HI­JOS.

El dor­mi­to­rio de los pa­dres pa­re­ce el lu­gar más se­gu­ro de la ca­sa pa­ra el be­bé y, por eso, ca­da no­che, co­mien­za la pe­re­gri­na­ción de una habitación a la otra. No es tan sen­ci­llo co­mo de­cir que es­tá bien o mal y de­ja­mos el te­ma en ma­nos de los que sa­ben

Mia - - SUMARIO - Por Ale­xan­dra Zim­mer

En la ca­ma de los pa­dres

Al­gu­nos cri­te­rios de edu­ca­ción pa­ter­na que al­gu­na vez se con­si­de­ra­ron nue­vos y re­vo­lu­cio­na­rios, co­men­za­ron a que­dar vie­jos y a cam­biar. Ha­ce tiem­po que se dis­cu­te que no va más eso de de­jar llo­rar al be­bé has­ta que se le pa­se el be­rrin­che, que no es tan ta­jan­te la verdad que di­ce que te­ner­lo en bra­zos mu­cho tiem­po lo mal­cría y tam­bién se es­tá re­vi­san­do el asun­to del lí­mi­te a in­va­dir la ca­ma ma­tri­mo­nial.

La Lic. Lu­ci­la Do­no­van, psi­có­lo­ga in­fan­to-ju­ve­nil de Hé­me­ra, Cen­tro de Es­tu­dios del Es­trés y la An­sie­dad, con­si­de­ra que no exis­te “la crian­za per­fec­ta, ni los pa­dres per­fec­tos, ya que se apren­de a ser pa­dre cuan­do uno tie­ne un hi­jo, día tras día, aten­dien­do sus ne­ce­si­da­des y acom­pa­ñán­do­los en su cre­ci­mien­to. Es im­por­tan­te des­ta­car y acla­rar que cuan­do tra­ba­ja­mos con ni­ños, tra­ba­ja­mos en equi­po con sus pa­dres, orien­tán­do­los fren­te a la pre­sen­cia de sin­to­ma­to­lo­gía en el com­por­ta­mien­to de los miem­bros de la fa­mi­lia, de­tec­tan­do aque­llos in­di­ca­do­res de aler­ta de la con­duc­ta in­fan­til. Di­fe­ren­cia­mos aque­llas con­duc­tas evo­lu­ti­va­men­te es­pe­ra­bles en fun­ción de la edad cro­no­ló­gi­ca, de aque­llas que no y so­bre dis­tin­tas pau­tas en re­la­ción a la crian­za. Por ejem­plo, en­tre el pri­mer año de vi­da y el ter­ce­ro, apa­re­cen los be­rrin­ches que son nor­ma­les. Aquí es pre­ci­so de­tec­tar pre­coz­men­te la di­fi­cul­tad de los pa­dres pa­ra ma­ne­jar­los, pre­pa­rán­do­los pa­ra to­le­rar las con­duc­tas ne­ga­ti­vas in­for­mán­do­les so­bre el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do que tie­nen”.

Tres, cua­tro o más

“El afec­to y los lí­mi­tes son pri­mor­dia­les pa­ra lo­grar un desa­rro­llo psi­co­ló­gi­co ade­cua­do en los ni­ños. Li­mi­tar sig­ni­fi­ca or­de­nar, mar­car es­pa­cios y tiem­pos, di­fe­ren­ciar el mun­do in­fan­til del adul­to. Su

au­sen­cia ge­ne­ra des­or­den, des­or­ga­ni­za­ción y caos a ni­vel men­tal. Los li­mi­tes, en lí­neas ge­ne­ra­les de­ben ser ade­cua­dos a la eta­pa evo­lu­ti­va, pen­sa­dos y con­sen­sua­dos por am­bos pa­dres, cohe­ren­tes y fir­mes. Por eso mis­mo, en­tre aque­llos lí­mi­tes fir­mes que con­si­de­ro que los pa­dres de­ben ins­tau­rar se en­cuen­tra la im­por­tan­cia de mar­car y de­li­mi­tar el lu­gar don­de el ni­ño duer­me, así co­mo los ho­ra­rios es­ta­ble­ci­dos pa­ra el des­can­so”, acon­se­ja la Lic. Do­no­van.

