Ca­cho­rros que lloran

Có­mo tran­qui­li­zar al ca­cho­rro que duer­me por pri­me­ra vez en ca­sa

Mia - - SUMARIO -

To­dod ell mun­dod quie­rei que su pe­rro duer­ma so­lo en su ca­mi­ta y sa­be­mos que el error más gran­de que po­de­mos co­me­ter es per­mi­tir­le que se que­de en nues­tra habitación. La teo­ría es bo­ni­ta pe­ro cuan­do el pe­rri­to se pa­sa to­da la no­che llo­ran­do y au­llan­do... ¡Que se la cuen­ten a la due­ña! Son las 3 de la ma­ña­na y a las 7 hay que ir a tra­ba­jar ...y el pe­rro si­gue llo­ran­do. Al­gu­nas se rin­den la pri­me­ra no­che; otras aprie­tan los dien­tes pe­ro al fi­nal, se aca­ban rin­dien­do a la se­gun­da o ter­ce­ra no­che. Es que un ca­cho­rro pue­de llo­rar has­ta sie­te no­ches se­gui­das. La ra­zón es que ne­ce­si­ta sie­te días y no­ches pa­ra adap­tar­se a su nue­vo en­torno, y las pri­me­ras sue­len ser las peo­res.

Su­pon­ga­mos que he­mos ce­di­do y el ca­cho­rro duer­me con no­so­tros: la­men­ta­ble­men­te eso no nos ase­gu­ra­rá la paz ya que te­ner­lo en la habitación no sig­ni­fi­ca que va­ya a dor­mir. Po­si­ble­men­te, los au­lli­dos pa­ren pe­ro se­gui­rá des­per­tán­do­se tres o cua­tro ve­ces por no­che por­que quie­re ju­gar o por­que se abu­rre. Y cuan­do de­ci­das que ya es su­fi­cien­te, tu mas­co­ti­ta ya co­no­ce la lla­ve que abre tu habitación: llan­tos y au­lli­dos.

No es que se com­por­te así por­que quie­ra fas­ti­diar o por­que es­té mal­cria­do, sino por­que lo han se­pa­ra­do de su ma­má y sus her­ma­nos y es­tá en un si­tio desconocido. Se an­gus­tia y lo ma­ni­fies­ta so­bre to­do por lla no­cheh por­que es cuan­do­do que­da so­lo con sus mie­dos.

¿Qué po­de­mos ha­cer pa­ra que se sien­ta más a gus­to?

– Traer­lo a ca­sa por la ma­ña­na pa­ra que ten­ga to­do el día pa­ra ex­plo­rar su nue­vo ho­gar y se fa­mi­lia­ri­ce con él an­tes de que lle­gue la no­che.

– De­jar que ex­plo­re to­do lo que quie­ra.

– Po­ner­le en la ca­ma una man­ti­ta con el olor de su ma­dre.

– Po­ner cer­ca de la ca­ma un re­loj en­vuel­to en una toa­lla. El tic-tac le re­cor­da­rá el la­ti­do del co­ra­zón de su ma­má.

– En­vol­ver en una toa­lla una bo­te­lla de agua ti­bia y po­nér­se­la en la ca­ma pa­ra que se acu­rru­que con­tra ella co­mo lo ha­cía con su ma­dre.

– Ir se­pa­ran­do, pau­la­ti­na­men­te, la zo­na en la que duer­me el ca­cho­rro de nues­tra habitación, en un par de se­ma­nas.

Pe­ro lo que me­jor fun­cio­na se ba­sa en lo que ha­ce la ma­dre pa­ra tran­qui­li­zar a sus crías: las pe­rras pro­du­cen un cierto ti­po de fe­ro­mo­na du­ran­te el pe­río­do de lac­tan­cia que tran­qui­li­za y cal­ma a los ca­cho­rros. Exis­ten pro­duc­tos en el mer­ca­do que son una ver­sión sin­té­ti­ca de es­ta fe­ro­mo­na. Cuan­do se usan es­tos pro­duc­tos, los ca­cho­rros se adap­tan en dos a tres no­ches co­mo má­xi­mo a su nue­va ca­sa. La fe­ro­mo­na es com­ple­ta­men­te be­nig­na pa­ra el ani­mal y su en­torno. No es tó­xi­ca ni tie­ne efec­tos se­cun­da­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.