Dar de ma­mar al di­ván

La au­to­ra bu­ceó en te­ra­pias no tra­di­cio­na­les pa­ra in­ter­pre­tar los men­sa­jes de la re­la­ción ma­dre-hi­jo du­ran­te la lac­tan­cia. Así, desa­rro­lló un mé­to­do que ayu­da a dar la te­ta en paz y con fe­li­ci­dad pa­ra am­bos

Mia - - LACTANCIA - Por Vio­le­ta Vaz­quez*

Co­mo ma­dre, me he sen­ti­do ago­ta­da, sin for­ma, sin tiem­po, sin es­pa­cio, sin iden­ti­dad, ul­tra-de­man­da­da, ab­sor­bi­da, de­vo­ra­da. He sen­ti­do mie­do y la so­le­dad más in­fi­ni­ta y tam­bién he apren­di­do a va­lo­rar a mi com­pa­ñe­ro (el pa­dre) cuan­do pu­do sos­te­ner su rol con amor y al­truis­mo. Ver­se ama­man­tan­do por pri­me­ra vez pue­de re­sul­tar muy ex­tra­ño. Las mu­je­res so­le­mos es­tar muy des­co­nec­ta­das con nues­tros cuer­pos y sen­tir su po­der qui­zás sea in­có­mo­do o ate­rra­dor.

Co­mo pue­ri­cul­to­ra, de­bo te­ner en cuen­ta las ne­ce­si­da­des del re­cién na­ci­do y el me­dio que lo ro­dea aún des­de an­tes del na­ci­mien­to. El rol es con­te­ner, es­cu- char, ob­ser­var y brin­dar ayu­da ex­ter­na sin in­ter­fe­rir en el víncu­lo ma­dre-hi­jo.

De la ex­pe­rien­cia co­ti­dia­na en el con­sul­to­rio sur­gen al­gu­nos de­no­mi­na­do­res co­mu­nes:

La lac­tan­cia na­tu­ral es la con­ti­nua­ción del em­ba­ra­zo y del par­to y la al­ter­na­ti­va más sa­lu­da­ble pa­ra las ma­más y los be­bés.

El ni­ño per­te­ne­ce al cuer­po de su ma­dre. Ne­ce­si­ta de él pa­ra ha­cer allí un lu­gar pa­re­ci­do a la pan­za otros nue­ve me­ses más fue­ra de él.

Las ma­dres y los pa­dres que tie­nen a su be­bé en bra­zos por pri­me­ra vez se sien­ten más ma­ra­vi­lla­dos y más so­los que nun­ca. Pa­ra dar­les el cuer­po y la nu­tri­ción a nues­tros hi­jos, ne­ce­si­ta­mos ayu­da, guía, mi­ra­da, con­fian­za y sos­tén.

El pro­pio de­seo

To­das las ma­dres de­be­mos es­cu­char nues­tra voz in­te­rior y te­ne­mos de­re­cho a que se res­pe­ten nues­tros tiem­pos. Los pro­ble­mas na­cen cuan­do no sa­be­mos qué de­sea­mos ni qué nos pa­sa y, mu­cho me­nos, qué es lo que real­men­te ne­ce­si­ta­mos. O, me­jor di­cho, cuan­do no sa­be­mos que res­pon­de­mos a los de­seos de otros. En ma­yor o me­nor me­di­da, to­dos, con una mano en el co­ra­zón, nos pre­gun­ta­mos qué es lo que nos pe­di­ría nues­tro hi­jo si pu­die­se ha­blar so­bre sus ne­ce­si­da­des, sa­be­mos cuál es la res­pues­ta. Tam­bién es cierto que mu­chas mu­je­res no desean ama­man­tar y me­re­cen ser res­pe­ta­das y acom­pa­ña­das.

Mu­chas ma­dres lle­gan a con­sul­tar­nos con pro­ble­má­ti­cas co­mo “me due­len los pe­zo­nes”, “mi be­bé no en­gor­da”, “mi le­che no lo lle­na”, “me es­toy que­dan­do sin le­che”, “con el sa­ca­le­che no me sa­le na­da”, “có­mo ha­go pa­ra au­men­tar la pro­duc­ción”, “mi be­bé se pren­de mal”, “mi hi­jo me re­cha­za el pe­cho”, “no sé có­mo des­te­tar­lo”, “mi be­bé no duer­me de no­che”, “si lo ten­go to­do el tiem­po a upa se va a mal­criar”, “cuán­tas ca­cas tie­ne que ha­cer un be­bé al día” y un lar­go etc. Pe­ro la verdad es que el mo­ti­vo de con­sul­ta es siem­pre la pun­ta del ice­berg, ya que hay otros mo­ti­vos y mie­dos des­co­no­ci­dos pa­ra la ma­má que la pue­ri­cul­to­ra de­be sa­ber des­an­dar.

Te­ta iz­quier­da y te­ta de­re­cha

Du­ran­te mi for­ma­ción y mi tra­ba­jo, tu­ve que apren­der a dia­lo­gar con el cuer­po de las mu­je­res y sus hi­jos pa­ra com­pren­der qué que­rían de­cir­nos. Co­mo bio­de­co­di­fi-ca­do­ra, desa­rro­llé un mé­to­do más o me­nos sis­te­ma­ti­za­do pa­ra bus­car el ori­gen emo­cio­nal de los con­flic­tos re­la­cio­na­dos con la lac­tan­cia.

