Ar­má tu agen­da lu­nar 2015

Es­te año, Xi­me­na pu­bli­có su pri­mer li­bro: Lu­ná­ti­cas, la vuel­ta al mun­do en 28 días, en el que vol­có to­do su apren­di­za­je so­bre ci­clos fe­mi­ni­nos y fa­ses lu­na­res, apo­ya­da en su sa­ber co­mo psi­có­lo­ga. Por eso, le pe­di­mos que nos en­se­ña­ra có­mo apro­ve­char a es­te

Mia - - SUMARIO - Por Xi­me­na Ia­nan­tuo­ni

Año nue­vo vi­da nue­va” di­ce el di­cho y es cierto: siem­pre los co­mien­zos de año se pre­sen­tan co­mo opor­tu­ni­da­des pa­ra vol­ver a em­pe­zar o por lo me­nos pa­ra in­cor­po­rar nue­vos re­cur­sos a nues­tras vi­das, há­bi­tos, ac­ti­vi­da­des y ru­ti­nas que nos en­ri­quez­can y nos ayu­den a es­tar me­jor.

La Lu­na, sa­té­li­te fiel de la tie­rra, ofre­ce a las mu­je­res su ener­gía má­gi­ca pa­ra en­ri­que­cer­nos con ella.

Aprendé a usar­la

Es­tar aten­tas a las fa­ses de la Lu­na y su in­fluen­cia en nues­tro ser fe­me­nino es un po­de­ro­so re­cur­so de au­to­co­no­ci­mien­to. En­ten­der có­mo in­flu­yen los ci­clos lu­na­res en las mu­je­res da la po­si­bi­li­dad de lo­grar una sin­to­nía fí­si­ca, emo­cio­nal y es­pi­ri­tual con nos­no­so­tras mis­mas que nos ayu­da a tran­si­tar la vi­da ca­da vez con más ar­mo­nía.nía.

¿Qué ppo­de­res tie­ne?

Des­de siem­pre, los se­res hu­ma­nos se vie­ron atraí­do­sa y lla­ma­dos por la Lu­na, por su for­ma,fo su ta­ma­ño y su bri­llo. Mu­je­res­je­res y hhom­bres, gran­des y chi­cos, ar­tis­tas,tas, poe­poe­tas, fi­ló­so­fos, cien­tí­fi­cos, to­dos so­mos ded al­gu­na u otra for­ma con­quis­ta­dos­ta­dos por­po ella. Su im­po­nen­te pre­sen­cia en el cie­lo­cie y su ci­clo re­gu­lar la hi­cie­ron una in­fluin­fluen­cia di­rec­ta en la cul­tu­ra des­de la an­ti­güe­dad, en el len­gua­je, el ca­len­da­rio, la mi­to­lo­gía, el ar­te (de Lu­ná­ti­cas: la vuel­ta al mun­do en 28 días, Edi­to­rial Gri­jal­bo, 2014).

Es el úni­co sa­té­li­te na­tu­ral de la Tie­rra: mien­tras la Tie­rra da una vuel­ta al­re­de­dor del Sol, la Lu­na lo ha­ce 13 ve­ces al­re­de­dor de la Tie­rra. Los pri­me­ros ca­len­da­rios de los que se tie­nen re­gis­tro en nues­tra ci­vi­li­za­ción son lu­na­res, a di­fe­ren­cia de los so­la­res, que son los que uti­li­za­mos los oc­ci­den­ta­les. Ca­da mes lu­nar co­rres­pon­de a 28,53 días so­la­res.

La Lu­na com­ple­ta una vuel­ta al­re­de­dor de la Tie­rra apro­xi­ma­da­men­te en unos 28 días. En su gi­ro, mues­tra di­fe­ren­tes as­pec­tos se­gún sea su po­si­ción con res­pec­to al Sol. Cuan­do es­tá en­tre la Tie­rra y el Sol, tie­ne orien­ta­da ha­cia la Tie­rra su ca­ra no ilu­mi­na­da y es lo que lla­ma­mos Lu­na Nue­va. Una se­ma­na más tar­de, da un cuar­to de vuel­ta mos­tran­do me­dia ca­ra ilu­mi­na­da: el Cuar­to Cre­cien­te. Una se­ma­na más y que­da ali­nea­da con el Sol y la Tie­rra y ve­mos to­da la ca­ra ilu­mi­na­da: Lle­na. Una se­ma­na más tar­de se pro­du­ce el Cuar­to Men­guan­te, cuan­do de­cre­ce. Pa­sa­das unas cua­tro se­ma­nas, es­ta­mos otra vez en Novilunio.

