MAS­CO­TAS.

Con el ca­lor lle­ga la mu­da de pe­lo, y con ella, un pe­li­gro im­por­tan­te pa­ra la sa­lud de nues­tro ga­to

Mia - - SUMARIO -

Bo­las de pe­los, un pro­ble­ma de los ga­tos

Los hu­ma­nos ten­de­mos a ad­ju­di­car­le al ga­to la cul­pa de los pe­los que flo­tan por el ho­gar. Se po­dría de­cir que el ani­mal só­lo tie­ne par­te de la cul­pa, ya que es verdad que de su or­ga­nis­mo se han des­pren­di­do esos pe­los que pue­blan nues­tros sillones, que se vi­sua­li­zan des­de le­jos en las pren­das os­cu­ras, que apa­re­cen for­man­do es­truc­tu­ras de di­ver­sas y es­pon­jo­sas for­mas tras los ar­ma­rios y ba­jo las ca­mas. Pe­ro eso for­ma par­te de su fi­sio­lo­gía.

El pe­lo del ga­to, en cier­tas épo­cas del año, cae, “mu­da”, es al­go nor­mal, una reali­dad con­tra la que no se pue­de ha­cer na­da. Pe­ro en al­gu­nas oca­sio­nes la caí­da pue­de ser ma­yor, inade­cua­da, in­clu­so pa­to­ló­gi­ca por de­fi­cien­cias nu­tri­cio­na­les o por la pre­sen­cia de al­gún ele­men­to pa­tó­geno. En esos ca­sos, la “cul­pa” es nues­tra, sea por no dar una co­rrec­ta ali­men­ta­ción o por no lle­var al ani­mal al ve­te­ri­na­rio pa­ra po­ner so­lu­ción al pro­ble­ma de ba­se.

El prin­ci­pal pro­ble­ma de los pe­los no es te­ner que ce­pi­llar nues­tras ro­pas o pa­sar más ve­ces la as­pi­ra­do­ra, ni mu­cho me­nos; es que el ani­mal los in­gie­ra.

El ga­to se pa­sa ho­ras adop­tan­do pos­tu­ras ex­tra­ñas y pa­sán­do­se la len­gua por to­do el cuer­po y de ese mo­do se co­me una enor­me can­ti­dad de pe­los. Es­ta en­tra­da ma­si­va de pe­lo en ell apa­ra­to di­ges­ti­vo pue­de lle-gar a pro­vo­car atas­cos, quee en el peor de los ca­sos re-que­ri­rá el pa­so del ani­mal por el qui­ró­fano.

Los ga­tos que vi­ven en el in-nte­rior sue­len ha­cer mu­das dee pe­lo cons­tan­tes, por lo queue re­quie­ren más aten­ción. Pa­ra ayu­dar­lo en es­te pro­ce­so, hay que ce­pi­llar fre­cuen­te­men­te, apor­tar mal­ta, usar hier­ba “ga­te­ra” y dar ali­men­tos “a me­di­da”. Los que com­bi­nan fi­bras ali­men­ta­rias ayu­da­rán a eli­mi­nar el do­ble de pe­lo de for­ma na­tu­ral des­pués de los 21 días de con­su­mir­los.

Es­tas ac­cio­nes sen­ci­llas pue­den evi­tar que el cú­mu­lo del pe­lo in­ge­ri­do pro­vo­que la for­ma­ción de las pe­li­gro­sas bo­las de pe­lo en el or­ga­nis­mo del fe­lino. De­be­mos asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de la mas­co­ta y ser cons­cien­tes de que su cui­da­do de­pen­de, en to­do mo­men­to, de no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.