JAR­DÍN.

La Dama de No­che

Mia - - SUMARIO -

Ori­gi­na­ria del cli­ma me­di­ta­rrá­neo, la ces­trum noc­tur­num es un ar­bus­to que se ca­rac­te­ri­za por el in­ten­so aro­ma de sus flo­res, que se abren du­ran­te las no­ches de ve­rano, de ahí su nom­bre “dama de no­che”. Du­ran­te el día, las flo­res per­ma­ne­cen ce­rra­das, apar­ta­das del sol.

Se tra­ta de una plan­ta de una so­la es­ta­ción, que pue­de du­rar mu­chos años si se la cui­da bien, so­bre to­do du­ran­te el in­vierno, cuan­do se le de­be apor­tar los su­fi­cien­tes nu­trien­tes co­mo pa­ra que man­ten­ga su vi­gor y pue­da desa­rro­llar­se ade­cua­da­men­te cuan­do lle­gue el buen tiem­po.

Pa­ra dis­fru­tar del per­fu­me noc­turno de la dama de no­che en la te­rra­za o el jar­dín, Se de­ben te­ner en cuen­ta al­gu­nas pre­mi­sas.

Es­co­ger un es­pa­cio en­tre sol y som­bra pa­ra ubi­car­la. Si su­fre ex­ce­so de sol, aca­ba­rá que­mán­do­se y si es­tá só­lo en som­bra, las flo­res cre­ce­rán sin vi­gor. Co­lo­car­la cer­ca de la ven­ta­na de un dor­mi­to­rio o de un es­pa­cio que se fre­cuen­te du­ran­te el ve­rano; así se po­drá dis­fru­tar de su aro­ma en sus ho­ras de má­xi­mo es­plen­dor. Sus flo­res pue­den ser blan­cas, ama­ri­llas o ver­do­sas y se adap­ta a to­dos los sue­los, aun­que las más fuertes y be­llas se ob­ten­drán en sue­los li­ge­ra­men­te áci-

Per­fu­ma el jar­dín y se adap­ta bien a cual­quier sue­lo. Una plan­ta pa­ra te­ner cer­ca de la ven­ta­na

dos. Pa­ra man­te­ner sus ho­jas con un ver­de in­ten­so, hay que re­gar­la con que­la­to u óxi­do de hie­rro, una vez al mes. Su re­pro­duc­ción se rea­li­za por se­mi­llas o es­que­jes. En ca­so de ha­cer­lo por es­que­je, se­lec­cio­nar un tro­zo de la par­te le­ño­sa que con­ten­ga ye­mas. Cuan­do se lo ha­ya cor­ta­do, tras­la­dar­lo a la ma­ce­ta. Aga­rra­rá más fá­cil si an­tes se lo co­lo­ca en agua mez­cla­da con en­rai­zan­te. Tras dos o tres me­ses, ha­brá echa­do raí­ces y se po­drá dis­fru­tar de ella o tras­plan­tar­la al jar­dín. Si se op­ta por las se­mi­llas, to­mar uno de los fru­tos, qui­tar­le la pul­pa blan­ca y de­jar que se se­que. An­tes de plan­tar­las, es­ti­mu­lar­las con hu­me­dad. Pa­ra ello, bas­ta que ta­par­las con un pla­to hu­me­de­ci­do con agua, du­ran­te un día. La se­lec­ción de los es­que­jes o la plan­ta­ción de se­mi­llas se de­be­rá rea­li­zar a prin­ci­pios del ve­rano.

Pul­go­nes, mos­ca blan­ca y ara­ña ro­ja son las pla­gas más fre­cuen­tes. Se pue­den ahu­yen­tar mo­jan­do con fre­cuen­cia to­do el ar­bus­to con un pul­ve­ri­za­dor. No re­gar de­ma­sia­do, ha­cer­lo ca­da dos días. Eso sí, ase­gu­rar­se de que el sue­lo es­té bien dre­na­do, pues el ex­ce­so de agua pue­de aca­bar con ella. La dama del per­fu­me de ve­rano pue­de al­can­zar unos cua­tro me­tros de al­tu­ra, por eso hay que po­dar­la cuan­do lle­ga el buen tiem­po y an­tes de que co­mien­ce a ger­mi­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.