El de­re­cho a ele­gir

Mia - - SOCIEDAD -

To­da­vía no exis­te una le­gis­la­ción que ga­ran­ti­ce a los clien­tes la li­ber­tad pa­ra pa­gar co­mo deseen. Así, a pe­sar del avan­ce de las tec­no­lo­gías, los co­mer­cian­tes se re­sis­ten a im­ple­men­tar me­ca­nis­mos de pa­go, ta­les co­mo las tar­je­tas de cré­di­to y dé­bi­to.

Ha­ce un tiem­po, po­día con­si­de­rar­se ra­zo­na­ble el ca­rác­ter op­cio­nal de la uti­li­za­ción de las tar­je­tas de cré­di­to o dé­bi­to pa­ra las transac­cio­nes co­mer­cia­les. Sin em­bar­go, a raíz de la ban­ca­ri­za­ción ope­ra­da en la eco­no­mía ar­gen­ti­na en la úl­ti­ma dé­ca­da, el avan­ce de la te­le­fo­nía mó­vil y a la pre­sen­cia ca­da vez ma­yor del co­mer­cio vir­tual, re­sul­ta im­pres­cin­di­ble que los co­mer­cios ga­ran­ti­cen a sus clien­tes la li­bre elec­ción de la for­ma de pa­go pa­ra sus com­pras.

En la ac­tua­li­dad, aque­llas per­so­nas que tra­ba­jan en re­la­ción de de­pen­den­cia, los au­tó­no­mos, cuen­ta­pro­pis­tas, ju­bi­la­dos y pen­sio­na­dos y quie­nes re­ci­ben al­gún ti­po de sub­si­dio asis­ten­cial del Es­ta­do se en­cuen­tran ban­ca­ri­za­dos, es­to es que cuen­tan efec­ti­va­men­te con una ca­ja de aho­rro. De es­ta ma­ne­ra, al ha­cer cual­quier com­pra con su tar­je­ta de dé­bi­to, el con­su­mi­dor per­ci­be una de­vo­lu­ción del 5% del IVA; en­ton­ces, al no ser acep­ta­do es­te me­dio de pa­go im­pli­ca pri­var al con­su­mi­dor de un be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co que no se apli­ca a las ope­ra­cio­nes en efec­ti­vo.

Ade­más, el he­cho de no po­der pa­gar nues­tras com­pras con tar­je­ta sig­ni­fi­ca que tan­to con­su­mi­do­res co­mo co­mer­cian­tes nos vea­mos obli­ga­dos a con­tar per­ma­nen­te­men­te con su­mas de di­ne­ro con el ob­vio ries­go de se­gu­ri­dad pa­ra am­bas par­tes que es­to sig­ni­fi­ca.

Di­fe­ren­tes sec­to­res co­mer­cia­les se han ma­ni­fes­ta­do en con­tra de la obli­ga­to­rie­dad del uso del pos­net (lec­tor de las tar­je­tas de cré­di­to y dé­bi­to), el ar­gu­men­to que ex­po­nen es el de con­si­de­rar que su ins­ta­la­ción y man­te­ni­mien­to im­pli­ca un gas­to men­sual ex­tra y ex­ce­si­vo.ce­si­vo. Sin emem­bar­go, en­tre los cos­tos de man­te­ni­mien­to, im­pues­tos y co­mi­sio­co­mi­sio­nes, los va­lo­res se ubi­ca­rían en­tre los $ 200 y $ 300 men­su­men­sua­les, lo que sig­ni­fi­ca un pro­me­dio de $ 8 dia­rios.

Po­Por otro la­do, el uso obli­ga­to­rio del pos­net ayu­da­ría a gen­ge­ne­rar ma­yor trans­pa­ren­cia en la eco­no­mía, da­do que iim­pe­di­ría una eva­sión fis­cal tan gran­de co­mo la quem­se re­re­gis­tra en la ac­tua­li­dad. Pa­ra men­cio­nar un ejem­plo, ddu­ran­te el pa­sa­do ve­rano la Agen­cia de Re­cau­da­ción de BuBue­nos Ai­res (ARBA) reali­zó una se­rie de con­tro­les de fac­tu­ra fac­tu­ra­ción pre­sen­cia­les en dis­tin­tos co­mer­cios de la cos­ta ar­ge­nar­gen­ti­na que no acep­ta­ban tar­je­tas co­mo me­dios de pa­go y eel re­sul­ta­do fue que an­te la pre­sen­cia de ins­pec­to­res es­tes­tos co­mer­cios fac­tu­ra­ban en­tre 300% y 1.000% más de lo dde­cla­ra­do con an­te­rio­ri­dad. EleE­le­gir el me­dio de pa­go es un de­re­cho de los con­su­mi­do­res­do­res, por lo que es im­por­tan­te que co­mo sociedad nos prop­pro­pon­ga­mos es­te de­ba­te y exi­ja­mos un pron­to tra­ta­mien­mien­to de las dis­tin­tas ini­cia­ti­vas de ley que ya exis­ten en am­baam­bas cá­ma­ras del Con­gre­so de la Na­ción. sen­ten­ció.Es­te nue­vo se­llo es una cer­ti­fi­ca­ción pa­ra los en­va­ses de po­li­eti­leno, ase­gu­ran­do que sean fá­cil­men­te iden­ti­fi­ca­bles, re­cu­pe­ra­bles y re­ci­cla­bles pa­ra be­ne­fi­cio del me­dio am­bien­te, los con­su­mi­do­res, el sec­tor pú­bli­co, los re­cu­pe­ra­do­res ur­ba­nos y la in­dus­tria. El se­llo cuen­ta con va­rias em­pre­sas y mar­cas que se ad­hi­rie­ron y se­rá ex­ten­si­ble a otros ma­te­ria­les plás­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.