Ver­da­de­ra se­ñal del éxi­to

Ba­sa­da en co­no­ci­mien­tos de Sri Sri Ra­vi Shan­kar, Fun­da­dor de El Ar­te de Vi­vir

Mia - - POR­TA­DA - Por Bea­triz V. Go­yoa­ga

To­dos bus­ca­mos el éxi­to y el re­co­no­ci­mien­to de una for­ma u otra, sea de los je­fes o de los pa­dres, de los her­ma­nos o ami­gos, a to­dos nos gus­ta ser exi­to-sos en lo que ha­ce­mos y está bien. Te­ner éxi­to ess loa­ble pe­ro de­be­ría­mos de ver qué sig­ni­fi­ca en es-tos tiem­pos mo­der­nos ser exi­to­so.

Mu­chas per­so­nas exi­to­sas son irri­ta­bles y tie­nen n mal hu­mor, ex­plo­tan con fre­cuen­cia, las pa­re­jas se que­jan de ma­los tra­tos in­ne­ce­sa­rios y de te­ner po­co tiem­po con ellos. El 40% de los eu­ro­peoss su­fren de de­pre­sión. Las ten­den­cias sui­ci­das han au­men­ta­do. Al­gu­nos lla­ma­dos exi­to­sos su­fren de pre­sión al­ta, otros de ten­sio­nes, úl­ce­ras o co­lon irri­ta­ble e in­som­nio.

Po­de­mos de­cir que es­to es éxi­to ? En­fer­mos en el cuer­po y en la men­te. ¿Có­mo puede ser es­to éxi­to? ¿Có­mo de­fi­ni­mos el éxi­to?

Mu­chas ve­ces los mé­di­cos dicen: “La ope­ra­ción fue un éxi­to”, pe­ro el pa­cien­te mue­re. En la ca­rre­ra por ob­te­ner éxi­to, arrui­nas tu vi­da: vi­ves sin ener­gía, no tie­nes en­tu­sias­mo y pier­des la confianza.

Mu­chos tra­ba­jan muy du­ro pa­ra ob­te­ner un pues­to me­jor en el tra­ba­jo y cuan­do lo ob­tie­nen te­men per­der­lo. Las per­so­nas te­me­ro­sas cul­pan y du­dan. El pa­rá­me­tro del éxi­to de EL Ar­te de Vi­vir es d i fe ren­te : Una son­ri­sa eter­na es se­ñal de éxi­to; una confianza es­ta­ble e in­mu­ta­ble es una se­ñal de éxi­to. Las per­so­nas que se al­te­ran fá­cil­men­te por pe­que­ñas co­sas… ¿aca­so son exi­to­sas? Una se­ñal de ser exi­to­so es la au­da­cia, ac­tuar sin mie­do.

De al­gu­na for­ma es­ta­mos erran­do. Ne­ce­si­ta­mos re­de­fi­nir nues­tros pa­rá­me­tros so­bre el éxi­to. La mi­tad de la sa­lud la gas­ta­mos crean­do ri­que­za; y lue­go gas­ta­mos la mi­tad de la ri­que­za pa­ra ga­nar nue­va­men­te nues­tra sa­lud. ¡Es­ta no es una ma­ne­ra in­te­li­gen­te de ha­cer di­ne­ro y és­to no nos ha­rá fe­li­ces!

Los así lla­ma­dos “exi­to­sos” se los ve aba­ti­dos, es­te éxi­to no sir­ve. La gen­te tra­ba­ja tan du­ro sin con­si­de­rar su sa­lud o a sus se­res que­ri­dos, su­fren de dia­be­tes, co­les­te­rol, in­som­nio, hi­per­ten­sión, y no pue­den dis­fru­tar de la vi­da.

La fe­li­ci­dad y el éxi­to es­tán re­la­cio­na­dos. Tie­nen que es­tar vin­cu­la­dos. La confianza, la com­pa­sión por los de­más, la con­si­de­ra­ción por el otro y el cui­da­do de su pro­pio cuer­po.

Siem­pre puede ha­ber al­ti­ba­jos. Si una épo­ca es ma­la, avan­za y dé­ja­lo ir... Los re­cuer­dos de épo­cas des­agra­da­bles son obs­tácu­los que no les per­mi­ten vi­vir en el mo­men­to pre­sen­te.

La na­tu­ra­le­za de la men­te es de­jar de la­do las memorias agra­da­bles y afe­rrar­se a lo des­agra­da­ble. He­mos avanzado en tec­no­lo­gía, pe­ro no la usa­mos en nues­tra men­te. La tec­no­lo­gía avan­za ve­loz y nos ac­tua­li­za­mos a tra­vés de in­ter­net pe­ro la men­te la te­ne­mos atas­ca­da.

La tec­no­lo­gía está pa­ra dar­nos con­fort. De igual mo­do, la es­pi­ri­tua­li­dad está pa­ra traer un ab­so­lu­to con­fort a nues­tra al­ma y a nues­tra men­te. Yo lla­mo a la es­pi­ri­tua­li­dad y a la me­di­ta­ción co­mo un AC: ¡Ab­so­lu­to con­fort!

Si no te sien­tes con­for­ta­ble des­de aden­tro, en­ton­ces… ¿có­mo ser exi­to­so en la vi­da si es­tás per­tur­ba­do por den­tro?

Ne­ce­si­ta­mos co­no­cer la reali­dad: “¿Pa­ra qué es­toy aquí? ¿De qué se tra­ta la vi­da?” Si te ha­ces és­tas pre­gun­tas ha­brá una trans­for­ma­ción y al­can­za­rás el ver­da­de­ro éxi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.