La ar­mo­nía de las plan­tas

Mia - - SUMARIO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

La re­la­ción del hombre con su ho­gar es úni­ca. Cuan­do lle­ga­mos a nues­tra ca­sa y sen­ti­mos sen­sa­ción de bie­nes­tar, es la for­ma que nues­tro re­fu­gio nos da la bien­ve­ni­da. El es­pí­ri­tu ener­gé­ti­co que exis­te en ella, nos ha­bla a tra­vés de las plan­tas, los aro­mas, los co­lo­res, mos­trán­do­nos el am­bien­te ín­ti­mo que he­mos crea­do y nos per­te­ne­ce.

Pa­ra el Feng Shui la uti­li­za­ción de plan­tas nos po­ne en re­la­ción más cer­ca­na a la na­tu­ra­le­za. Son se­res vi­vos, re­la­cio­na­dos con el ele­men­to ma­de­ra y que, ubi­ca­das en los lu­ga­res ade­cua­dos, nos apor­tan cre­ci­mien­to. Las plan­tas se mue­ven, reac­cio­nan de ma­ne­ras di­ver­sas a los tra­tos de los cui­da­do­res y, por su­pues­to, son sen­si­bles al me­dio y a la luz. Lu­te­ro Bur­bank, un es­tu­dio­so y apa­sio­na­do del mun­do de las plan­tas, ase­gu­ra­ba que ellas se sen­tían muy fe­li­ces de ser úti­les. Mu­chas per­so­nas po­seen una co­mu­ni­ca­ción es­pe­cial con ellas y se sien­ten co­rres­pon­di­dos en el amorr que le brin­dan te­nien­do co­mo re­sul­ta­do o plan­tas be­llí­si­mas y sa­nas.

Ca­da plan­ta emi­te una ener­gía es­pe­cial. Al­gu­nas son re­gu­la­do­ras de tóxicos, s, otras ac­ti­van la ener­gía yang y to­dass apor­tan ar­mo­nía. Las me­jo­res áreas pa­ra a co­lo­car­las en el in­te­rior son Nor­te, Noo res­te y Es­te del li­ving o co­me­dor de la ca­sa. Las más re­co­men­da­bles son las que tie­nen ho­jas re­don­das o no po­seen pun­tas.

✔ Los He­le­chos, el Fi­cus y el Fi­lo­den­dro son ex­per­tos en eli­mi­nar los res­tos de for­mal­dehí­do que se en­cuen­tra pre­sen­te en nues­tras ca­sas ya que es un com­po­nen­te de la pin­tu­ra y del ma­te­rial de los mue­bles rea­li­za­dos con aglo­me­ra­dos.

✔ Los Po­tus ayu­dan a lim­piar los res­tos de ben­ceno y por eso son acon­se­ja­bles pa­ra uti­li­zar en la ofi­ci­na.

✔ La Dief­fen­ba­chia es una plan­ta ener­gé­ti­ca­men­te muy fuer­te, por eso, po­pu­lar­men­te se la lla­ma “con­mi­go no van a po­der “. Lo ideal es co­lo­car­la en el Nor­te del li­ving pa­ra ayu­dar a su­pe­rar obs­tácu­los.

✔ La Spa­ti­fi­lium es una her­mo­sa plan­ta que tie­ne la vir­tud de flo­re­cer en in­te­rior, ac­ti­van­do el Chi del am­bien­te.

✔ El Pa­lo de Agua es muy fuer­te, ya que pue­de so­bre­vi­vir al frio o ca­lor sin pro­ble­mas. En ofi­ci­nas o lu­ga­res don­de ha­ya ai­re acon­di­cio­na­do o ca­lor por lo­sa ra­dian­te, va ex­ce­len­te.

✔ La Pe­pe­ro­mia es una plan­ta muy car­no­sa y muy acon­se­ja­ble ener­gé­ti­ca­men­te pa­ra el no­res­te, área de di­ne­ro.

✔ Se de­ben evi­tar los cac­tus con es­pi­nas. To­do lo que ten­ga es­pi­nas o pun­tas, co­mo las pal­me­ras y los bon­sái, no son re­co­men­da­bles.

✔ Las plan­tas su­cu­len­tas po­seen pro­pie­da­des an­ti-ra­dia­ción.

✔ En los lu­ga­res os­cu­ros o con po­ca ven­ti­la­ción, las plan­tas en agua son una bue­na op­ción.

✔ Las ca­ñas de bam­bú en agua en­tre la pi­le­ta y la co­ci­na ayu­dan a la ar­mo­mo­nía en la pa­re­ja y la pro­duc­ti­vi­dad. En los ba­ños, en el cen­tro de la ca­sa, ayu­dan a cu­rar las pér­di­das.

✔ La ru­da no pue­de fal­tar en bal­co­ne­nes o ac­ce­so de la ca­sa. Los chi­nos tam­bién le ad­ju­di­ca­ron ca­rac­te­rís­ti­ca be­né­fi­cas. Cuan­do las co­sas no mar­chan bien, lo­gra trans­mu­tar las ener­gías ne­ga­ti­vas en po­si­ti­vas de la ca­sa, las per­so­nas cer­ca­nas o nues- tra­tra pro­pia men­te. Los cel­tas la usa­ban tan­toa pa­ra pro­te­ger­se co­mo pa­ra de­fen­der­se ya que ab­sor­be ener­gías ne­ga­ti­vas.

✔ Las flo­res ac­ti­van el Chi ex­te­rior y mu­chas atraen a los pá­ja­ros, es­pe­cí­fi­ca­men­te, la sal­via Ia los co­li­bríes que son de muy buen au­gu­rio.

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.