Pen­sar de otra ma­ne­ra

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - Por Agos­ti­na Fa­sa­ne­lla*

Es una creen­cia ex­ten­di­da que las per­so­nas crea­ti­vas son "es­pe­cia­les" y na­cie­ron "con ese don". Pe­ro des­de ha­ce al­gu­nos años, ex­per­tos en neu­ro­cien­cia y coach on­to­ló­gi­cos co­men­za­ron a dar­se cuen­ta de que es po­si­ble ejer­ci­tar el ce­re­bro pa­ra que ayu­de a una per­so­na a desa­rro­llar ideas in­no­va­do­ras. Así sur­gió el lla­ma­do "pen­sa­mien­to la­te­ral", una se­rie de téc­ni­cas que, una vez apren­di­das, per­mi­ten es­ca­par de la ru­ti­na ge­ne­ra­do­ra de ideas or­di­na­rias pa­ra dar pa­so a nue­vas y fres­cas re­fle­xio­nes.

Ha­bi­tual­men­te, nues­tro ce­re­bro tra­ba­ja uti­li­zan­do las co­ne­xio­nes ce­re­bra­les más fuertes, esas que nos han da­do re­sul­ta­dos exi­to­sos en el pa­sa­do. De es­ta ma­ne­ra, su­ce­den dos co­sas im­por­tan­tes: la pri­me­ra es que uti­li­za­mos re­so­lu­cio­nes que ya han si­do exi­to­sas, lo que nos ase­gu­ra el lo­gro de los re­sul­ta­dos que has­ta el mo­men­to con­se­guía­mos, es de­cir, or­di­na­rios, no por su ca­li­dad, sino por su co­ti­dia­nei­dad. El se­gun­do be­ne­fi­cio es el aho­rro de ener­gía: el ce­re­bro tra­ba­ja me­nos y nos deja ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da pa­ra el mul­ti­tas­king, lo que sig­ni­fi­ca que nos per­mi­te ha­cer otras ta­reas al mis­mo tiem­po de­bi­do a que, de al­gu­na ma­ne­ra, ac­tua­mos de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca.

El pro­ble­ma apa­re­ce cuan­do lo que que­re­mos lo­grar es ex­tra­or­di­na­rio, ya sea por lo no­ve­do­so o su­pe­ra­dor. En esos ca­sos, las co­ne­xio­nes fuertes no nos sir­ven por­que so­la­men­te nos lle­va­rán a lo­grar lo de siem­pre, por lo que de­be­mos apren­der a pen­sar de for­ma di­fe­ren­te pa­ra ge­ne­rar nue­vas unio­nes ce­re­bra­les.

"Nues­tro ce­re­bro es­tá muy acos­tum­bra­do a mi­rar las co­sas siem­pre de la mis­ma ma­ne­ra (fi­ja­ción fun­cio­nal y pen­sa­mien­to con­ver­gen­te); la crea­ti­vi­dad a ve­ces con­sis­te en rom­per es­ta mi­ra­da uní­vo­ca y po­der ver el mun­do des­de otro la­do. De es­ta ma­ne­ra sur­gen so­lu­cio­nes di­fe­ren­tes, y a ve­ces me­jo­res, pa­ra los mis­mos pro­ble­mas. Es­to pue­de ser in­tui­ti­vo, pe­ro tam­bién es po­si­ble en­tre­nar­lo; en to­do ca­so, re­quie­re tiem­po y pa­cien­cia, ru­miar so­bre el pro­ble­ma el tiem­po su­fi­cien­te co­mo pa­ra per­mi­tir que apa­rez­ca la ilu­mi­na­ción", de­fi­ne el doc­tor Die­go Go­lom­bek, bió­lo­go in­ves­ti­ga­dor del Co­ni­cet.

*Coach On­to­ló­gi­co y di­rec­to­ra de Li­de­rar­te Con­sul­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.