To­xi­na bo­tu­lí­ni­ca pa­ra la de­pre­sión

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por la Dra. Lau­ra Mi­jels­hon*

Se­gún las in­ves­ti­ga­cio­nes pre­sen­ta­das en el 72° Meeting de la Academia Ame­ri­ca­na de Der­ma­to­lo­gía y de una pu­bli­ca­ción de re­sul­ta­dos de es­tu­dios de la re­vis­ta Psy­chia­tric Re­search, la apli­ca­ción cos­mé­ti­ca de la to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca me­jo­ra los es­ta­dos de­pre­si­vos.

Se ob­ser­vó que al apli­car to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca en los múscu­los faciales que de­mues­tran emo­ción, se ali­via­ban los sín­to­mas de la de­pre­sión. Pa­ra con­fir­mar los re­sul­ta­dos, con­du­je­ron un tra­ba­jo cien­tí­fi­co so­bre la in­yec­ción de to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca co­mo tra­ta­mien­to aso­cia­do al de la de­pre­sión ma­yor. Se tra­ta­ron 30 pa­cien­tes con diag­nós­ti­co de de­pre­sión cró­ni­ca se­ve­ra, re­sis­ten­te a los tra­ta­mien­tos con­ven­cio­na­les. La mi­tad re­ci­bió to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca y la otra mi­tad pla­ce­bo. Seis se­ma­nas des­pués de una so­la apli­ca­ción, el gru­po tra­ta­do con to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca ex­pe­ri­men­tó, en pro­me­dio, un 47% de re­duc­ción en los va­lo­res es­pe­cí­fi­cos pa­ra cla­si­fi­car el gra­do de de­pre­sión, mien­tras que en el gru­po pla­ce­bo la re­duc­ción fue del 9%.

Por lo tan­to, es­tos es­tu­dios mues­tran que una úni­ca apli­ca­ción de to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca en la zo­na del en­tre­ce­jo, po­dría lo­grar un fuer­te y sos­te­ni­do ali­vio de la de­pre­sión en per­so­nas que no me­jo­ra­ron lo su­fi­cien­te con me­di­ca­ción pre­via. El tra­ba­jo pre­sen­ta­do sus­ten­ta­ría en­ton­ces el con­cep­to de que la mus­cu­la­tu­ra fa­cial no só­lo ex­pre­sa emo­cio­nes, sino que tam­bién po­dría re­gu­lar al­gu­nos es­ta­dos de áni­mo. Di­cha aso­cia­ción se de­be­ría, pro­ba­ble­men­te, a que los múscu­los del en­tre­ce­jo, vin­cu­la­dos con dis­gus­to, enojo, tris­te­za, preo­cu­pa­ción, al con­traer­se, es­ti­mu­lan un área del ce­re­bro lla­ma­do amíg­da­la, que re­gu­la al­gu­nos de és­tos sen­ti­mien­tos. Así, al no con­traer­se, los múscu­los del en­tre­ce­jo blo­quea­rían la re­tro­ali­men­ta­ción que se pro­du­ce en si­tua­ción nor­mal en­tre múscu­los faciales-ce­re­bro-múscu­los faciales, im­pi­dien­do la exa­cer­ba­ción de los sín­to­mas de de­pre­sión.

* Di­rec­to­ra mé­di­ca de “Cen­tro Piel y Es­té­ti­ca Dra. Lau­ra Mi­jels­hon”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.