Un de­men­te en el consorcio

Mia - - SOCIEDAD -

Hay que te­ner pre­sen­te que pa­ra nues­tra le­gis­la­ción re­sul­tan in­ca­pa­ces, por de­men­cia, las per­so­nas que por cau­sa de en­fer­me­da­des men­ta­les no ten­gan ap­ti­tud pa­ra di­ri­gir su per­so­na o ad­mi­nis­trar sus bie­nes y que na­die se­rá te­ni­do por lo­co sin que la de­men­cia sea pre­via­men­te ve­ri­fi­ca­da y de­cla­ra­da por juez com­pe­ten­te. El prin­ci­pio a te­ner en cuen­ta, es que la ca­pa­ci­dad ju­rí­di­ca ple­na es la re­gla, y su li­mi­ta­ción, la ex­cep­ción.

Si son los con­sor­cis­tas los que ad­vier­ten es­tas con­duc­tas aje­nas a la normalidad, de­be­rán po­ner­lo en co­no­ci­mien­to del ad­mi­nis­tra­dor por una de­nun­cia feha­cien­te, de he­chos pun­tua­les, acre­di­ta­bles y reite­ra­dos, de pú­bli­co co­no­ci­mien­to en el edi­fi­cio.

Hay que to­mar en cuen­ta si el pre­sun­to de­men­te vi­ve so­lo o com­par­te vi­vien­da con otra u otras per­so­nas, pa­rien­tes o no. Si vi­ve con fa­mi­lia­res o ami­gos co­rres­pon­de ha­cer­les co­no­cer a és­tos la si­tua­ción, a fin de apor­tar una so­lu­ción ra­zo­na­ble al pro­ble­ma, so­bre to­do si los mis­mos tie­nen obli­ga­cio­nes ali­men­ta­rias res­pec­to del pre­sun­to in­sano. Si es­tas per­so­nas son pres­cin­den­tes y no se in­tere­san o si el “lo­co” vi­ve so­lo, el ad­mi­nis­tra­dor de­be­rá ac­tuar con­cre­tan­do de­nun­cia por in­sa­nía en los tri­bu­na­les ci­vi­les, en su ca­rác­ter de man­da­ta­rio y re­pre­sen­tan­te le­gal del consorcio, da­das sus obli­ga­cio­nes le­ga­les y es­ta­tu­ta­rias. Re­cor­de­mos que el ar­tícu­lo 144 del Có­di­go Ci­vil es­ta­ble­ce quié­nes pue­den pe­dir la de­cla­ra­ción de de­men­cia y en­tre ellos : “cual­quie­ra per­so­na del pue­blo, cuan­do el de­men­te sea fu­rio­so, o in­co­mo­de a sus ve­ci­nos”. A par­tir de esa ac­ción se­rá el juez com­pe­ten­te quien ac­tua­rá y de­ci­di­rá. El juez ve­ri­fi­ca­rá si la de­men­cia apa­re­ce co­mo no­to­ria e in­du­da­ble y de­sig­na­rá cu­ra­dor pro­vi­so­rioo­rio has­ta la sen­ten­cia de­fi­ni­ti­va, con in­ter­ven­ción del Mi­nis­te­rio de Me­no­res e In­ca­pa­ces. En su ca­so, el juez po­drá in­ha­bi­li­tar a quie no lle­gue a ser con­si­de­ra­do in­ca­paz por de­men­cia. Eso es lo que dis­po­nes el Có­di­go Ci­vil.

Fuen­te: Li­ga del con­sor­cis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.