Bra­zos, abra­zos y be­sos

Mia - - HIJOS - Por el Dr. Car­los González*

Lo nor­mal en la es­pe­cie hu­ma­na es ha­cer ca­so de nues­tro be­bé: cuan­do llo­ra, le­van­tar­lo en bra­zos; si se des­pier­ta, con­so­lar­lo. Eso de po­ner­lo a dor­mir en una habitación apar­te y no acos­tum­brar­lo a los bra­zos se ha in­ven­ta­do re­cien­te­men­te. Es una lo­cu­ra eso de de­jar­lo llo­rar pa­ra que se acos­tum­bre a dor­mir so­lo. Es igual que si lle­gá­ra­mos a ca­sa y nos en­con­trá­ra­mos a nues­tra es­po­sa so­llo­zan­do, ¿no se­ría nor­mal pre­gun­tar­le qué le ocu­rre? ¿Y si es mi hi­jo, voy a pa­sar de lar­go y po­ner­me a leer un li­bro? ¡Pues cla­ro que me voy a preo­cu­par! Si un hi­jo llo­ra por la no­che, hay que con­so­lar­lo por­que, de lo con­tra­rio, o bien no te de­ja­rán dor­mir sus llan­tos o bien tus re­mor­di­mien­tos, que du­ra­rán mu­cho más que el llan­to. Y yo no quie­ro vi­vir con el re­cuer­do de que mi hi­jo me lla­ma­ba y yo no fui. Y no coin­ci­do con los que di­cen de no lle­var­lo a nues­tra ca­ma. En ge­ne­ral, sue­le ser lo más có­mo­do, aun­que hay quien se em­pe­ña en le­van­tar­se 6 ve­ces ca­da no­che pa­ra con­so­lar a su hi­jo. Yo, por mi par­te, no es­toy dis­pues­to a ha­cer ese sa­cri­fi­cio cuan­do to­do se re­suel­ve me­tién­do­te­lo en la ca­ma. Dormí con mis pa­dres y mis pa­dres con sus abue­los. La ma­yo­ría de la gen­te tam­bién lo ha he­cho, pe­ro le cues­ta sa­lir del ar­ma­rio por­que es­tá mal vis­to. Ya di­jo Ga­brie­la Mis­tral que "es amar­go to­do hombre que nun­ca ha­ya dor­mi­do en el re­ga­zo de su ma­dre". Exis­te un pre­jui­cio de pen­sar que los ni­ños que duer­men con sus pro­ge­ni­to­res son más de­pen­dien- tes. Pe­ro, se­gún al­gu­nos es­tu­dios, los que per­noc­tan en la ca­ma de sus pa­dres tie­nen me­nos pro­ble­mas de sa­lud men­tal. Con es­te te­ma de los lí­mi­tes, los pa­dres sue­len im­po­ner a sus hi­jos nor­mas ab­sur­das que ha­cen su­frir a am­bos. Por ejem­plo, no le­van­tar­los en bra­zos a me­nu­do de­jar­los llo­rar cuan­do los po­nen a dor­mir so­los. En­ton­ces, ¿qué nor­mas hay que se­guir? Las que quie­ran los pa­dres, las que les re­sul­ten más có­mo­das de lle­var a la prác­ti­ca. Es­toy con­ven­ci­do de que no se ne­ce­si­tan li­bros pa­ra criar a un ni­ño. Me di cuen­ta de que mu­chos pa­dres o bien se sen­tían preo­cu­pa­dos por no po­der po­ner en prác­ti­ca los con­se­jos que leían en li­bros o bien se les par­tía el co­ra­zón cuan­do los apli­ca­ban. A ve­ces, sus­ti­tui­mos las co­sas real­men­te im­por­tan­tes, co­mo el con­tac­to, el ca­ri­ño y el afec­to, por co­sas ma­te­ria­les. Da pe­na es­cu­char a pa­dres con ni­ños ado­les­cen­tes pro­ble­má­ti­cos de­cir "¡con las ho­ras que he tra­ba­ja­do pa­ra que no le fal­ta­ra de na­da!", pe­ro a lo me­jor lo que ne­ce­si­ta­ba ese ni­ño eran más ho­ras de pa­dre y de ma­dre. Lo más im­por­tan­te pa­ra criar a un be­bé es no de­cir­le mu­chas ve­ces te quie­ro, por­que no lo en­tien­de, hay que de­mos­trár­se­lo: abra­zar­lo, be­sar­lo mu­cho y ha­cer­le sen­tir que es­ta­rías dis­pues­to a to­do por él. * Pe­dia­tra y pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ca­ta­la­na Pro Lac­tan­cia Ma­ter­na y au­tor, en­tre otros, de En­tre tu pe­dia­tra y tú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.