BE­LLE­ZA.

La ba­ta­lla con­tra la celulitis

Mia - - SUMARIO - Por Lau­ra La­go­mar­sino

Pro­bas­te mil y un tra­ta­mien­tos, te com­pras­te cuan­ta cre­ma se lan­zó al mer­ca­do, to­mas­te re­li­gio­sa­men­te tus dos li­tros de agua dia­rios, fuis­te con­tan­te en el gym, e in­clu­si­ve has­ta ba­jas­te la in­ges­ta de gra­sas en tu die­ta, y… ¡los po­zos si­guen ahí! No te va­mos a ne­gar que, a ve­ces, los re­sul­ta­dos sean un po­co des­alen­ta­do­res. Pa­ra que es­to no te su­ce­da, hay al­go que te­nés que sa­ber y va­mos a re­pe­tír­te­lo has­ta el can­san­cio: la celulitis ja­más va a des­apa­re­cer por com­ple­to. Pe­ro si pres­tás aten­ción a los si­guien­tes tips -que se­lec­cio­na­mos jun­to a ex­per­tos de la der­ma­to­lo­gía, es­té­ti­ca y fit­ness- te ase­gu­ra­mos que vas a po­der me­jo­rar la tex­tu­ra y ca­li­dad de tu piel, dis­mi­nuir la re­ten­ción de lí­qui­dos y op­ti­mi­zar la mi­cro­cir­cu­la­ción so­bre to­do en tus miem­bros in­fe­rio­res.

¿Bo­nus track? Las úl­ti­mas fór­mu­las con ac­ti­vos de van­guar­dia pa­ra pre­ve­nir la piel de naranja y tor­nar­la más ter­sa y lu­mi­no­sa.

Fla­ca o no tan­to, la celulitis siem­pre es­tá

Por si no lo sa­bías, la piel de naranja afec­ta por igual a una mu­jer con al­gu­nos ki­li­tos de más, que a una mo

de­lo hi­per delgada. “Por tra­tar­se de un tras­torno del te­ji­do sub­cu­tá­neo, la gor­du­ra ha­ce que se ten­ga más vo­lu­men en el sec­tor afec­ta­do. Igual­men­te, no qui­ta que las mu­je­res fla­cas la pa­dez­can ya que en el 70% de los ca­sos exis­te una pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca”, ex­pli­ca la Dra. Adria­na Rai­mon­di, mé­di­ca der­ma­tó­lo­ga, miem­bro de la Sociedad Ar­gen­ti­na de Der­ma­to­lo­gía y de la Ame­ri­can Aca­demy of Der­ma­to­logy.

Ca­pi­to­né en va­rias re­gio­nes

Si bien es verdad que pa­ra la ma­yo­ría de las mu­je­res los glú­teos ran­kean en el pri­mer lu­gar, la celulitis no dis­cri­mi­na y tam­bién con­quis­ta otras áreas del cuer­po. Los Dres. Úrsula Trop­per, Cé­sar Sán­chez y Die­go Fe­rra­ri Trop­per, au­to­res del li­bro “To­do so­bre celulitis. Có­mo pre­ve­nir­la. Có­mo cu­rar­la” (Edi­to­rial Kier) afir­man que “más allá de las nal­gas, las zo­nas en don­de la en­fer­me­dad mues­tra sus pre­fe­ren­cias son mus­los, par­te in­ter­na de la ro­di­lla, pan­to­rri­llas, ab­do­men, par­te in­fe­rior de la es­pal

da y par­te su­pe­rior de los bra­zos”. No obs­tan­te, el tra­ta­mien­to in­te­gral es el mis­mo, sin im­por­tar la re­gión en don­de se lo­ca­li­ce la afec­ción.