El mes lu­nar ha si­do usa­do pa­ra cal­cu­lar re­gu­la­ri­da­des en la na­tu­ra­le­za co­mo los ci­clos se­xua­les fe­me­ni­nos, los mo­vi­mien­tos de las ma­reas, las fa­ses de la fer­ti­li­dad de la tie­rra, etc. La ob­ser­va­ción em­pí­ri­ca y al­gu­nos da­tos cien­tí­fi­cos dan cuen­ta de que los ci­clos bio­ló­gi­cos, las emo­cio­nes y los sue­ños es­tán in­flui­dos

por la Lu­na: su in­ter­ac­ción con las ma­reas y el cam­po elec­tro­mag­né­ti­co de nues­tro or­ga­nis­mo, de­ter­mi­na los pro­ce­sos fi­sio­ló­gi­cos.

Las mu­je­res, co­mo la Lu­na, tran­si­ta­mos mes a mes fa­ses cre­cien­tes, lle­nas, men­guan­tes, nue­vas. El ci­clo mens­trual alum­bra nues­tra na­tu­ra­le­za cí­cli­ca y ca­da una de sus eta­pas nos de­ter­mi­na con su ener­gía par­ti­cu­lar y su tono emo­cio­nal pro­pio. Lo que nos de­ses­pe­ra du­ran­te el caótico pe­río­do pre­mens­trual, pue­de has­ta cau­sar­nos gra­cia en la li­via­na fa­se que si­gue al san­gra­do. Co­no­cer es­tos pro­ce­sos nos per­mi­te apren­der de la sa­bi­du­ría de nues­tros cuer­pos, en­ten­der­nos más y vi­vir me­jor” (de Lu­ná­ti­cas: la vuel­ta al mun­do en 28 días, Edi­to­rial Gri­jal­bo, 2014).

Se­gún qué eta­pa del ci­clo lu­nar fe­me­nino es­te­mos tran­si­tan­do, nos va­mos a sen­tir más can­sa­das o más ac­ti­vas, más dis­pues­tas a so­cia­bi­li­zar o con ma­yor ne­ce­si­dad de es­tar so­las, con más ape­ti­to se­xual o me­nos co­nec­ta­das con el de­seo, más sus­cep­ti­bles, vul­ne­ra­bles, irri­ta­bles, lo­cas o con ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de pen­sar ob­je­ti­va­men­te, sin tan­ta car­ga emo­cio­nal, ha­cien­do más uso de nues­tras ca­pa­ci­da­des ra­cio­na­les o más vol­ca­das a nues­tra na­tu­ra­le­za ins­tin­ti­va, sen­si­ble, más prác­ti­cas y ob­ser­va­do­ras o más in­tui­ti­vas y vi­sio­na­rias.

To­das es­tas ca­pa­ci­da­des es­tán en no­so­tras, son nues­tra pa­le­ta esen­cial, nues­tros atri­bu­tos bá­si­cos. De­pen­de­rá mu­cho de en qué mo­men­to del ci­clo lu­nar es­te­mos, el uso que po­da­mos ha­cer de nues­tros re­cur­sos.

Las fa­ses

Hay ener­gías es­pe­cí­fi­cas que se ven po­ten­cia­das en ca­da fa­se lu­nar, a par­tir de ellas pre­do­mi­nan y se lu­cen al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas más que otras:

Cre­cien­te: aper­tu­ra, in­ge­nui­dad, li­vian­dad, ac­ti­vi­dad, cu­rio­si­dad, aven­tu­ra, inocen­cia, di­ver­sión, in­di­vi­dua­li­dad, jue­go.

