La vuel­ta del co­bre en la de­co

Sú­per de on­da en los '60 y '70, es­te ma­te­rial y sus co­lo­res ca­ye­ron en una es­pe­cie de des­apro­ba­ción y re­cha­zo. Pe­ro aho­ra, de la mano de di­se­ña­do­res a los que con­quis­tó por sus to­na­li­da­des cam­bian­tes, re­gre­só des­de la va­ji­lla al pa­pel de pa­red

Mia - - SUMARIO - Por Uta Aben­droth (dpa)

El co­bre es un me­tal re­la­ti­va­men­te blan­do y fá­cil de mol­dear. Ade­más, es re­sis­ten­te. Son pro­pie­da­des que ha­cen que es­te me­tal pe­sa­do sea in­tere­san­te pa­ra los di­se­ña­do­res. Por cuan­to es fá­cil de tra­ba­jar, ya era uti­li­za­do por las cul­tu­ras co­no­ci­das más an­ti­guas, ha­ce unos 10.000 años. Por ejem­plo, los pri­me­ros es­pe­jos se fa­bri­ca­ban con es­te me­tal y, en la al­qui­mia, el sím­bo­lo del co­bre es el de Ve­nus: un es­pe­jo es­ti­li­za­do, que sim­bo­li­za tan­to a la dio­sa co­mo al pla­ne­ta.

En es­tas raí­ces ar­cai­cas se ba­sa el ob­je­to Iri­des­cent Cop­per, del dúo ale­mán de di­se­ña­do­res Be­sau-Mar­gue­rre, pa­ra la Stil­werk Li­mi­ted Edi­tion De­sign Ga­llery. Con su es­pe­jo, los crea­do­res ex­plo­ran las po­si­bi­li­da­des de los pro­ce­sos na­tu­ra­les de de­co­lo­ra­ción del co­bre.

La reac­ción fí­si­ca del ma­te­rial al ca- lor y a ga­ses oxi­dan­tes co­mo el oxí­geno ge­ne­ra de­co­lo­ra­cio­nes iri­sa­das. De­pen­dien­do del ni­vel de tem­pe­ra­tu­ra y su du­ra­ción, así co­mo de la can­ti­dad de ai­re, sur­gen di­fe­ren­tes co­lo­res, des­de el ama­ri­llo has­ta el azul pa­san­do por el ro­sa fuc­sia. Iri­des­cent es a la vez es­pe­jo y mue­ble de pa­red: la for­ma cir­cu­lar se rom­pe en la par­te in­fe­rior cuan­do se plie­ga rec­tan­gu­lar­men­te una par­te de la su­per­fi­cie.

Mar­cel Be­sau y Eva Mar­gue­rre tam­bién ex­pe­ri­men­ta­ron con co­bre pa­ra la mar­ca ale­ma­na e15, de Fránc­fort. La lám­pa­ra North, que se pue­de co­lo­car en el sue­lo o en la me­sa, ema­na una luz am­bien­tal que le da un as­pec­to es­cul­tu­ral y sen­ci­llo. Re­du­ci­da a un cuer­po cir­cu­lar, North in­di­ca las fa­ses lu­na­res al cam­biar la lám­pa­ra su as­pec­to en fun­ción de la pers­pec­ti­va de quien la ob­ser­va.

El co­bre es es­pe­cial­men­te ideal

pa­ra lám­pa­ras por­que el me­tal blan­co mul­ti­pli­ca la irra­dia­ción de la fuen­te de luz. Un ejem­plo son los Cop­per Lights, desa­rro­lla­dos por el di­se­ña­dor ho­lan­dés Da­vid Derk­sen y fa­bri­ca­dos por Vij5. El delgado co­bre de ho­ja­la­ta se do­bla de tal for­ma que el en­torno se re­fle­ja en las tres pan­ta­llas de la lám­pa­ra, for­ma­das de di­fe­ren­tes ma­ne­ras.