Nin­gu­na ac­ti­vi­dad que ge­ne­re mo­vi­mien­to es perjudicial

Mu­chas ve­ces es­cu­cha­mos que en pre­sen­cia de celulitis, no es con­ve­nien­te prac­ti­car ac­ti­vi­da­des de al­to im­pac­to co­mo co­rrer o sal­tar. Sin em­bar­go, pa­ra la per­so­nal trai­ner

Yolanda Sor­ma­ni, es­to no es ni más

ni me­nos que un mi­to: “Me­dian­te la ac­ti­vi­dad fí­si­ca me­jo­ran y se for­ta­le­cen los te­ji­dos y los asien­tos adi­po­sos van des­apa­re­cien­do con la con­ti­nui­dad y el in­cre­men­to de ejer­ci­cios. No es una cues­tión de can­ti­dad sino de ca­li­dad en la ru­ti­na, por lo tan­to, quien hoy ca­mi­na por­que es­tá co­men­zan­do, con­ti­nua­rá tro­tan­do y así su­ce­si­va­men­te. En lo per­so­nal creo que siem­pre que no ten­gan so­bre­pe­so, to­das las mu­je­res de­be­rían co­rrer”.

No pre­ten­das cu­rar­la de­fi­ni­ti­va­men­te

Ya he­mos vis­to que en el ori­gen de la celulitis -pa­tri­mo­nio ca­si ex­clu­si­vo del se­xo fe­me­nino- in­ter­vie­nen fac­to­res ge­né­ti­cos, ra­cia­les, así co­mo hor

mo­na­les y cir­cu­la­to­rios. Ade­más, “los há­bi­tos ali­men­ta­rios, la obe­si­dad y el se­den­ta­ris­mo son otros agen­tes muy im­por­tan­tes. Por to­do es­to, siem­pre afir­ma­mos que po­de­mos me­jo­rar­la, pe­ro no cu­rar­la, ya que el ori­gen es mul­ti­fac­to­rial”, ase­gu­ra la Dra. Rai­mon

di.

Cui­da­do con el sol

Si ya hay celulitis ins­ta­la­da, no es re­co­men­da­ble ex­po­ner­te al sol por un tiem­po de­ma­sia­do pro­lon­ga­do –aun­que te ha­yas un­ta­do con pro­tec­tor so

lar. ¿Por qué? “Las cre­mas con fil­tros de pro­tec­ción no ayu­dan, ya que pro­te­gen só­lo la su­per­fi­cie de la piel, pe­ro el te­ji­do sub­cu­tá­neo su­fre de so­bre­ca­len­ta­mien­to, lo cual no es na­da bueno pa­ra los te­ji­dos con celulitis. Ade­más, la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta re­du­ce la elas­ti­ci­dad y fir­me­za de la piel, da­ñan­do su hu­me­dad na­tu­ral”, afir­man los Dres. Trop­per, Sán­chez y Fe­rra­ri Trop­per.

To­ni­fi­car, to­ni­fi­car y se­guir to­ni­fi­can­do

Sor­ma­ni pro­po­ne una ru­ti­na pa­so a

pa­so in­fa­li­ble, to­má no­ta: “To­ni­fi­car la zo­na afec­ta­da con ejer­ci­cios de car­ga -mo­de­ra­da al co­mien­zo- co­mo es­to­ca­das, ja­lo­nes en po­lea, pe­so muer­to y sen­ta­di­llas, en ese or­den. Lue­go, cuan­do el glu­có­geno se ha­ya ago­ta­do, com­ple­men­tar con un tra­ba­jo ae­ró­bi­co –es­ca­la­dor, bi­ci­cle­ta, ca­mi­na­tas rá­pi­das o co­rrer- por es­pa­cio de 20 a 30 mi­nu­tos”.

Ya fal­ta po­co, só­lo que­da el re­lax: “Pa­ra elon­gar, man­te­né las pier­nas en al­to por unos mi­nu­tos mien­tras rea­li­zas un ma­sa­je com­bi­na­do con pre- sión y mo­vi­mien­tos des­cen­den­tes, así es­tás co­la­bo­ran­do con el re­torno san­guí­neo y el dre­na­je de lí­qui­dos”, acon

se­ja la per­so­nal trai­ner.

La in­te­gra­ción es la cla­ve del éxi­to

Mu­chas ve­ces se tien­de a con­cen­trar to­do el fo­co en un so­lo as­pec­to, por ejem­plo ha­cer­nos ma­sa­jes lin­fá­ti­cos, pe­ro sin cui­dar la die­ta. Por el con­tra­rio, se­gún la Dra. Rai­mon­di, lo fun­da­men­tal pa­ra ob­te­ner re­sul­ta­dos alen­ta­do­res es cen­trar­se en un plan in­te­gral que in­clu­ya há­bi­tos sa­nos, una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da, ac­ti­vi­dad fí­si­ca, y com­ple­men­tar­lo con el uso de cre­mas y tra­ta­mien­tos es­pe­cia­li­za­dos. Y aler­ta: “Hay que evi­tar el ci­ga­rri­llo, la sal en ex­ce­so, las be­bi­das al­cohó­li­cas, el se­den­ta­ris­mo, el in­som­nio y el es­trés”.

