LEC­TU­RA.

Mia - - SUMARIO - Por Baptist de Pa­pe

Vi­ví el aho­ra

Es muy im­por­tan­te que el co­ra­zón la­ta, pe­ro tam­bién es im­por­tan­te có­mo la­te.

El Ins­ti­tu­to Heart­Math, un des­ta­ca­do cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el co­ra­zón y los efec­tos que és­te tie­ne en nues­tra vi­da, ha de­mos­tra­do que exis­te un víncu­lo en­tre los la­ti­dos del co­ra­zón y el es­ta­do emo­cio­nal. El co­ra­zón res­pon­de a lo que pa­sa a nues­tro al­re­de­dor con mu­cha más ra­pi­dez que el ce­re­bro, por­que las emo­cio­nes son más rá­pi­das y po­de­ro­sas que los pen­sa­mien­tos. El co­ra­zón tam­bién re­fle­ja más el es­ta­do emo­cio­nal que el ce­re­bro. En otras pa­la­bras, cuan­do te­ne­mos mie­do, es­ta­mos ner­vio­sos o frus­tra­dos, el rit­mo car­día­co es ines­ta­ble e irre­gu­lar. Pe­ro cuan­do ex­pe­ri­men­ta­mos amor, nos sen­ti­mos apre­cia­dos o es­ta­mos ab­sor­tos crean­do al­go, nues­tro rit­mo car­día­co tie­ne una pau­ta to­tal­men­te dis­tin­ta. Es más re­po­sa­do y pau­sa­do. Los cien­tí­fi­cos lla­man a es­ta pau­ta “cohe­ren­cia car­día­ca”,”, y cuan­do el rit­mo del co­ra­zón ess cohe­ren­te, el cuer­po y la men­te e es­tán equi­li­bra­dos y en el pre-esen­te. Nos en­con­tra­mos fí­si­ca yy men­tal­men­te en es­ta­do óp­ti­mo, o, en el aho­ra.

Un rit­mo cohe­ren­te ha­ce que los otros sis­te­mas del cuer­po -el ce­re­bro y el sis­te­ma ner­vio­so, los sis­te­mas in­mu­ni­ta­rio y en­do­crino, di­ges­ti­vo y cir­cu­la­to­rio- fun­cio­nen me­jor. La in­cohe­ren­cia car­día­ca de­bi­da a emo­cio­nes ne­ga­ti­vas co­mo el mie­do o la ira tie­ne efec­tos ne­ga­ti­vos en el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio.

Cuan­do co­nec­tás con el co­ra­zón, am­pliás las emo­cio­nes po­si­ti­vas que son el fun­da­men­to del Au­tén­ti­co Po­der. Hay mu­chas for­mas de co­nec­tar con el co­ra­zón y de vi­vir el mo­men­to. Exis­ten tan­tas for­mas de co­nec­tar con el co­ra­zón co­mo per­so­nas hay en el mun­do. Se sa­be que los ani­ma­les y la na­tu­ra­le­za nos abren el co­ra­zón, nos tran­qui­li­zan y re­du­cen la pre­sión ar­te­rial y el es­trés.

Mu­chos ca­mi­nos lle­van al co­ra­zón. A los ni­ños se les sue­le dar bien se­guir lo que les dic­ta el co­ra­zón. Su en­tu­sias­mo y su in­tui­ción los guían has­ta que les di­cen que con­tro­len esos im­pul­sos. Pa­ra co­nec­tar con tu co­ra­zón, pue­de ayu­dar­te vol­ver a co­nec­tar con tu ni­ño in­te­rior. Pen­sá en qué te mo­ti­va­ba y te lle­na­ba de fe­li­ci­dad cuan­do eras chi­qui­to. Vol­ver a co­nec­tar con tu ni­ño in­te­rior no es lo mis­mo que com­por­tar­te co­mo un ni­ño. Es per­mi­tir que tu yo adul­to se de­je guiar por tu ni­ño in­te­rior, por esa voz in­te­rior que te su­su­rra ama­ble­men­te y te in­di­ca la di­rec­ción co­rrec­ta. El co­ra­zón te re­ve­la las coor­de­na­das de tu ver­da­de­ro ca­mino. No vas a per­der­te ni si­quie­ra cuan­do pa­rez­ca que te apar­tas­te del ca­mino tri­lla­do.

Si bien las per­so­nas tie­nen mu­chas for­mas dis­tin­tas de co­nec­tar con el co­ra­zón, el sen­ti­mien­to de co­ne­xión es una ex­pe­rien­cia uni­ver­sal. Tras­cien­de las fron­te­ras na­cio­na­les y unu­ne a las al­mas de to­do el mun­do. El amor te co­nec­ta con las de­más per­so­nas. Tam­bién po­de­mos co­ne­nec­tar con nues­tro co­ra­zón afron­tan­do las di­fi­cul­ta­des. Nues­tra pro­pia mor­ta­li­dad, la pers­pec­ti­va de la muerte, nos ani­ma a es­cu­char al co­ra­zón y a de­jar que su voz in­te­rior nos ha­ble a tra­vés de la­las preo­cu­pa­cio­nes o de los mie­dos.

El po­der del co­ra­zón es el po­der del aho­ra, de ser cons­cien­te ddel mo­men­to. Sé cons­cien­te de la aba­bun­dan­cia de la vi­dai­da en es­te ins­tan­te. Si vi­vís en el pa­sa­do, si te afe­rrás al las­tre de las an­ti­guas de­cep­cio­nes o re­la­cio­nes, te ce­rrás el ac­ce­so a las ri­que­zas del pre­sen­te. Si te preo­cu­pás de­ma­sia­do por el ma­ña­na, no po­dés es­cu­char a tu co­ra­zón hoy. Las res­pues­tas es­tán en tu co­ra­zón. Con­si­de­rá tu vi­da co­mo una se­rie de mo­men­tos pre­sen­tes. Cuan­to más con­si­gas in­ha­lar y ab­sor­ber ple­na­men­te es­te mo­men­to, me­jor vas a po­der es­cu­char la voz de tu co­ra­zón.

Del li­bro “El po­der del co­ra­zón”,

de Baptist de Pa­pe. Urano ( www. edi­cio­ne­su­rano. com. ar).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.