tos y pá­gi­nas web. Tam­bién brin­da ma­te­ria­les de lec­tu­ra y per­mi­te prac­ti­car me­dian­te jue­gos, pa­ra apren­der pa­la­bras nue­vas.

Bab.la

Es una de las elec­cio­nes por ex­ce­len­cia a la ho­ra de tra­du­cir pa­la­bras de un idio­ma a otro. Con un es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta mues­tra un cuadro don­de es­cri­bir la o las pa­la­bras a tra­du­cir y se­lec­cio­nar lue­go el idio­ma de ori­gen y el de des­tino. La tra­duc­ción que rea­li­za no se li­mi­ta al sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra, sino que ade­más brin­da si­nó­ni­mos, así co­mo ejem­plos de uso en frases o si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas.

Baby­lon

Es el his­tó­ri­co de la tra­duc­ción on­li­ne que ofre­ce una ven­ta­na pa­ra la in­tro­du­cir pa­la­bras y ele­gir el ori­gen y el des­tino de los idio­mas. Trae la op­ción pa­ra tex­tos más lar­gos, he­cha por tra­duc­tor hu­mano, con la pro­me­sa de ha­cer una pá­gi­na en una ho­ra y con "ta­ri­fas com­pe­ti­ti­vas". Tam­bién ofre­ce un for­ma­to de ba­rra de ta­reas pro­pio pa­ra po­der ha­cer una tra­duc­ción rá­pi­da­men­te, sin ni si­quie­ra en­trar al si­tio web.

Le­xi­cool

Se tra­ta de un me­ta­bus­ca­dor de tra­duc­to­res y dic­cio­na­rios bi­lin­gües den­tro de la web. Só­lo hay que po­ner la pa­la­bra a tra­du­cir en la ven­ta­na de bús­que­da y el si­tio ha­rá el res­to. In­clu­ye cien­tos de dic­cio­na­rios de otros tan­tos idio­mas y ofre­ce ac­ce­so a soft­wa­re pa­ra apren­der idio­mas. Ade­más, agre­ga in­for­ma­ción so­bre cur­sos de tra­duc­ción, pro­gra­mas gra­tui­tos pa­ra des­car­gar y otros.

World Lens

Es una apli­ca­ción pa­ra An­droid, iOS o Goo­gle Glass, que usa la cá­ma­ra del te­lé­fono pa­ra ha­cer tra­duc­cio­nes en tiem­po real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.