Ajus­ta­te só­lo en el gym

Las cal­zas y las pren­das ajus­ta­das son in­du­men­ta­ria clá­si­ca y prác­ti­ca en la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, por lo tan­to es bueno uti­li­zar­las ex­clu­si­va­men­te pa­ra di­cho fin, y “una vez fi­na­li­za­da la ta­rea es fun­da­men­tal du­char­se y po­ner­se ro­pa có­mo­da pa­ra fa­vo­re­cer la lim­pie­za de to­xi­nas, la oxi­ge­na­ción y la cir­cu­la­ción”,

acon­se­ja la Dra. Trop­per.

An­ti­con­cep­ti­vos en la mira

Se­gu­ra­men­te ya ha­brás es­cu­cha­do al­gu­nas des­ven­ta­jas de es­te mé­to­do, y la ma­la no­ti­cia es que tam­bién in­ci­de en la for­ma­ción de la celulitis. Se­gún pa­la­bras de la der­ma­tó­lo­ga Lu­cía Ló­pez Agüe­ro, Pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Cien­tí­fi­ca Ar­gen­ti­na de Me­so­te­ra­pia, Di­rec­to­ra del Cur­so Anual de In­tra­der­mo­te­ra­pia de la Aso­cia­ción Mé­di­ca Ar­gen­ti­na, “los an­ti­con­cep­ti­vos, al con-

te­ner hor­mo­nas, agra­van el pro­ce­so ce­lu­lí­ti­co y en al­gu­nos ca­sos pue­den des­en­ca­de­nar la apa­ri­ción de es­ta afec

ción”. Si es­tás preo­cu­pa­da por el as­pec­to de tu piel, con­sul­tá con tu gi­ne­có­lo­ga y pe­di­le que te in­for­me res­pec­to a otras for­mas de pre­ven­ción, que no em­peo­ren tu piel de naranja.

Con­tro­lá los azú­ca­res e hi­dra­tos de car­bono

Am­bos son alia­dos de la celulitis. En­ton­ces, ca­da vez que te ex­ce­das en su con­su­mo, co­mo por ejem­plo: si sos de las que vi­ven to­man­do ga­seo­sas, sa­bé que “es­te ti­po de be­bi­das pro­du­cen pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios y re­ten­ción de lí­qui­dos que em­peo­ran el po­cea­do”,

sos­tie­ne la Dra. Rai­mon­di.

Ma­sa­jes siem­pre sua­ves

El Dr. Da­niel Maes, Vi­ce­pre­si­den­te de In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo de Es­tée Lau­der, su­gie­re que la apli­ca­ción del der­mo­cos­mé­ti­co de­be rea­li­zar­se fro­tan­do el pro­duc­to sua­ve­men­te en la piel afec­ta­da con un mo­vi­mien­to as­cen­den­te, pa­ra fa­ci­li­tar el mo­vi­mien­to del flui­do lin­fá­ti­co, sin dar ma­sa­jes ex

ce­si­vos. “Una apli­ca­ción muy vi­go­ro­sa es una equi­vo­ca­ción co­mún en la que in­cu­rren la ma­yo­ría de las mu­je­res, si­guien­do el con­se­jo pro­por­cio­na­do a me­nu­do por mu­chos pro­fe­sio­na­les de la es­té­ti­ca, que afir­man erró­nea­men­te que un ma­sa­je pro­fun­do li­be­ra­rá las par­tí­cu­las adi­po­sas. Es­to es una gran fa­la­cia, por­que se da­ña la or­ga­ni­za­ción de las fi­bras del co­lá­geno en la piel. Con­tra­ria­men­te, per­mi­te que se de­po­si­ten aún más adi­po­ci­tos den­tro de la der­mis, em­peo­ran­do la con­di­ción de la celulitis”, ex­pli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.