No es lo mis­mo te­ner un pro­ble­ma en

la te­ta iz­quier­da que en la de­re­cha (tam­po­co en un ojo que en otro). Ca­da he­mis­fe­rio del cuer­po, di­ri­gi­do por un he­mis­fe­rio ce­re­bral, ex­pre­sa un con­flic­to di­fe­ren­te. Pa­ra un dies­tro, la te­ta de­re­cha sim­bo­li­za un con­flic­to de ni­do (ho­gar o sí­mil) con los co­la­te­ra­les, pa­re­jas, her­ma­nos, so­cios, com­pa­ñe­ros de vi­da. A ve­ces pue­de sim­bo­li­zar al pa­dre. La te­ta iz­quier­da re­pre­sen­ta un con­flic­to de ni­do con el rol ma­terno, o sea, los hi­jos pro­pios o la ma­dre o abue­los. Cuan­do se pro­du­ce una mas­ti­tis o una in­fla­ma­ción en la ma­ma de­re­cha, po­si­ble­men­te se ha­ya des­en­ca­de­na­do lue­go de la re­so­lu­ción de un con­flic­to con la pa­re­ja. Cual­quier in­fla­ma­ción o in­fec­ción (por vi­rus, hon­gos o bac­te­rias) per­te­ne­ce a una eta­pa de re­pa­ra­ción del cuer­po, mo­men­to en el cual se su­pera el con­flic­to (eta­pa de es­trés). Pa­ra un zur­do, la sig­ni­fi­ca­ción es in­ver­sa. De es­ta ma­ne­ra, le ex­pli­co a la ma­má que la “en­fer­me- dad” no es la in­fec­ción, la in­fec­ción es un re­sul­ta­do po­si­ti­vo de un cuer­po en buen fun­cio­na­mien­to. Lo que el cuer­po su­frió fue un gra­do de es­trés psí­qui­co tan gran­de que no pu­do con él y de­bió “ba­jar­lo” a la bio­lo­gía, al cuer­po. Lo in­tere­san­te es no vol­ver a ex­po­ner al cuer­po, po­der ha­blar y ex­pre­sar qué nos pa­sa, li­be­ran­do la ten­sión me­dian­te ejer­ci­cios de bio­ener­gé­ti­ca y vi­sua­li­za­ción. Las cau­sas de los des­ór­de­nes fí­si­cos no pue­den ser fí­si­cas, por­que, se­gún la cien­cia, el mun­do fí­si­co y per­cep­ti­ble de la for­ma tie­ne un ori­gen en la li­be­ra­ción de ener­gía. Siem­pre hay una cau­sa más su­til pa­ra des­cu­brir.

Las ma­mas tie­nen co­mo fun­ción pro­te­ger la es­pe­cie, ali­men­tar­la. De la le­che de­pen­de la su­per­vi­ven­cia. Fi­jen­se en el si­guien­te ca­so:

“Su­sa­na con­sul­ta por un gran do­lor du­ran­te la ba­ja­da de le­che. Acu­di­mos rá­pi­da­men­te a su do­mi­ci­lio el mis­mo día que ha­bían re­gre­sa­do de la clí­ni­ca con un be­bé de 3 días. Pren­di­mos co­rrec­ta­men­te al be­bé y es­ta­ble­ci­mos una bue­na fre­cuen­cia y du­ra­ción de las to­mas. El ni­ño coope­ra­ba muy bien y de­man­da­ba se­gui­do. Lue­go de la to­ma, nos que­da­mos unos mi­nu­tos ha­cien­do la ma­nio­bra de ex­trac­ción pa­ra des­car­gar al­gu­nas zo­nas en par­ti­cu­lar y, des­pués, apli­ca­mos frío. Cuan­do por fin Su­sa­na vio fluir la le­che y dis­mi­nuir un po­co la in­fla­ma­ción, pu­do llo­rar. Re­cién cuan­do ella sa­có su llan­to, su hi­jo se cal­mó de sus su­pues­tos có­li­cos y lo­gró dor­mir­se tran­qui­lo”.

Es­ta es una es­ce­na muy re­cu­rren­te: be­bés que se cal­man cuan­do sus ma­dres pue­den llo­rar sus do­lo­res. Su­sa­na nos cuen­ta que con su hi­ja de 6 años no re­cuer­da es­te pro­ce­so in­fla­ma­to­rio y do­lo­ro­so du­ran­te la ba­ja­da de le­che. Am­bas te­tas es­ta­ban real­men­te du­ras co­mo pie­dras. Cuan­do pre­gun­ta­mos por el em­ba­ra­zo, nos cuen­ta que eran me­lli­zos, pe­ro an­tes del ter­cer mes, so­lo pros­pe­ró un be­bé. Su cuer­po es­ta­ba res­pon­dien­do pa­ra dos ni­ños. No so­lo su cuer­po, su alma que­ría que hu­bie­ran na­ci­do los dos. Pu­do con­tar­le a sus te­tas y a su be­bé có­mo la­men­ta­ba la fal­ta de su her­mano y lo con­tra­dic­to­ria que se sen­tía con el na­ci­mien­to ya que la mis­ma fe­li­ci­dad por el se­gun­do hi­jo le re­me­mo­ra­ba la pér­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.