Vol­ver a tra­ba­jar des­pués de ser ma­má

Mia - - SUMARIO - Por Ta­ma­ra Pal­ma* * pa­ra Soy Mu­jer & Ma­má www. soy­mu­jery­ma­ma. com. ar/ Twit­ter + Ins­ta­gram: @ soy­mu­jery­ma­ma

SLa cla­ve es­tá en sin­ce­rar­nos con no­so­tras mis­mas y ser cons­cien­tes (cuan­do se pue­de ele­gir) de nues­tras in­quie­tu­des y per­so­na­li­dad.

Es im­por­tan­te dar­nos cuen­ta a que te­ne­mos un nue­vo ob­je­to o con­ti­nuo de pen­sa­mien­to y pre- ocu­pa­ción en nues­tra men­te, , cuer­po y alma: nues­tro hi­jo. Ló­gi- ca­men­te nos lle­va­rá un tiem­po in- te­grar es­ta nue­va reali­dad y vol­ver r a los rit­mos la­bo­ra­les an­te­rio­res. er ma­dre y te­ner un tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do, no siem­pre van de la mano en la vi­da de las mu­je­res.

Co­men­ce­mos di­cien­do lo que na­die nos di­ce y al­gu­nas lo des­cu­bri­mos, no muy a tiem­po. Si de­ja­mos a nues­tros hi­jos en post de con­ti­nuar con nues­tro desa­rro­llo in­te­lec­tual y so­cial, so­mos “ma­las ma­dres, des­pren­di­das, egoís­tas”. Si de­ci­di­mos pres­tar ab­so­lu­ta aten­ción a la crian­za y al ho­gar sin nin­gu­na re­mu­ne­ra­ción eco­nó­mi­ca, pa­sa­mos a ser “bue­nas ma­dres y man­te­ni­das”. Tan­to el ser bue­na o ma­la ma­dre co­mo el ser man­te­ni­das o in­de­pen­dien­tes, es un te­ma en el que aún per­sis­ten di­fi­cul­ta­des a la ho­ra de las de­fi­ni­cio­nes.

Psi­co­ló­gi­ca­men­te, la ex­pe­rienn­cia de ser ma­má cam­bia nues­tro ro pers­pec­ti­va. Mu­chas emo­cio­nes a flor de piel, tiem­po de du­das, conn­tra­dic­cio­nes y en el cen­tro de la ess­ce­na: nues­tro be­bé. Cuan­do lle­ga elel fin de la li­cen­cia por ma­ter­ni­dad o cuan­do nos de­ci­di­mos a re­in­ser­ta­rar­nos en el cam­po la­bo­ral, in­de­pe­nen­dien­te­men­te de si es­ta­mos so­las o en pa­re­ja, la an­gus­tia se apo­de­ra de no­so­tras. No nos pa­re­ce co­rrec­to de­jar al be­bé, sen­ti­mos que no es­ta­mos pre­pa­ra­das pa­ra ese cam­bio, y aflo­ra una con­tra­dic­ción in­ter­na: el de­seo, ver­sus ne­ce­si­dad. La cul­pa ven­drá,si lo ha­ce­mos y si no lo ha­ce­mos, tam­bién. Aquí co­mien­za la ti­tá­ni­ca ta­rea de com­pa­ti­bi­li­zar ro­les, en­con­trar es­pa­cios y de­ci­dir las pró­xi­mas ac­cio­nes.

Es muy in­tere­san­te y ne­ce­sa­rio pen­sar, dis­cer­nir más allá de la ma­dre idea­li­za­da que he­mos cons­trui­do des­de los pri­me­ros años, don­de co­men­za­mos a te­ner re­gis­tro de nues­tro gé­ne­ro fe­me­nino y nues­tra po­si­bi­li­dad de pro­gre­sar y criar, pa­san­do por el em­ba­ra­zo (tie­rra fér­til y ne­ce­sa­ria de idea­li­za­cio­nes) has­ta el par­to, don­de hay un pun­to de in­fle­xión al co­men­zar nues­tra for­ma de ma­ter­na­je con el be­bé en bra­zos. Ya que allí es­ta­rán en con­tras­te la ma­dre idea­li­za­da y la que so­mos, es­to no es­ca­pa a nues­tras in­ten­cio­nes de con­ti­nuar con nues­tra pro­fe­sió­no­cu­pa­ción o de de­di­car­nos unos años ex­clu­si­vos a la ma­ter­ni­dad. De he­cho, exis­te un al­to ín­di­ce de mu­je­res que de­jan su tra­ba­jo lue­go de ser ma­dres y es­to se­rá lo más adea­de­cua­do si es­ta mu­jer cons­cien­te­me­men­te to­ma es­ta de­ci­sión.

TTen­ga­mos pre­sen­te co­mo éra­mos an­te­san de con­ver­tir­nos en ma­dres: in­de­pen­dien­tes-de de­pen­dien­tes, li­bre­sa­fea­fe­rra­das, em­pren­de­do­ras-con­tra­tad­ta­das. Ten­ga­mos en cuen­ta nues­tra pe­per­so­na­li­dad, es muy pro­ba­ble que co­con­ti­nue­mos sien­do así, aun­que fa­fan­ta­see­mos que se­re­mos otras lue­go­lu de ser ma­má, que nos to­ma­rá­rá la ins­pi­ra­ción de la ci­güe­ña y nos con­ver­ti­re­mos­co en esas ma­dres que tan­to­ta idea­li­za­mos.

Por ello, in­sis­to en apro­piar­nos dde nues­tro ser y po­ten­ciar­lo desd­de lo real. El tren no pa­sa una vez sso­la, co­mo sue­len de­cir, pa­ra mí, ppa­sa con­ti­nua­men­te y no­so­tras dde­ci­di­mos cuan­do su­bir y ba­jar dde acuer­do a nues­tros pro­pios rit- mos.mos.

Más allá que a ve­ces tam­bién nos im­pul­se­mos en avión o en bi­ci­cle­ta, si­guien­do la me­tá­fo­ra…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.