El Sí fá­cil y el No di­fí­cil

Mia - - SUMARIO - Por el lic. Die­go Lo Des­tro*

Al­ber­to es ge­ren­te de Re­la­cio­nes Hu­ma­nas de una em­pre­sa la­ti­noa­me­ri­ca­na, es una per­so­na que se ve con mu­cho com­pro­mi­so, ama­ble, agra­da­ble y a la que le gus­ta ser afa­ble en su re­la­ción con otros. Su gran es­cri­to­rio y su im­po­nen­te si­llón con­tras­tan con su no­ta­ble sim­pa­tía y se­re­ni­dad. En una de las ul­ti­mas con­ver­sa­cio­nes que tu­vi­mos, Al­ber­to me di­jo una fra­se que me re­sul­tó im­pac­tan­te, no por lo que di­jo sino por su ex­pre­sión tris­te y su mi­ra­da per­di­da cuan­do lo de­cía: “Sé que no pue­do com­pro­me­ter­me, que ten­go que de­cir que No, pe­ro es más fuer­te que yo y di­go Sí aun­que no quie­ro”. A es­pal­das de Al­ber­to, hay un di­bu­jo de su pe­que­ña hi­ja de 8 años.

Es­to me lle­vó a pre­gun­tar­me sobrbre el im­pac­to en mi vi­da de esas dos pe­que­ñas pa­la­bras y me hi­zo me­di­tar en cuan­tas ve­ces di­je que ssí cuan­do que­ría de­cir que no y có­mo op­tar por uno otro mo­di­fi­có el trans­cu­rri de mi exis­ten­cia.

Pa­ra sa­ber de­cir que NO, ne­ce­si­ta­mos sa­ber con cer­te­za a qué le di­re­mos que SÍ

De­cir que no re­afir­ma nues­tros li­mi­tes, de­fi­ne los ho­ri­zon­tes y las po­si­bi­li­da­des que te­ne­mos de ac­ción, reac­ti­va nues­tra ca­pa­ci­dad de de­ci­dir por no­so­tros mis­mos, po­ne un freno al po­der que tie­nen los otros so­bre nues­tra vi­da, em­po­de­rán­do­nos pa­ra ser las au­to­ri­da­des de no­so­tros mis­mos. Es­to im­pli­ca que cuan­do no dis­po­ne­mos de re­cur­sos pa­ra de­cir que No, tam­po­co te­ne­mos po­der, au­to­ri­zan­do a otros pa­ra ejer­cer po­der so­bre no­so­tros, li­mi­tan­do el ejer­ci­cio de la vo­lun­tad in­de­pen­dien­te.

¿Sen­tis­te al­gu­na vez que pa­re­cie­ra que to­dos ha­cen lo que desean con­ti­go? ¿Sen­tis­te esa fal­ta de po­der so­bre vos mis­mo? Lo no­ta­rás en to­do aque­llo que qui­sie­ras ha­cer pe­ro no po­dés: “Qui­sie­ra ir al gim­na­sio pe­ro no pue­do por­que ten­go que ….Si no te­nés tiem­po pa­ra lo que que­rés o te gus­ta­ría es al­ta­men­te pro­ba­ble que ten­gas di­fi­cul­ta­des pa­ra de­cir que NO y te­nés el Si fá­cil, una pa­to­lo­gía que se evi­den­cia tam­bién fue­ra de las em­pre­sas.

Mien­tras que de­cir siem­pre que sí nos po­ne a las ór­de­nes del otro, de­cir que no nos po­ne a nues­tras pro­pias ór­de­nes.

Pe­ro lo más gra­ve es que qui­zás es­te­mos ne­gan­do al­go más: tiem­po de ca­li­dad con la fa­mi­lia, los hi­jos, la pa­re­ja, un tiem­po del cual na­die se pue­de ha­cer car­go por no­so­tros, si lo ne­ga­mos.

Asu­mi­mos un com­pro­mi­so con no­so­tros mis­mos al de­cir que NO, pe­ro asu­mi­mos un com­pro­mi­so con otros al de­cir que Sí, la cues­tión es sa­ber con quién es­ta­mos más com­pro­me­ti­dos

El li­de­raz­go con­sis­te en la ca­pa­ci­dad de de­cir NO a al­go por un SÍ ma­yor y más desea­ble. Nos com­pro­me­te­mos pri­me­ro con no­so­tros mis­mos y nues­tros va­lo­res, pa­ra des­pués es­tar dis­pues­tos a com­pro­me­ter­nos con otros. Los pro­ble­mas de ad­mi­nis­tra­ción de tiem­po tie­nen po­co que ver con las agendas, más bien es­tán re­la­cio­na­dos con la in­com­pe­ten­cias pa­ra sa­ber cuan­do de­cir que SÍ o que NO. Es­tas dos pa­la­bri­tas guían y mo­di­fi­can el rum­bo de la vi­da que es de­ma­sia­do pre­cio­sa pa­ra po­ner­la en ma­nos de otros. Cuan­do de­ci­mos que sí sin que­rer­lo ni desear­lo, ce­de­mos una par­te de nues­tra li­ber­tad y nos in­ca­pa­ci­ta­mos pa­ra to­mar otras de­ci­sio­nes.

* Fi­ló­so­fo. Di­rec­tor de D& L Group LATAM. www. dl­groupltam. com. https:// www. fa­ce­book. com/ lo­des­tro­di

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.