AÚN NO PUE­DO BE­SAR

Un re­so­nan­te ca­so real muy bien tea­tra­li­za­do

Mia - - ESPECTÁCULOS -

Sa­la: Tea­tro El Ex­tran­je­ro (Va­len­tín Gó­mez 3378) - In­tér­pre­te: Es­te­la Garelli, Flo­ren­cia Naf­tu­le­wicz, Cristina Ma­res­ca, Ma­rio Sa­la y Gui­do Sil­ves­tein - Di­rec­ción: Hei­di Stein­hardt - Fun­cio­nes: los jue­ves a las 20,30 El 27 de no­viem­bre de 2005 se reali­zó con éxi­to el pri­mer tras­plan­te de ca­ra en un ser hu­mano. Me­ses an­tes, una no­che, la re­cep­to­ra ha­bía to­ma­do pas­ti­llas “pa­ra ol­vi­dar”. Al des­per­tar, se lle­vó un ci­ga­rri­llo a la bo­ca y se le caía, una y otra vez. Na­da lo sos­te­nía. Su pe­rra le ha­bía arran­ca­do la par­te in­fe­rior del ros­tro a den­te­lla­das. El ca­so co­rrió co­moo pól­vo­ra: só­lo un tras­plan­te de ca­ra –co­ser la faz de e otra per­so­na so­bre la su­ya– po­dría de­vol­ver­la a laa vi­da. To­dos que­rían ver­la, en es­pe­cial los pe­rio­dis­tass quie­nes in­ten­ta­ban co­lar­se en el hos­pi­tal pa­ra ro- - bar­le una fo­to. Mien­tras tan­to ella, a la es­pe­ra de e una do­nan­te, re­gre­só a su ca­sa, des­col­gó to­dos los s es­pe­jos y aguar­dó en­ce­rra­da du­ran­te me­ses sin máss imá­ge­nes de sí mis­ma que las de su pro­pio pa­sa­do. o. La obra cuen­ta, en cla­ve de fic­ción, su es­pe­ra­da apa­ri­ció­ni ió pú­bli­ca, un en­cuen­tro al que ella fi­nal­men­te ac­ce­de por pe­ti­ción de sus mé­di­cos, acom­pa­ña­da por su hi­ja y su pe­rra. La ac­triz Es­te­la Garelli (quien ya ha da­do so­bra­das mues­tra de su duc­ti­li­dad) apa­re­ce aquí co­mo la pro­ta­go­nis­ta, to­do el tiem­po sen­ta­da de es­pal­das a la pla­tea con­tan­do la his­to­ria. Su im­pe­ca­ble Isa­be­lle in­ter­ac­túa con la hi­ja, con su psi­có­lo­ga, con uno de los mé­di­cos e ig­no­ra la pre­sen­cia de un pe­rio­dis­ta que real­men­te aco­sa a la chi­ca pa­ra ob­te­ner una en­tre­vis­ta. Ex­ce­len­te la­bor de Garelli, agi­gan­tan­do el mis­te­rio del dra­ma que vi­ve su per­so­na­je. Uno es­pe­ra to­do el tiem­po que gi­re, que se de vuel­ta y ver co­mo ha que­da­do esa ca­ra, co­sa que no su­ce­de y au­men­ta aún más la in­tri­ga en el es­pec­ta­dor. Flo­ren­cia Naf­tu­le­wicz rea­li­za un tra­ba­jo des­co­llan­te co­mo Lu­cie, la hi­ja, con­tan­do ca­si con una son­ri­sa per­ma­nen­te to­do lo que de­bió so­por­tar su ma­dre. Cristina Ma­res­ca co­mo la psi­có­lo­ga, Ma­rio Sa­la co­mo Ber­nard, el mé­di­co y Gui­do Sil­ves­tein co­mo el pe­rio­dis­ta acom­pa­ñan con tra­ba­jos acor­des. Muy bien di­ri­gi­da por Hei­di Stein­hardt, la pie­za lo­gra mo­men­tos de ten­sión, in­tri­ga, y una sos­te­ni­da aten­ción so­bre lo que ocu­rre en es­ce­na. In­ten­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.