STA­MA­TEAS.

Mia - - SU­MA­RIO -

Ber­nar­do con­tes­ta en su con­sul­to­rio se­ma­nal

Tu­ve una vi­da di­fí­cil y no pu­de con­cre­tar mis sue­ños. Aho­ra que es­toy me­jor, ¿se­ría des­ca­be­lla­do re­to­mar las me­tas del pa­sa­do?

Su­sa­na

Nun­ca es tar­de pa­ra re­to­mar los sue­ños del pa­sa­do. La bue­na no­ti­cia es que ac­tual­men­te po­dés en­fo­car­te en tus me­tas. Man­te­né la fe en lo que que­rés pa­ra tu vi­da, tus sue­ños, tus pa­sio­nes, tu bús­que­da. No im­por­ta cuán­to tiem­po tar­des, te­né la cer­te­za que si te lo pro­po­nés, vas a lle­gar. Un sue­ño es es­pe­rar lo que ven­drá, lo que hoy no ves rea­li­za­do, pe­ro sa­bes que su­ce­de­rá, por eso ca­da día pro­po­ne­te ha­cer al­go pa­ra al­can­zar­lo; la ac­ción y la ins­pi­ra­ción tie­nen que ir en pos del cum­pli­mien­to de ese sue­ño, pa­ra po­der vol­car to­da ins­pir ación, ac­ción y es­per an­za que te­nés ate­so­ra­da ha­ce tan­to tiem­po. Se­guí so­ñan­do y pro­yec­tan­do, vas a lo­grar­lo. Ha­ce un año fa­lle­ció mi es­po­so y no lo­gro re­po­ner­me de la pér­di­da. Ten­go mie­do de de­pri­mir­me y ha­cer fra­ca­sar el ne­go­cio que pro­yec­ta­mos y cons­trui­mos jun­tos. ¿Qué pue­do ha­cer?

Ma­bel

Mu­chas ve­ces su­ce­de que las si­tua­cio­nes do­lor osas y trau­má­ti­cas nos ha­cen clau­di­car y aban­do­nar, sin pre­sen­tar pe­lea. Por eso te­nés que de­ci­dir te y le­van­tar­te pa­ra po­der sa­lir de tu do­lor ,de esa cir­cuns­tan­cia que te ha mar­ca­do y con­ti­nuar la ca­rre­ra. No te des por ven­ci­da, ni te re­sig­nes a ser do­mi­na­da por el mie­do y la de­pre­sión. Los ob­je­ti­vos y las me­tas dan sen­ti­do a nues­tra vi­da y nos dan es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal. Cuan­do uno lu­cha por lo­grar su sue­ño y ha­ce lo po­si­ble por al­can­zar­lo, és­te va a fun­cio­nar, por­que vos es­tás desafian­do tus pro­pios lí­mi­tes. Es po­si­ble su­pe­rar la pér­di­da, siem­pre hay nue­vos mo­ti­vos pa­ra le­van­tar­se y se­guir ade­lan­te .Nun­ca di­gas que no po­dés lo­grar­lo. Cuan­do la pa­re­ja lle­ga al pun­to má­xi­mo de in­to­le­ran­cia, ¿hay una po­si­bi­li­dad de vol­ver a acep­tar­se?

Cris­ti­na

Es nor­mal que en la pa­re­ja exis­tan di­fe­ren­cias, dis­cu­sio­nes, pe­ro nun­ca se de­be lle­var una pe­lea a la agre­sión. El pun­to no es­tá en no dis­cu­tir, sino en sa­ber que po­de­mos dis­cu­tir pa­ra po­ner­nos de acuer­do, pe­ro siem­pre des­de el res­pe­to y des­de el amor. Las per­so­nas no cam­bian cuan­do des­ta­ca­mos sus fa­len­cias, sino cuan­do re­sal­ta­mos sus vir­tu­des, és­ta es la for­ma en la que va­mos a po­der lle­gar a con­sen­suar con res­pec­to a los con­flic­tos fa­mi­lia­res. La agre­sión nun­ca es una so­lu­ción ya sea ver­bal o fí­si­ca, y la­men­ta­ble­men­te, lo que su­ce­de con mu­chas pa­re­jas es eso, que no se es­cu­chan, no sa­ben dis­cu­tir y co­mien­zan con in­sul­tos y des­ca­li­fi­ca­cio­nes, y mu­chas ve­ces lle­gan al mal­tra­to fí­si­co. Cuan­do la ba­se de una re­la­ción es el amor, to­do pue­de ser ha­bla­do y se va a po­der lle­gar a un acuer­do. Re­cor­dar que fue lo que nos enamo­ró del otro, poco a poco pue­de lo­grar que las as­pe­re­zas se va­yan pu­lien­do. Las res­pues­tas de Ber­nar­do Sta­ma­teas de­ben ser to­ma­das co­mo guías.

Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier ti­po.

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.