FENG SHUI.

Mia - - SUMARIO - Por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

La ener­gía de la ma­de­ra

La ener­gía de la ma­de­ra abar­ca a to­do ti­po de Wu o fuer­za que na­tu­ral­men­te tien­da a cre­cer y ex­pan­dir­se de ma­ne­ra ver­ti­cal y ra­mi­fi­ca­da, co­mo los ár­bo­les y las plan­tas. Es la ener­gía que per­mi­te la co­ne­xión en­tre la tie­rra y el cie­lo, que tras­la­da los nu­trien­tes y ha­ce flo­re­cer, bro­tar y pro­yec­tar.

Su pre­sen­cia en equi­li­brio nos da ins­pi­ra­ción y vo­lun­tad de crear, cre­cer y pro­yec­tar.

En nues­tro en­torno, po­de­mos en­con­trar­la en las for­mas rec­tan­gu­la­res verticales crea­das por el ser hu­mano: edi­fi­cios, co­lum­nas, pi­la­res.

La ma­de­ra se ma­ni­fies­ta tam­bién a tra­vés del co­lor ver­de en to­das sus to­na­li­da­des y en los aro­mas a hier­bas que fa­vo­re­cen el buen áni­mo y la aper­tu­ra.

Una per­so­na cu­ya cons­ti­tu­ción ener­gé­ti­ca es fun­da­men­tal­men­te ma­de­ra, se ca­rac­te­ri­za por ser ca­ri­ño­sa, es­pon­tá­nea, so­cia­ble, crea­ti­va, mien­tras que los as­pec­tos ne­ga­ti­vos de su ca­rác­ter son la ten­den­cia a la ira, al es­tan­ca­mien­to, la con­fron­ta­ción y el es­cán­da­lo. Es de­cir, co­mo ocu­rre con to­da ener­gía, la ma­de­ra tie­ne as­pec­tost Yin-Yang que de­ben ten­der a un equi­li­brio per­ma­nen­te.

En el en­torno co­ti­diano, un ex­ce­so de ener­gía ma­de­ra se ma­ni­fies­ta en am­bien­tes con mu­chas plan­tas, que cre­cen descontroladamente o con mue­bles de ma­de­ra de im­por­tan­te vo­lu­men, de­co­ra­cio­nes pre­do­mi­nan­te­men­te ver­des y mu­chos ob­je­tos y for­mas rec­tan­gu­la­res. Una ca­sa, habitación u ofi­ci­na de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas no es­tá nu­tri­da equi­li­bra­da­men­te por el res­to de los ele­men­tos: tie­rra, agua, fue­go y me­tal.

El ex­ce­so de ma­de­ra pro­vo­ca au­sen­cia de lí­mi­tes, des­con­trol, reacciones ira­cun­das, ner­vio­sis­mo, inope­ran­cia pa­ra ac­tuar con efi­ca­cia, blo­quea la ca­pa­ci­dad de es­cu­cha y de pen­sar con cla­ri­dad. Un es­pa­cio con ca­ren­cia de ener­gía ma­de­ra, ge­ne­ra frus­tra­ción, apa­tía, es­tan­ca­mien­to, fal­ta de crea­ti­vi­dad y de cre­ci­mien­to. En el li­ving de la ca­sa, des­de don­de el Feng Shui ac­ti­va las as­pi­ra­cio­nes vi­ta­les, la ma­de­ra de­be nu­trir el sec­tor Es­te, pa­ra fa­vo­re- cer la sa­lud y la ar­mo­nía fa­mi­liar, y el sec­tor No­res­te pa­ra ac­ti­var las fi­nan­zas y pros­pe­ri­dad del ho­gar.

En el res­to de las orien­ta­cio­nes de la sa­la de es­tar, la pre­sen­cia de la ma­de­ra pue­de per­ju­di­car di­fe­ren­tes as­pec­tos del bie­nes­tar de los ha­bi­tan­tes. Sin em­bar­go, en el Nor­te, área fue­go de la tras­cen­den­cia y la repu­tación, la ma­de­ra es bien­ve­ni­da da­do que ali­men­ta al fue­go. Po­de­mos re­pre­sen­tar­la de ma­ne­ra mo­de­ra­da co­lo­can­do, por ejem­plo, un cuadro en to­nos ver­des y ro­jos, una plan­ta de ho­jas re­don­dea­das o te­las con es­tam­pa­dos flo­ra­les o de ra­yas verticales.

En las co­ci­nas, es bas­tan­te fre­cuen­te el uso de to­na­li­da­des ver­des man­za­na en pa­re­des, man­te­le­ría y cor­ti­nas, tam­bién de los mue­bles de ma­de­ra y las plan­tas. Aun­que la ma­de­ra no es­tá con­tra­in­di­ca­da en la co­ci­na, hay que te­ner cui­da­do con la do­sis por­que si abun­da pue­de de­bi­li­tar el fue­go de la pro­duc­ti­vi­dad has­ta ago­tar­lo.

En los dor­mi­to­rios, el uso de ver­de de­be siem­pre ten­der a to­nos sua­ves y lu­mi­no­sos que fa­vo­rez­can el des­can­so, ade­más ha­brá que evi­tar los mue­bles muy vo­lu­mi­no­sos de ma­de­ra os­cu­ra. En lasl ha­bi­ta­cio­nes de ni­ños y ado­les­cen­tes, el ver­de mo­de­ra­do es­ti­mu­la el cre­ci­mien­to y, en to­nos mus­go, la con­cen­tra­ción. Sin em­bar­go, un ex­ce­so pue­de fá­cil­men­te de­ri­var en des­con­trol y fal­ta de lí­mi­tes. Po­de­mos co­lo­car ca­ri­llo­nes de ca­ña de bam­bú en la ven­ta­na del dor­mi­to­rio, de es­te mo­do, ac­ti­va­mos la ma­de­ra, la bri­sa y el so­ni­do agra­da­ble que siem­pre es­ti­mu­lan de ma­ne­ra po­si­ti­va.

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.