Nar­ci­so, el más be­llo

Mia - - JARDINERÍA -

EDe fá­cil cul­ti­vo, ofre­ce una de las flo­res más per­fu­ma­das. Có­mo cui­dar­lo y cuán­do plan­tar­lo

l gé­ne­ro nar­cis­sus com­pren­de unas cua­ren­ta es­pe­cies. Una plan­ta bul­bo­sa y pe­ren­ne que nos re­ga­la una de las más be­llas flo­ra­cio­nes de la pri­ma­ve­ra. Apre­cia­do tam­bién pa­ra in­te­rio­res, el nar­ci­so tie­ne un fá­cil cul­ti­vo y pre­fie­re el pleno sol o los am­bien­tes ilu­mi­na­dos. To­das las par­tes de la plan­ta son ve­ne­no­sas pe­ro al mis­mo tiem­po, ri­cas en pro­pie­da­des me­di­ci­na­les y de­pu­ra­ti­vas. De ella se ex­trae una esen­cia, cau­ti­va­do­ra por su per­fu­me.

Ori­gi­na­rio de Eu­ro­pa me­ri­dio­nal, Áfri­ca y Ja­pón, és­ta es una plan­ta her­bá­cea, bul­bo­sa, de ho­jas lar­gas y es­tre­chas de co­lor ver­de os­cu­ro. Sus flo­res, blan­cas, ama­ri­llas, com­bi­na­das en ama­ri­llo y blan­co, ro­sas, pue­den ser sim­ples o do­bles, erec­tas o pén­du­las y sa­len en gru­pos o bien son so­li­ta­rias. Su cul­ti­vo es fá­cil aun­que re­quie­re de los cui­da­dos ha­bi­tua­leshhs en to­das las bul­bo­sas. No es ne­ce­sa­rio s sa­car­los de la tie­rra, por lo me­nos du­ran­te va­rios años, y las es­pe­cies más jó­ve­nes pue­den ne­ce­si­tar el tu­to­reo de los ta­llos.

Cien­to vein­te días des­pués de ha­ber si­do plan­ta­do,ppv el nar­ci­so flo­re­ce y lo ha­ce en pri­ma­ve­ra. Es­ta­rá en muy bue­nas con­di­cio­nes du­ran­te unos vein­te días más y lue­go se mar­chi­ta­rá. Por eso hay que plan­tar­lo a prin­ci­pios de oto­ño. Con­vie­ne te­ner en cuen­ta que no se de­be en­te­rrar a más de 2 o 4 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad; los bul­bos se co­lo­can li­ge­ra­men­te obli­cuos pa­ra evi­tar que se hun­dan. A di­fe­ren­cia de los tu­li­pa­nes y ja­cin­tos, el nar­ci­so pue­de de­jar­se en tie­rra; de he­cho, a me­di­da que pa­sen los años, nos da­rá flo­ra­cio­nes mu­cho más lin­das y abun­dan­tes. No te ol­vi­des de apli­car­le un fun­gi­ci­da, an­tes de plan­tar­lo.

El sue­lo ideal pa­ra es­ta plan­ta de­be ser li­ge­ro y con ma­te­ria or­gá­ni­ca (me­jor mo­di­fi­car­lo con un cuar­to de are­na y un cuar­to de tur­ba) y re­cor­dá que el nar­ci­so pre­fie­re es­tar a pleno sol. Si la zo­na que se ha­bi­ta es una re­gión muy ca­lu­ro­sa, con­ven­drá co­lo­car­lo a la som­bra o a la me­dia som­bra.

Con res­pec­to al rie­go, és­te de­be ser cons­tan­te pe­ro nun­ca ex­ce­si­vo y te­né pre­sen­te que no es ne­ce­sa­rio pul­ve­ri­zar sus ho­jas y flo­res. Cuan­do ha­ya ter­mi­na­do la flo­ra­ción, es im­por­tan­te re­gar­lo con un fer­ti­li­zan­te pa­ra plan­tas de flor. Y si que­rés mul­ti­pli­car­lo, lo lo­gra­rás se­pa­ran­do los bul­bos que na­cen al­re­de­dor de la par­te cen­tral del nar­ci­so prin­ci­pal.

Hay que cui­dar­lo de pla­gas y en­fer­me­da­des. Sus enemi­gos fre­cuen­tes son los ne­ma­to­dos (dity­len­chus dip­sa­ci), la mos­ca del nar­ci­so (me­ro­don ecues­tris), el mos­qui­to de los bul­bos, áca­ros (tar­so­ne­mus la­ti­ceps), ga­le­ru­ca de los nar­ci­sos, afi­ci­da, ra­to­nes, ca­ra­co­les y ba­bo­sas, moho gris o bo­tri­tis (botry­tis cy­ne­rea), he­te­ros­po­rio­sis y ro­ya. No son po­cos, es­tán ce­lo­sos de tan­ta be­lle­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.