Se­guir sien­do mu­jer des­pués de ser ma­má

Mia - - SUMARIO - Por Ta­ma­ra Pal­ma*

Las ma­dres so­mos mu­je­res. Una ob­vie­dad ne­ce­sa­ria de re­cor­dar cuan­do re­fle­xio­na­mos qué sig­ni­fi­ca ser mu­jer y ser ma­dre. Es asom­bro­sa la es­tre­cha re­la­ción que exis­te en­tre es­tos dos con­cep­tos en nues­tras men­tes y có­mo se fu­sio­nan en lo cultural. Por ello, es ne­ce­sa­rio que ha­ga­mos el ejer­ci­cio de pen­sar­lo por se­pa­ra­do y en in­ter­ac­ción.

Una vez que so­mos ma­dres, co­men­za­mos una ru­ti­na que tie­ne su eje de aten­ción en el be­bé, sus cui­da­dos, pre­ser­var su sa­lud, cu­brir sus ne­ce­si­da­des, pen­sar en su edu­ca­ción y con el co­rrer del tiem­po (días, años y has­ta dé­ca­das) nos ol­vi­da­mos de no­so­tras.

To­das en al­gún mo­men­to nos da­mos cuen­ta que so­mos mu­je­res, ade­más de ma­más. Co­mien­za tu re­ve­la­ción de a po­co, sin exi­gen­cia y con con­vic­ción. Te sien­tes irri­ta­ble, con hu­mor r fluc­tuan­te, sin pa­cien­cia, con do­lor de ca­be­za, can­san­cio, des- gano, in­som­nio… To­das es­tas se- ña­les te mues­tran que ne­ce­si­tas s ha­cer un cam­bio, no te ha­gas la a dis­traí­da, apró­pia­te de tu po­ten- cial en es­tos nue­vos ro­les.

Pa­ra que es­to sea po­si­ble, com- par­to con­ti­go al­gu­nas má­xi­mas s que de­bes sa­ber:

*An­tes que na­da, pi­de ayu­da o bus­ca al­gún so­por­te: en tú pa­re-eja, fa­mi­lia­res, ami­gos o per­so­nal con­tra­ta­do. De­pen­dien­do en qué ne­ce­si­tes una guía, o con­ten­ción..

*Com­pren­de y acep­ta que ha­sa cam­bia­do: la ex­pe­rien­cia de la ma­ter­ni­dad nos re­vo­lu­cio­na es pro­ba- ble que lo que an­tes te gus­ta­ba, aho­ra no vi­ce­ver­sa. Exis­te un nue­vo mun­do que des­cu­brir.

*Sé tu pro­pia ver­sión: no te de­jes lle­var por co­men­ta­rios o con­se­jos que no ten­gan que ver con tu esen­cia, es un mo­men­to vul­ne­ra­ble. Es­tar en con­tac­to con tu eje se­rá lo me­jor pa­ra en­fren­tar es­tos mo­men­tos de in­cer­ti­dum­bre y res­ca­tar tu ser mu­jer.

*Des­cu­bre qué te ins­pi­ra: eres una mu­jer re­no­va­da (aun­que sien­tas lo con­tra­rio) ex­plo­ra es­te cam­bio y apro­ve­cha es­te im­pul­so crea­dor, el de dar vi­da.

*El tiem­po y el sen­ti­do son nues­tros nue­vos ejes en la ma­ter­ni­dad. El tiem­po siem­pre es el mis­mo, so­lo hay que ad­mi­nis­trar­lo dis­tin­to y el sen­ti­do es: sen­tir­te me­jor y va­lo­rar­te, por ti y por ellos. *Trans­for­ma tus “pe­ro” pa­ra cui­dar­te y re­nué­va­te: -Quie­res un cor­te o co­lor de pe­lo pe­ro no tie­nes tiem­po ni pa­ra las raí­ces…en­cuen­tra el tiem­po pa­ra ha­cer­lo.

-Quie­res comprarte ro­pa nue­va pe­ro el ta­lle es muy gran­de…op­ta por ac­ce­so­rios y co­mien­za una die­ta, eli­ge ser fe­liz.

-Quie­res vi­vir tu re­la­ción de pa­re­ja pe­ro no tie­nes tiem­po ni ener­gía… prio­ri­za y bus­ca in­ti­mi­dad.

-Pi­de ayu­da, no eres ma­la ma­dre o mu­jer por ello, res­pé­ta­te, date prio­ri­dad aun­que sea un ra­tra­to. Co­néc­ta­te con tu sen­sua­li­dad : *Pin­tar­te los labios, aun­que es­tés en ca­sa y so­la.

*Lu­ce ro­pa in­te­rior que te gus­te, más allá que la va­yas a mos­trar.

*De­pi­la­te, la ma­qui­ni­ta en la du­cha es prác­ti­ca, si no tie­nes tiem­po…

*Es­ti­mu­la­te con lo que te re­sul­te, so­la o acom­pa­ña­da (con pe­lí­cu­las, poe­mas, ve­las, juguetes)

*Bai­la o can­ta una can­ción qque te gus­te por las ma­ña­nas…

¡Aníma­te a ju­gar y a dis­fru­tar, eres una nue­va y her­mo­sa mu­jer, so­lo tie­nes que des­cu­brir­lo!

* pa­ra Soy Mu­jer & Ma­má www. soy­mu­jery­ma­ma. com. ar/ Twit­ter + Ins­ta­gram: @soy­mu­jery­ma­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.