Se­cue­las de la epi­sio­to­mía

Mia - - CALIDAD DE VIDA - *Mé­di­co Gi­ne­có­lo­go y Ci­ru­jano Es­té­ti­co

La epi­sio­to­mía es un cor­te que per­mi­te au­men­tar el diá­me­tro va­gi­nal pa­ra ace­le­rar el par­to en el mo­men­to de la ex­pul­sión del be­bé. Es­te pro­ce­di­mien­to in­vo­lu­cra el cor­te de múscu­los, ar­te­rias y es­truc­tu­ras que dan un mar­co ana­tó­mi­co al ca­nal va­gi­nal. A pe­sar de que lue­go del par­to es­te cor­te se su­tu­ra, mu­chas mu­je­res que­dan afec­ta­das, ya que se pro­du­cen cam­bios fun­cio­na­les y es­truc­tu­ra­les en la zo­na.

A pe­sar de una to­tal ci­ca­tri­za­ción de la zo­na lue­go de la su­tu­ra, el 50% de las pa­cien­tes pue­den pa­de­cer múl­ti­ples ti­pos de al­te­ra­cio­nes, en­tre las que se des­ta­can:

Ci­ca­tri­za­ción con te­ji­do in­du­ra­do: se tra­ta de una al­te­ra­ción de la nor­mal ci­ca­tri­za­ción, ha­cien­do que la ci­ca­triz crez­ca exa­ge­ra­da­men­te, vol­vién­do­se más en­gro­sa­da, pro­vo­can­do ma­yor sen­si­bi­li­dad so­bre la zo­na y una pér­di­da de elas­ti­ci­dad del te­ji­do ci­ca­tri­zal que pro­du­ce ten­sión en el área afec­ta­da.

Do­lor du­ran­te las re­la­cio­nes se­xua­les: la ci­ca­triz no es piel “nor­mal”, por lo que se ve au­men­ta­da la sen­si­bi­li­dad en la zo­na. Ade­más, es im­por­tan­te des­ta­car la ex­po­si­ción cons­tan­te al ro­ce y al con­tac­to, que exis­te en es­ta zo­na del cuer­po de una mu­jer (re­la­cio­nes se­xua­les, ro­pa ajus­ta­da, etc) lo que em­peo­ra aún más la si­tua­ción.

Au­men­to del diá­me­tro o pér­di­da de la for­ma del ca­nal va­gi­nal: la ma­yo­ría de las mu­je­res lue­go de un par­to, su­fren un au­men­to del diá­me­tro va­gi­nal. És­te se de­be al tra­ba­jo de par­to, así co­mo al pa­so del be­bé (cir­cun­fe­ren­cia apro­xi­ma­da de 11cm), por un tú­nel que an­tes te­nía un diá­me­tro de al­re­de­dor de 5 cm.

Pér­di­da del con­trol vo­lun­ta­rio de los múscu­los ele­va­do­res del ano (los cua­les se con­traen al rea­li­zar el mo­vi­mien­to de cor­te de cho­rro de ori­na o du­ran­te las re­la­cio­nes se­xua­les): a pe­sar de la su­tu­ra que se rea­li­za lue­go del cor­te, en mu­chas pa­cien­tes no es su­fi­cien­te la re­cons­truc­ción de es­ta “cin­cha mus­cu­lar” lo que pro­du­ci­rá una al­te­ra­ción y dis­ten­sión de es­te “mar­co mus­cu­lar de con­ten­ción”, con pér­di­da de fuer­za y con­trol vo­lun­ta­rio de los múscu­los. Es­to ge­ne­ra in­con­ti­nen­cia de ori­na de es­fuer­zo, agran­da­mien­to del ca­nal va­gi­nal o pér­di­da de sen­si­bi­li­dad en el ca­nal va­gi­nal, así co­mo una al­te­ra­ción de la ca­li­dad se­xual de la pa­cien­te y de su pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.