BE­LLE­ZA.

Con fór­mu­las per­fec­cio­na­das que ofre­cen re­sul­ta­dos cien por cien­to óp­ti­mos, los au­to­bron­cean­tes to­ma­ron la pos­ta y aho­ra, cui­dar­se del sol, ya no sig­ni­fi­ca que­dar­se blan­ca. Con la opi­nión de los es­pe­cia­lis­tas, una guía de los pro­duc­tos más ven­di­dos

Mia - - SUMARIO - Por Lau­ra La­go­mar­sino

Au­to­bron­cean­tes

No hay du­da, lle­ga el ve­rano y lu­cir una tez bron­cea­da es ca­si uno de los man­da­mien­tos prin­ci­pa­les den­tro de la check list es­ti­val. Pe­ro ya no es ne­ce­sa­rio ti­rar­te al sol co­mo un la­gar­to pa­ra con­quis­tar un cuer­po do­ra­do. ¿ La op­ción al­ter­na­ti­va? Las fór­mu­las au­to­bron­cean­tes que ase­gu­ran un co­lor pa­re­jo, duradero y se­gu­ro en tiem­po ré­cord. Aprendé el ABC de una apli­ca­ción per­fec­ta.

Do­ra­do sin riesgos

¿ Te acor­dás en los años 90? El bron­cea­do era ca­si una in­sig­nia del es­tar a la mo­da. No im­por­ta­ba có­mo, lo in era es­tar co­mo re­cién lle­ga­do de un cru­ce­ro por el me­di­te­rrá­neo, pe­ro ha­bien­do to­ma­do sol en la te­rra­za de tu ca­sa con acei­te. Sí, co­mo un po­llo ros­ti­za­do. Hoy, to­do cam­bió, y le­jos de esa da­ñi­na ten­den­cia se usa “ser sa­lu­da­ble”. No se tra­ta de que en pleno enero, es­tés tan pá­li­da co­mo Mor­ti­cia Adams, pe­ro sí que en lu­gar de ex­po­ner­te a los no­ci­vos ra­yos del sol, con­quis­tes un co­lor tos­ta­do al mis­mo tiem­po que cui­dás la sa­lud de tu piel. La pa­la­bra cla­ve es: au­to­bron­cear­te.

Se­gún la Dra. Ri­ta García Díaz, Mé­di­ca es­pe­cia­lis­ta en Der­ma­to­lo­gía y Der­ma­to­lo­gía Pe­diá­tri­ca, miem­bro ti­tu­lar de la Sociedad Ar­gen­ti­na de Der­ma­to­lo­gía, y ase­so­ra cien­tí­fi­ca de Ba­gó: “Hoy sa­be­mos que la ex­ce­si­va e inade­cua­da ex­po­si­ción so­lar tie­ne se­rios efec­tos ad­ver­sos so­bre la piel, ace­le­ran­do el en­ve­je­ci­mien­to y fa­vo­re­cien­do la apa­ri­ción de di­fe­ren­tes ti­pos de cán­cer. El uso de au­to­bron­cean­tes evi­ta so­bre­ex­po­ner­se al sol y pro­du­ce un tono muy sa­tis­fac­to­rio”.

Ade­más, el co­lor no sa­le con el agua, ni tam­po­co des­ti­ñe. Irá acla­rán­do­se pro­gre­si­va­men­te a me­di­da de que la ca­pa cór­nea se va­ya des­ca­man­do na­tu­ral­men­te.

Fór­mu­las y se­cre­tos

A di­fe­ren­cia de las for­mu­la­cio­nes que se uti­li­za­ban ha­ce un tiem­po, mu­chas a ba­se de be­ta­ca­ro­te­nos, ac­tual­men­te los com­po­nen­tes au­to­bron­cean­tes son so­la­men­te dos: la dihi­dro­xia­ce­to­na ( DHA) y la

eri­tru­lo­sa. “La DHA oxi­da las pro­teí­nas de la ca­pa más su­per­fi­cial de la piel y por eso ha­ce que és­ta cam­bie de co­lor. No ac­túan so­bre el pro­ce­so de for­ma­ción de me­la­ni­na, y el co­lor que se ob­tie­ne de­pen­de de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la piel: ten­de­rá al ama­ri­llo o do­ra­do si la piel es más cla­ra, y al ma­rrón

si la piel es más os­cu­ra", ex­pli­ca la Dra. Pa­tri­cia Der­mer, miem­bro de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Quí­mi­cos Cos­mé­ti­cos y de la Sociedad

Ar­gen­ti­na de Der­ma­to­lo­gía; Re­pre­sen­tan­te de la Skin Cancer Foun­da­tion pa­ra la Ar­gen­ti­na y di­rec­to­ra de Lid­her­ma.

Por su par­te, la eri­tru­lo­sa pro­du­ce un co­lor bron­cea­do más rá­pi­do pe­ro me­nos duradero. “Am­bos se com­ple­men­tan pa­ra pro­du­cir un tono bron­cea­do más es­ta­ble y duradero, por lo cual una fór­mu­la que con­ten­ga los dos es más efec­ti­va”, sin­te­ti­za Der­mer.

