LEC­TU­RA.

Vos po­dés

Mia - - SUMARIO - Por Da­niel Ale­jan­dro Fer­nán­dez

Es sa­bi­do que los man­da­tos fa­mi­lia­res de­jan en no­so­tros una mar­ca que, de un mo­do u otro, ha­brá de con­di­cio­nar­nos. Un ni­ño que cre­ció es­ti­mu­la­do, va­lo­ra­do por unos pa­dres que ci­men­ta­ron su au­to­es­ti­ma, en la adul­tez ten­drá más po­si­bi­li­da­des de ser un hombre se­gu­ro de sí mis­mo que un ni­ño des­alen­ta­do y me­nos­pre­cia­do per­ma­nen­te­men­te. Es­tos man­da­tos pa­ren­ta­les que al­gu­na vez fue­ron ex­ter­nos y ex­plí­ci­tos, con el tiem­po son in­cor­po­ra­dos por el su­je­to y ac­túan des­de su in­cons­cien­te ri­gien­do su ac­cio­nar. Sin em­bar­go, no to­dos los man­da­tos pro­vie­nen de los otros. Exis­ten tam­bién esos otros man­da­tos que, día a día, no­so­tros mis­mos de­cre­ta­mos (al­gu­nos po­si­ti­vos y otros no) sin pen­sar en sus con­se­cuen­cias. Uno de esos man­da­tos, po­si­ble­men­te el más co­mún y más no­ci­vo, es sin du­da el “no pue­do”.

Ca­da vez que de­cís no po­der, ce­rrás una puer­ta a la po­si­bi­li­dad. Te de­te­nés ahí, te pa­ra­li­zás. No im­por­ta si tu ten­den­cia al “no pue­do” es el re­sul­ta­do de tu his­to­ria pa­sa­da. Se­gu­ra­men­te lo es. Pe­ro afe­rrar­te a tu pa­sa­do pa­ra se­guir cas­ti­gán­do­te a vos mis­mo sin lu­gar a du­das no te be­ne­fi­cia­rá en lo más mí­ni­mo. Mien­tras di­gas “no pue­do” exis­ti­rá un ca­mino que de­ja­rás de an­dar, del cual te apartarás. Ya sea que el pro­ble­ma te re­sul­te com­ple­jo o que el mie­do al si­guien­te pa­so te des­bor­de, de­cre­tar que no po­dés es po­ner un pun­to fi­nal. No por­que un even­to eso­té­ri­co va­ya a pre­ci­pi­tar­se so­bre tu ca­be­za, sino por­que vos mis­mo de­ci­dis­te que no po­dés y por en­de vas a desis­tir.

Son mu­chos los pa­cien­tes que acu­den a un con­sul­to­rio psi­co­ló­gi­co con una su­ma de “no pue­do” en sus dis­cur­sos. Quie­ren cam­biar de em­pleo, pe­ro no se ani­man a bus­car uno nue­vo; quie­ren po­ner fin a una ne­fas­ta re­la­ción de pa­re­ja y no lo ha­cen; quie­ren de­jar de ser el fel­pu­do de los otros y em­pe­zar a po­ner cier­tos lí­mi­tes, pe­ro ni si­quie­ra lo in­ten­tan; di­cen que ne­ce­si­tan nue­vos víncu­los so­cia­les y so­la­men­te van de la ca­sa al tra­ba­jo; sue­ñan con un ro­man­ce de no­ve­la, pe­ro evi­tan re­la­cio­nar­se con po­si­bles can­di­da­tos o can­di­da­tas.

Son mu­chas las per­so­nas que se que­jan de su reali­dad y que di­cen es­tar se­gu­ras de que­rer cam­biar, pe­ro en lu­gar de in­ten­tar di­cho cam­bio op­tan por afe­rrar­se a la me­jor de las ex­cu­sas: el “no pue­do”. Y en cuan­to se les cues­tio­na se­me­jan­te de­cre­to, no tar­dan en re­cu­rrir a un sin­fín de ar­gu­men­tos con el pro­pó­si­to de jus­ti­fi­car­lo. ¿Mie­do? ¿Fal­ta de con­fian­za? ¿Du­das? ¿Cul­pa? Sí, se­gu­ro for­man par­te de esos ar­gu­men­tos. Pe­ro ¿aca­so jus­ti­fi­can real­men­te que una per­so­na in­sis­ta des­afo­ra­da en que nno pue­de? ¿Aca­so ayu­da en al­go se­me­jan­te pos­tu­ra? De­fi­ni­ti­va­men­te no. Re­pe­tir­te a vos mis­mo que no po­dés so­lo for­ta­le­ce más di­cha creen­cia. Ha­ce­te un fa­vor enor­me y no vuel­vas a re­pe­tir­lo nun­ca más.

Mu­chas per­so­nas tran­si­tan por la vi­da de­te­ni­das per­ma­nen­te­men­te en una con­di­ción pa­ra­li­zan­te de “no po­der”der”. CCa­da vez que en tu ca­mino te de­tie­ne un “no pue­do”, vol­vés a ser la pre­sa del de­seo y los de­sig­nios de los otros. Si en cam­bio es­tás aler­ta a esos “no pue­do”, vas a po­der uti­li­zar­los y avan­zar. So­lo se tra­ta de que los tomes co­mo un desafío. Pro­cu­rá que, de aho­ra en más, en tu vi­da ya no se pue­da “no po­der”. Di­cho de una ma­ne­ra más sen­ci­lla: si que­rés al­go y sen­tís que no po­dés, ¡ha­ce­lo igual!

Del li­bro “¿ Se­rás lo que debas ser? Un en­fo­que psi­coa­na­lí­ti­co pa­ra acer­car­nos a la fe­li­ci­dad”, de Da­niel Ale­jan

dro Fer­nán­dez. Urano: www. edi­cio­ne­su­rano. com. ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.