A par­tir de los 3 me­ses, apro­xi­ma­da­men­te, el be­bé em­pie­za a re­gu­lar­se por el rit­mo cir­ca­diano (de 24 ho­ras). El rol de los pa­dres es ir ha­bi­tuan­do cier­tas con­duc­tas de día y cier­tas de no­che pa­ra afian­zar de esa ma­ne­ra el pro­ce­so de re­gu­la­ción.

Des­pués de los 2 años de edad, es im­por­tan­te tra­ba­jar con los pa­dres re­for­zan­do la idea de que el cuar­to de los hi­jos es “su cuar­to”, así co­mo “su ca­ma” es su lu­gar, su es­pa­cio. De­be­mos lo­grar que se sien­tan có­mo­dos y se­gu­ros ad­qui­rien­do sen­ti­do de per­te­nen­cia. Al año, se es­pe­ra que el ni­ño ten­ga la ru­ti­na ins­ta­la­da a la ho­ra de dor­mir. De ahí en ade­lan­te, de­be­mos trans­mi­tir e in­sis­tir pa­ra que no se le­van­te y va­ya al cuar­to de los pa­dres. De ser ne­ce­sa­rio, es pre­fe­ri­ble que sean los pa­dres quie­nes se acer­quen al cuar­to del ni­ño.

Po­co a po­co, el hi­jo ira ad­qui­rien­do y con­tan­do con sus pro­pios re­cur­sos pa­ra con­ci­liar el sue­ño, sin de­pen­der de la pre­sen­cia de al­guno de los pa­pás. Por eso, es fun­da­men­tal que pri­me­ro pue­dan con­fiar en la dis­po­ni­bi­li­dad de sus pa­dres, trans­mi­ti­da en las ex­pe­rien­cias pre­vias. Una bue­na op­ción es de­jar que si­ga es­tan­do en el cuar­to el baby call que se usa­ba cuan­do eran be­bés has­ta que to­men con­fian­za pa­ra dor­mir so­los en su dor­mi­to­rio. De es­ta for­ma, sa­brán que no es­tán to­tal­men­te des­co­nec­ta­dos de sus pa­dres y que an­te cual­quier te­mor noc­turno, ellos ven­drán en su ayu­da y no es ne­ce­sa­rio que él va­ya al dor­mi­to­rio de ellos.

“¿Có­mo ha­go pa­ra que mi hi­jo no se pa­se a mi ca­ma?”, es la pre­gun­ta que se ha­cen mu­chos que, in­clu­so, lle­gan a la con­sul­tan can­sa­dos y preo­cu­pa­dos por­que no lo­gran con nin­gu­na es­tra­te­gia que su hi­jo duer­ma en su

cuar­to. “En prin­ci­pio, in­da­ga­mos dis­tin­tas cues­tio­nes que po­drían es­tar aso­cia­das, ya que son múl­ti­ples las ra­zo­nes por las cua­les los ni­ños se pa­san a la ca­ma de sus pa­dres. In­ci­den fac­to­res in­ter­nos ( por ejem­plo: al­gu­nos mie­dos y an­sie­da­des pro­pios de una eta­pa evo­lu­ti­va) y ex­ter­nos ( si­tua­ción am­bien­tal). Pue­de pa­sar que ha­ya ha­bi­do cam­bios en la vi­da del ni­ño que pue­den re­la­cio­nar­se co­mo mu­dan­zas, cam­bios de co­le- gio, na­ci­mien­to de her­ma­nos, se­pa­ra­ción de los pa­dres, fa­lle­ci­mien­to de al­gún ser que­ri­do. Es­tas si­tua­cio­nes am­bien­ta­les in­ci­den di­rec­ta­men­te en los ni­ños y es fun­da­men­tal te­ner­las en cuen­ta”, ex­pli­ca la Lic. Do­no­van.