Te­né en cuen­ta que la aso­cia­ción de los au­to­bron­cean­tes con agen­tes hi­dra­tan­tes es fun­da­men­tal, ya que “la DHA y la eri­tru­lo­sa pro­du­cen deseca­ción de la piel en la reac­ción quí­mi­ca que ge­ne­ra el co­lor”, cuen­ta la es­pe­cia­lis­ta. Ade­más, la vi­da co­ti­dia­na, tan­to en in­vierno co­mo en ve­rano, pro­du­ce un deseca­mien­to ex­ce­si­vo por di­fe­ren­tes cau­sas y la piel re­quie­re siem­pre un su­ple­men­to de hi­dra­ta­ción. Se­gún la Dra. García Díaz lo ideal es com­bi­nar am­bos efec­tos en un

mis­mo pro­duc­to ya que fa­ci­li­ta man­te­ner una piel sa­lu­da­ble, uti­li­zan­do me­nos mi­nu­tos dia­rios y lo­gran­do el co­lor desea­do, pa­re­jo y duradero.

In­clu­si­ve la Skin Cancer Fun­da­tion, fun­da­ción internacional que se ocu­pa de la pre­ven­ción del cán­cer de piel en to­do el mun­do, los re­co­mien­da por­que cum­plen la fun­ción es­té­ti­ca de ob­te­ner una piel bron­cea­da sin ne­ce­si­dad de la mal­sa­na ex­po­si­ción so­lar.

¡ No te man­ches!

¿ Cuán­tas ve­ces de­jas­te de apli­car­te una cre­ma au­to­bron­cean­te

por te­mor a ha­cer­te un body ba­ti­que? “El efec­to de man­cha­do pro­vie­ne de la co­lo­ca­ción inade­cua­da en cual­quier ti­po de piel. Las man­chas se pre­vie­nen y evi­tan co­lo­can­do el au­to­bron­cean­te co­rrec­ta­men­te. El ti­po de co­lor ad­qui­ri­do de­pen­de de los ami­noá­ci­dos en ca­da piel y su pH, por ejem­plo las pie­les se­cas se au­to­bron­cean más que las pie­les gra­sas”, ex­pli­ca la Dra. García Díaz.

En­ton­ces, ¿ cuál es el ABC pa­ra una co­rrec­ta apli­ca­ción? La der­ma­tó­lo­ga lis­ta los ítems fun­da­men­ta­les que no po­dés ol­vi­dar:

* Uti­li­zar una cre­ma o ja­bón ex­fo­lian­te sua­ve pa­ra uni­fi­car el tono y tex­tu­ra de la piel.

* In­sis­tir en las zo­nas más ru­go- sas co­mo co­dos, ro­di­llas y ta­lo­nes y en la ca­ra, sin des­cui­dar el res­to, es­pe­cial­men­te plie­gues co­mo de­trás de las ro­di­llas.

*Ex­ten­der el pro­duc­to con cui­da­do en igual can­ti­dad por ca­da par­te del cuer­po.

*En el ros­tro se apli­ca co­mo la ba­se de ma­qui­lla­je, in­clu­yen­do el cue­llo y la par­te ex­ter­na de las ore­jas. Se de­be evi­tar el con­torno de ojos, las en­tra­das del ca­be­llo y las ce­jas.

*Una vez fi­na­li­za­da la apli­ca­ción es im­por­tan­te la­var­se bien las ma­nos con agua ca­lien­te y ja­bón pa­ra im­pe­dir que to­men más co­lor que el res­to del cuer­po.

*De­jar se­car bien el pro­duc­to an­tes de ves­tir­se. Una vez se­co se pue­den uti­li­zar des­odo­ran­tes, per­fu­mes o ma­qui­lla­je.

*La de­pi­la­ción de­be­rá rea­li­zar­se co­mo mí­ni­mo 2 días an­tes de la apli­ca­ción del pro­duc­to. No son pro­tec­to­res

Pa­ra evi­tar con­fu­sio­nes ries­go­sas, va­le acla­rar que el co­lor que nos pro­por­cio­nan las fór­mu­las au­to­bron­cean­tes, ba­jo nin­gún con­cep­to nos pro­te­gen del sol. “Por eso, aun­que ten­ga­mos la piel os­cu­ra de­be­mos co­lo­car­nos un pro­tec­tor so­lar si nos va­mos a ex­po­ner al sol, de acuer­do a nues­tro ti­po de piel, pa­ra evi­tar le­sio­nes in­de­sea­das, en­ve­je­ci­mien­to pre­coz y fu­tu­ros cán­ce­res”, ex­pli­ca la Dra. Der­mer. Los au­to­bron­cean­tes, en­ton­ces, so­la­men­te cum­plen una fun­ción es­té­ti­ca, no pro­por­cio­nan pro­tec­ción fren­te a la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta. Su im­por­tan­cia ra­di­ca en que nos per­mi­ten te­ner un co­lor si­mi­lar al del bron­cea­do sin ne­ce­si­dad de ex­po­ner­nos al sol, y to­das esas ho­ras de me­nos en nues­tra his­to­ria de ex­po­si­ción so­lar se­rán ca­lu­ro­sa­men­te agra­de­ci­das por la piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.