Las di­se­ña­do­ras da­ne­sas, Han­ne Dals­gaard y Ch­ris­ti­na Hals­kov, han lle­va­do el co­bre a la me­sa. Las dos tra­ba­jan pa­ra la em­pre­sa da­ne­sa Stelton, que fa­bri­ca ob­je­tos pa­ra el ho­gar y va­ji­llas, la ta­ble­ta y el va­so Tan­gler y el can­de­la­bro Re­flec­tion, to­do he­cho del me­tal ro­ji­zo bri­llan­te.

"Des­de ha­ce mu­chos años, los di­se­ña­do­res tie­nen una cla­ra pre­fe­ren­cia por el ace­ro inoxi­da­ble y el alu­mi­nio. El co­bre y el la­tón eran con­si­de­ra­dos co­mo un po­co an­ti­cua­dos", di­ce Ch­ris­ti­na Hals­kov. "Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años ha ha­bi­do un cam­bio po­si­ti­vo, y el co­bre es­tá vi­vien­do un re­na­ci­mien­to. Pro­ba­ble­men­te, se tra­ta de un efec­to de la ten­den­cia re­tro, que ha lle­va­do a la gen­te a vol­ver a cen­trar su in­te­rés en ma­te­ria­les cá­li­dos".

En el ám­bi­to de los mue­bles, la Cop­per Bell Table, di­se­ña­da por Sebastian Herkner pa­ra Clas­siCon, ha sen­ta­do un pre­ce­den­te. Herkner ha pues­to pa­tas arri­ba el ha­bi­tual tra­ta­mien­to de los ma­te­ria­les: la pa­ta de la me­sa, he­cha de un cris­tal transparente co­lo­rea­do, sos­tie­ne un cuer­po de me­tal y ayu­da a que es­te ma­te­rial, de por sí pe­sa­do, ad­quie­ra una le­ve­dad flo­tan­te. Ca­da me­sa es­tá he­cha a mano, por lo que tie­ne co­mo ca­rac­te­rís­ti­ca tí­pi­ca pe­que­ñas bur­bu­ji­tas o irre­gu­la­ri­da­des.

Un as­pec­to igual­men­te irre­gu­lar y ori­gi­nal tie­ne la te­la Ci­ne­ma, de Nya Nor­dis­ka. El te­ji­do, sua­ve y vo­lu­mi­no­so, re­ves­ti­do en un la­do de una fi­ní­si­ma lá­mi­na de me­tal, per­mi­te ver ba­jo la lá­mi­na su grue­sa es­truc­tu­ra la­no­sa y re­cuer­da a un me­tal re­pu­ja­do. Na­ce así una te­la de­co­ra­ti­va, que por un la­do es agra­da­ble­men­te cá­li­da y, por el otro, fría co­mo el me­tal.

Tam­bién pa­ra la pa­red exis­te el look co­bri­zo ade­cua­do: ins­pi­ra­da por los vi­ti­cul­to­res fran­ce­ses, que ca­li­fi­can sus pro­duc­tos de ma­yor ca­li­dad co­mo Cu­vée Pres­ti­ge, una fá­bri­ca ale­ma­na de pa­pel pin­ta­do, con se­de en Magdeburgo, ha pre­sen­ta­do una co­lec­ción del mis­mo nom­bre. El jue­go de su­per­fi­cies es­tam­pa­das co­mo re­lie­ves, del tí­pi­co co­lor ro­ji­zo del co­bre, atrae las mi­ra­das.

"El tono cá­li­do del co­bre no es un nue­vo co­lor de

mo­da, pe­ro si­gue es­tan­do muy pre­sen­te", di­ce Die­ter Lan­ger, di­rec­tor crea­ti­vo de la fá­bri­ca de pa­pel pin­ta­do. Los ac­ce­so­rios pa­ra in­te­rio­res y ele­men­tos de­co­ra­ti­vos en to­das las va­rian­tes, la mo­da y los pro­duc­tos de be­lle­za en el cá­li­do tono del co­bre es­tán go­zan­do de una gran po­pu­la­ri­dad. "Al fin y al ca­bo, el co­bre es­tá aso­cia­do sim­bó­li­ca­men­te con Ve­nus y, co­mo se sa­be, ella es si­nó­ni­mo de be­lle­za, crea­ti­vi­dad y ale­gría de vi­vir".

Va­so Tan­gler y can­de­la­bro Re­flec­tion

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.