Unir­se en cuer­po y alma

Mia - - MODA - Por la Lic. Bárbara Lo­pez*

El Tan­tra se dis­tin­gue del ac­to amo­ro­so nor­mal por la con­cen­tra­ción en la res­pi­ra­ción y la ca­na­li­za­ción de ener­gía. Uti­li­zar el pla­cer se­xual es sen­ci­llo pe­ro no fá­cil. Te­ne­mos in­cor­po­ra­do el se­xo co­mo una ex­pe­rien­cia pu­ra­men­te fí­si­ca que pue­de es­tar des­pro­vis­ta de amor y, de he­cho, más pla­cen­te­ra si no hay amor de por me­dio, com­bi­na­do con la re­pre­sión de la sociedad, creen­cias co­mo que el se­xo es su­cio y es ma­lo. El Tan­tra mues­tra lo que ya es­tá en la men­te, a tra­vés de la me­di­ta­ción, en­raí­za la in­ten­ción del amor. Me­dian­te los ri­tua­les y ce­re­mo­nias de en­cuen­tro, se bus­ca la uni­dad: pri­me­ro la fí­si­ca, co­no­cer el cuer­po del otro co­mo si fue­ra el nues­tro. La uni­dad fí­si­ca con­du­ce a la uni­dad emo­cio­nal. Al com­bi­nar­se con la emo­ción, el pla­cer fí­si­co se trans­for­ma en pa­sión. La pa­sión es fue­go y vi­da de una re­la­ción, la sus­tan­cia in­te­rior que mo­ti­va la com­pa­sión por el pró­ji­mo, el len­gua­je del co­ra­zón. Una vez con­se­gui­da la uni­dad emo­cio­nal, va­mos por al­can­zar la uni­dad es­pi­ri­tual, ca­na­li­zan­do la pa­sión fí­si­ca y emo­cio­nal ha­cia el in­te­rior, ha­cia el co­ra­zón y el alma de nues­tro com­pa­ñe­ro y ha­cia nues­tra pro­pia alma y co­ra­zón. La pa­sión ali­men­ta el ob­je­ti­vo de Tan­tra: tras­cen­der nues­tra con­cien­cia li­mi­ta­da e in­cor­po­rar más pro­fun­da­men­te la co­mu­nión y uni­dad con el uni­ver­so, la vi­da o Dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.