SA­LUD.

De­pre­sión en pri­ma­ve­ra

Mia - - SUMARIO - Por Lic. Di­na Lau­fer* *Psi­có­lo­ga Clí­ni­ca, es­pe­cia­lis­ta en Fa­mi­lia

Pa­ra ca­si to­dos, la pri­ma­ve­ra es­tá aso­cia­da con nue­vos amo­res y au­men­to de la so­cia­bi­li­dad. El cli­ma nos per­mi­te vol­ver a sa­lir, ya que los días son más lar­gos y el au­men­to de luz so­lar ge­ne­ra di­ver­sos efec­tos psi­co­ló­gi­cos. Al ha­ber me­nos ho­ras de os­cu­ri­dad y au­men­tar la tem­pe­ra­tu­ra, cier­tas hor­mo­nas in­cre­men­tan sus ni­ve­les de con­cen­tra­ción en san­gre, por ejem­plo, la me­la­to­ni­na que afec­ta a las emo­cio­nes, el ape­ti­to y el sue­ño, o las fe­ro­mo­nas, que son las res­pon­sa­bles del in­cre­men­to del de­seo se­xual.

A par­tir de es­tos cam­bios hor­mo­na­les, al­gu­nas per­so­nas tien­den a sen­tir­se más ale­gres, ex­tro­ver­ti­das y au­men­tan sus in­ter­cam­bios so­cia­les po­si­ti­va­men­te. Pe­ro pa­ra otras, pue­de apa­re­cer cier­ta sin­to­ma­to­lo­gía que de­no­mi­na­mos “as­te­nia pri­ma­ve­ral o de­pre­sión pri­ma­ve­ral”.

Exis­ten cier­tas hi­pó­te­sis: la pri­me­ra se re­la­cio­na con la va­ria­ción de la in­ten­si­dad de luz y du­ra­ción de la ex­po­si­ción. La luz in­gre­sa a tra­vés de nues­tros ojos has­ta la glán­du­la pi­neal, ubi­ca­da en el ce­re­bro, afec­tan­do la se­cre­ción de la me­la­to­ni­na, hor­mo­na re­la­cio­na­da con la re­gu­la­ción de ci­clos cir­ca­dia­nos co­mo el de sue­ño-vi­gi­lia y tam­bién con la es­ta­bi­li­dad del áni­mo. Es­to pro­du­ci­ría ma­yor sen­si­bi­li­dad y cam­bios emo­cio­na­les en las per­so­nas.

La se­gun­da es­ta­ría re­la­cio­na­da con el au­men­to de las aler­gias en es­ta épo­ca del año, que afec­ta­ría la pro­ba­bi­li­dad de sin­to­ma­to­lo­gía de­pre­si­va.

No me sien­to de pri­ma­ve­ra...

Es im­por­tan­te des­ta­car que no hay evi­den­cia cien­tí­fi­ca que com­prue­be es­tas hi­pó­te­sis, sin em­bar­go, en la ex­pe­rien­cia clí­ni­ca se ob­ser­va en mu­chos pa­cien­tes que los cam­bios es­ta­cio­na­les mo­di­fi­can los es­ta­dos emo­cio­na­les.

Los sín­to­mas que se sue­len ob­ser­var son: Sen­ti­mien­tos de tris­te­za. Que­jas so­má­ti­cas. Cam­bios en el sue­ño. Fal­ta de in­te­rés se­xual. Fa­ti­ga. Irri­ta­bi­li­dad. Son sín­to­mas que pue­den du­rar po­cas se­ma­nas y tien­den a des­apa­re­cer. Tam­bién sue­len ob­ser­var­se en pa­cien­tes que ya es­tán rea­li­zan­do tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co, con cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas de per­so­na­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.