CO­RRE­GIR­LA

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

La desobe­dien­cia no so­lo per­ju­di­ca el desa­rro­llo de los ni­ños, sino tam­bién pro­vo­ca des­ajus­tes en el en­torno fa­mi­liar. Con un com­pro­mi­so ab­so­lu­to de los pa­dres. lu­char con­tra la desobe­dien­cia y con­se­guir un cam­bio de ac­ti­tud es po­si­ble. Pa­ra ello, es ne­ce­sa­rio:

Iden­ti­fi­car al ni­ño desobe­dien­te: sa­ber cuán­do es­ta ac­ti­tud pue­de su­po­ner un pro­ble­ma, a la lar­ga, es el pri­mer pa­so pa­ra co­rre­gir a un pe­que­ño que no obe­de­ce. Pe­ro, ¿có­mo sa­ber si un ni­ño mues­tra una ac­ti­tud de dde­so­be­dien­cia ex­ce­si­va? Los es­pe­cia­llis­tas apun­tan que a par­tir de los dos o tres años se pue­den iden­ti­fi­car las pri­me­ras con­duc­tas, que, ade­más, son mu­cho más fre­cuen­tes (ca­si el do­ble) en los va­ro­nes que en las ne­nas. El pat­trón es una con­ti­nua desobe­dien­cia y hhos­ti­li­dad ha­cia las fi­gu­ras de au­to­ri­dad. UnU com­por­ta­mien­to que oca­sio­na im­por­tan­tes pro­ble­mas en la con­vi­ven­cia fa­mi­liar.

Mo­ti­var al ni­ño desobe­dien­te: las tte­ra­pias más efi­ca­ces son las que es­tán orien­ta­das a es­ti­mu­lar la mo­ti­va­ción del ni­ño, con el re­fuer­zo de sus as­pec­tos po­si­ti­vos y el cas­ti­go o ig­no­ran­cia de los ne­ga­ti­vos. Pa­ra mo­di­fi­car la con­duc­ta desobe­dien­te de los hi­jos, los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan mos­trar una ac­ti­tud cco­la­bo­ra­ti­va: de­jar que el ni­ño se ex­pre­se y es­cu­char sus preo­cu­pa­cio­nes, pe­ro tam­bién ex­pli­car­le con cal­ma los pro­ble­mas que pro­vo­ca con su ac­ti­tud.a Lo idó­neo se­ría al­can­zar en­tre am­bas par­tes una so­lu­ción. Es de­cir, pac­tar con el ni­ño.

No per­der la cal­ma an­te el desafío del ni­ño: aun­que sea di­fí­cil, hay que in­ten­tar con­tro­lar el enojo al má­xi­mo. Una bue­na téc­ni­ca es co­lo­car­se a la al­tu­ra del ni­ño, pa­ra que ha­ya un con­tac­to vi­sual di­rec­to. Es­te es uno de los con­se­jos im­por­tan­tes pa­ra apren­der a ha­blar con el ni­ño. Des­de esa po­si­ción hay que de­cir­le, en tono fir­me, que no es acep­ta­ble su com­por­ta­mien­to.

Las ru­ti­nas ayu­dan a obe­de­cer: man­te­ner un ho­ra­rio y un rit­mo de vi­da es­ta­ble es esen­cial. Si se acues­ta tar­de y co­me a cual­quier ho­ra, en de­fi­ni­ti­va, lle­va una vi­da caó­ti­ca y se­rá in­ca­paz de guiar­se por nor­mas o lí­mi­tes cuan­do exis­tan. Por el con­tra­rio, un ho­ra­rio de­fi­ni­do pa­ra ca­da ac­ti­vi­dad, las ho­ras ne­ce­sa­rias de des­can­so y el or­den y equi­li­brio al­re­de­dor fo­men­tan una ac­ti­tud más co­la­bo­ra­ti­va y aser­ti­va por par­te del pe­que­ño.

Po­ner nor­mas y lí­mi­tes fre­na la desobe­dien­cia: es fun­da­men­tal pa­ra es­ta­ble­cer las ba­rre­ras en­tre lo que se de­be y no se de­be ha­cer. Tie­nen que ser cla­ras y ra­zo­na­bles. Tam­bién de­ben es­tar adap­ta­das a la edad de ca­da ni­ño. No se de­be exi­gir nun­ca más de lo que el pe­que­ño pue­da con­se­guir y es acon­se­ja­ble ex­pli­car­le siem­pre el por­qué de ca­da norma y en qué lo be­ne­fi­cia. En es­te sen­ti­do, es im­por­tan­te apren­der a dar ór­de­nes. "An­dá a tu cuar­to, de­já la mo­chi­la, la­va­te las ma­nos y sen­ta­te a co­mer". Un ni­ño de cor­ta edad es muy pro­ba­ble que no sea ca­paz de cum­plir las cua­tro ór­de­nes a la vez. Los pa­dres de­ben sa­ber adap­tar sus pe­ti­cio­nes al rit­mo del pe­que­ño y ase­gu­rar­se de que las cum­ple an­tes de dar la si­guien­te.

Pre­miar los bue­nos com­por­ta­mien­tos: el re­fuer­zo po­si­ti­vo es fun­da­men­tal pa­ra que el chi­co re­pi­ta las ac­ti­tu­des desea­bles. Es­to no sig­ni­fi­ca que ha­ya que re­ga­lar­le al­go ca­da vez que se por­te bien, pe­ro sí, re­com­pen­sar­le con pa­la­bras de agra­de­ci­mien­to y sa­tis­fac­ción y un buen abra­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.