En­tre el año y los 3 años, las di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ci­liar el sue­ño y el des­per­tar por la no­che son muy fre­cuen­tes. El in­som­nio pue­de aso­ciar­se a una hi­pe­rac­ti­vi­dad mo­triz y la avi­dez

del ni­ño por co­no­cer pue­de im­pul­sar­lo a le­van­tar­se pa­ra ju­gar, por lo tan­to, van en bús­que­da de sus pa­dres. A la vez, los mie­dos, las pe­sa­di­llas y las an­sie­da­des pro­pias de ca­da edad in­du­cen al ni­ño a pa­sar­se a la ca­ma de sus pa­dres bus­can­do con­ten­ción y se­gu­ri­dad.

La no­che es el mo­men­to pa­ra la in­ti­mi­dad y en­cuen­tro de la pa­re­ja. “A ve­ces, ese mo­men­to pue­de ge­ne­rar­nos mu­chas sen­sa­cio­nes cons­cien­tes o in­cons­cien­tes que nos lle­van a re­te­ner al ni­ño con no­so­tros. Qui­zás no es­ta­mos bien con nues­tra pa­re­ja y no que­re­mos es­tar a so­las, en­ton­ces, que el hi­jo es­té en la ca­ma es la so­lu­ción al pro­ble­ma. Lo im­por­tan­te, si es es­to lo que ocu­rre, es que pen­se­mos qué nos pa­sa con nues­tra pro­pia se­xua­li­dad: ¿ la dis­fru­to o me da mie­do?, ¿ sien­to re­cha­zo por mi pa­re­ja?, ¿ no sien­to de­seo? Ha­cer­nos car­go de lo que nos pa­sa, ali­via­rá a nues­tro hi­jo de la car­ga de te­ner que “so­lu­cio­nar­nos” el pro­ble­ma y va a po­der dor­mir so­lo en su cuar­to”, sos­tie­ne la psi­có­lo­ga in­fan­til, Ma­ría Pau­la Ge­rar­di.

Si los pa­dres lle­gan ago­ta­dos al fi­nal del día, no es­ta­rán en las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra po­ner lí­mi­tes y ter­mi­na­rán acep­tan­do las con­di­cio­nes del chi­co. “Cuan­do es es­to lo que su­ce- de, es im­por­tan­te pen­sar qué lu­gar ocu­pa ca­da uno en la ca­sa, quién to­ma las de­ci­sio­nes, si sen­ti­mos cul­pa, an­gus­tia o te­mor ha­cia el hi­jo”, di­ce Ge­rar­di. La cul­pa, por ejem­plo, apa­re­ce por­que cree­mos que le ro­ba­mos ho­ras al hi­jo por el tra­ba­jo o cum­plir con la pro­pia vi­da. En ge­ne­ral, se cal­ma pen­san­do que va­le más la ca­li­dad que la can­ti­dad, pe­ro a ve­ces no al­can­za. Las pre­gun­tas pa­ra re­fle­xio­nar so­bre es­te te­ma son si es la ho­ra de dor­mir el mo­men­to pa­ra com­par­tir tiem­po con él o si te­ne­mos ga­nas de es­tar con él pe­ro él de­man­da más ma­má o más pa­pá. Sue­le ser me­jor de­di­car un ra­to des­pier­tos to­dos los días, aun­que sea an­tes de dor­mir y es­tar real­men­te pre­sen­tes com­par­tien­do un mo­men­to lin­do.

Por úl­ti­mo, es ha­bi­tual, en ge­ne­ral tras un di­vor­cio, que no se so­por­te la so­le­dad de la ca­ma, en cu­yo ca­so, el hi­jo ayu­da a no sen­tir­se tan so­la. De es­ta for­ma, sa­ca­mos al hi­jo del lu­gar de ni­ño y lo ubi­ca­mos en el de la pa­re­ja que no te­ne­mos. Se­ría me­jor po­der pre­gun­tar­nos qué nos pa­sa al en­fren­tar­nos con la so­le­dad: ¿ nos an­gus­tia no con­se­guir pa­re­ja?, ¿ ex­tra­ña­mos a nues­tra pa­re­ja an­te­rior? Cual­quier res­pues­ta, de­vol­ve­rá al chi­co a su lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.