Lle­na: sen­sua­li­dad, bri­llo, atrac­ción, be­lle­za, dis­fru­te, amo­ro­si­dad, re­cep­ti­vi-

dad, em­pa­tía, cui­da­do, fer­ti­li­dad, com­pa­ñe­ris­mo.

Men­guan­te: in­tui­ción, vul­ne­ra­bi­li­dad, sen­si­bi­li­dad, irri­ta­bi­li­dad, crea­ti­vi­dad, per­cep­ción, vi­sión am­plia­da, de­cai­mien­to, in­to­le­ran­cia.

Nue­va: sa­bi­du­ría, in­tros­pec­ción, de­cai­mien­to, can­san­cio, pro­fun­di­dad, so­le­dad, con­cien­cia am­plia­da, re­co­gi­mien­to, pa­cien­cia, es­pi­ri­tua­li­dad.

Apren­dien­do a de­tec­tar en qué fa­se lu­nar de nues­tro ci­clo fe­me­nino es­ta­mos, po­dre­mos sa­ber con qué ener­gías y ha­bi­li­da­des con­ta­mos, así co­mo cuá­les se­rán nues­tras li­mi­ta­cio­nes pa­ra esos días. Es fá­cil dar­se cuen­ta si es­ta­mos aten­tas a nues­tro cuer­po.

La eta­pa del san­gra­do se co­rres­pon­de con la Lu­na Nue­va. Es ese mo­men­to del mes, ne­ce­si­ta­mos pa­rar un po­co, des­can­sar, me­ter­nos pa­ra aden­tro, es­tar con no­so­tras mis­mas, co­nec­tar con la mu­jer sa­bia que lle­va­mos den­tro.

La eta­pa de la ovu­la­ción se co­rres­pon­de con la Lu­na Lle­na. El mo­men­to del ci­clo en el que es­ta­mos fér­ti­les, bri­llan­tes co­mo la lu­na, atrac­ti­vas, lis­tas pa­ra fe­cun­dar, lu­mi­no­sas.

En­tre el san­gra­do y la ovu­la­ción, tran­si­ta­mos la fa­se de la Lu­na Cre­cien­te, el pe­río­do preovu­la­to­rio, una eta­pa de li­vian­dad fí­si­ca, de bie­nes­tar con no­so­tras mis­mas, de cu­rio­si­dad y con­tac­to con el mun­do que nos ro­dea.

En­tre la ovu­la­ción y el san­gra­do, tran­si­ta­mos la fa­se de la Lu­na Men­guan­te que se co­rres­pon­de con el fa­mo­so pe­río­do pre­mens­trual, es un tiem­po de hi­per sen­si­bi­li­dad, que nos po­ne sus­cep­ti­bles, irri­ta­bles, con ten­den­cia al enojo, pe­ro si nos observamos, ve­re­mos que tam­bién es un mo­men­to muy crea­ti­vo de la mu­jer, en el que se po­ten­cia la in­tui­ción.

Ha­cer uso de es­ta co­rres­pon­den­cia en­tre las fa­ses de la lu­na y el ci­clo fe­me­nino re­quie­re que pres­te­mos es­pe­cial aten­ción a nues­tro ser com­ple­to, a la con­jun­ción de cuer­po y alma. Nos pro­po­ne es­tar aten­tas a no­so­tras mis­mas en esa unión en­tre lo fí­si­co y lo es­pi­ri­tual, com­pren­der que es­tar bien con nues­tro as­pec­to ex­terno de­pen­de mu­cho de la sa­tis­fac­ción per­so­nal a la que po­da­mos ac­ce­der. Ir más allá de si es­ta­mos gor­das o fla­cas, si te­ne­mos las raí­ces del pe­lo cre­ci­das o las uñas sin pin­tar, ver­nos co­mo un to­do más tras­cen­den­te. Apren­der a te­ner con no­so­tras mis­mas un cui­da­do más pro­fun­do y ver­da­de­ro, co­no­cién­do­nos en nues­tros vai­ve­nes y ne­ce­si­da­des emo­cio­na­les y afec­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.