Me­nos te­rror a LOS EXÁ­ME­NES

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

Sen­tir­se un po­co ner­vio­so o an­sio­so an­tes de un exa­men es nor­mal y es­pe­ra­ble, si es­te sín­to­ma es le­ve, nos ayu­da­rá a mo­ti­var­nos y a dar lo me­jor de no­so­tros. Pe­ro si los ni­ve­les son al­tos y se adi­cio­na mu­cha an­gus­tia, que­jas so­má­ti­cas del ti­po ce­fa­leas, pro­ble­mas gas­tro­in­tes­ti­na­les, ta­qui­car­dia o sen­sa­ción de aho­go, es al­ta­men­te pro­ba­ble que im­pac­te en el ren­di­mien­to. Es co­mún es­cu­char: “Es­tu­dié un mon­tón y me que­dé en blan­co”.

La an­sie­dad in­ten­sa es una reac­ción de ti­po emo­cio­nal de ca­rác­ter ne­ga­ti­vo, que se ma­ni­fies­ta co­mo un mie­do per­sis­ten­te fren­te a la ex­pec­ta­ti­va o la pre­sen­cia, en es­te ca­so, de un exa­men. Es­ta si­tua­ción de eva­lua­ción pue­de sen­tir­se du­ran­te exá­me­nes es­cri­tos, ora­les, tra­ba­jos, in­for­mes, par­ti­ci­pa­cio­nes en cla­se o una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo. El ni­vel de an­sie­dad in­ter­fie­re en la ca­pa­ci­dad de ra­zo­na­mien­to, de con­cen­tra­ción y memoria, mien­tras que el es­trés in­hi­be la ca­pa­ci­dad de ab­sor­ber, re­te­ner y re­cu­pe­rar in­for­ma­ción.

De aquí de­vie­ne la im­por­tan­cia de bus­car he­rra­mien­tas que po­si­bi­li­ten so­bre­lle­var me­jor es­te ti­po de si­tua­cio­nes. Fren­te a una si­tua­ción de exa­men hay dos ti­pos de an­sie­dad: la an­ti­ci­pa­to­ria que se pre­sen­ta an­tes del exa­men, por ejem­plo, cuan­do se co­mien­za a es­tu­diar y se pien­sa: “es­ta ma­te­ria no la aprue­bo más” y la si­tua­cio­nal ,que se pre­sen­ta en el exa­men mis­mo, por ejem­plo, al leer el cues­tio­na­rio y los pri­me­ros pen­sa­mien­tos son “no en­tien­do na­da”, “no sé na­da”.

En al­gu­nos alum­nos, la an­sie­dad in­ten­sa pue­de apa­re­cer por ma­los há­bi­tos de estudio, es de­cir, no es­tu­diar con la an­ti­ci­pa­ción que la ma­te­ria y el con­te­ni­do re­quie­ren. En otros, la pre­pa­ra­ción ha si­do la ade­cua­da, pe­ro tie­nen in­ter­na­men­te un bom­bar­deo de pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos que no los deja con­cen­trar­se en lo que tie­nen que ha­cer. Fi­nal­men­te, al­gu­nas per­so­nas se “blo­quean”, no pue­den ni de­cir ni es­cri­bir na­da de lo que se les pi­de y to­do es­to au­men­ta, si la per­so­na tie­ne un per­fil de per­so­na­li­dad per­fec­cio­nis­ta. ¿Qué po­de­mos ha­cer pa­ra ma­ne­jar la an­sie­dad fren­te a los exá­me­nes? Es muy im­por­tan­te pre­pa­rar los exá­me­nes con an­ti­ci­pa­ción. Em­pe­zar el día an­te­rior e ir al exa­men ca­si sin dor­mir in­cre­men­ta­rá la an­sie­dad.

Es muy co­mún en es­tas si­tua­cio­nes te­ner pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos. Es im­por­tan­te que se pue­dan cam­biar por pen­sa­mien­tos que ayu­den a so­bre­lle­var la si­tua­ción: “Si no me va bien, ten­dré otras opor­tu­ni­da­des”

Te­ner in­cor­po­ra­das téc­ni­cas de re­la­ja­ción ayu­da a po­der­las usar en es­tos mo­men­tos.

Dor­mir bien y no cam­biar los há­bi­tos ali­men­ti­cios, pa­ra evi­tar que au­men­te la an­sie­dad.

El día del exa­men es im­por­tan­te que se lle­gue con tiem­po y no co­rrien­do a úl­ti­mo mo­men­to a la ins­ti­tu­ción. Se acon­se­ja em­pe­zar con la par­te del exa­men que re­sul­te más fá­cil. Sa­ber ad­mi­nis­trar el tiem­po pa­ra lle­gar a con­tes­tar o re­sol­ver lo má­xi­mo po­si­ble.

Gra­ti­fi­car­se con al­go que nos gus­te des­pués de un exa­men.

*Psi­có­lo­ga Clí­ni­ca, es­pe­cia­lis­ta en Fa­mi­lia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.