Una bue­na me­sa

Mia - - SUMARIO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

Ali­men­tar­se es un ac­to vi­tal y, pa­ra el Feng Shui, lo­grar una bue­na nu­tri­ción no so­lo de­pen­de de la elec­ción de ali­men­tos sa­lu­da­bles. La me­sa don­de nos reuni­mos pa­ra co­mer es un pun­to que me­re­ce con­si­de­ra­ción. En torno a ella dia­lo­ga­mos, for­ta­le­ce­mos la­zos, com­par­ti­mos mo­men­tos que de­be­rían ser ne­ta­men­te po­si­ti­vos. Re­fle­ja el va­lor que le da­mos a cues­tio­nes co­mo la sa­lud y la fa­mi­lia, pe­ro tam­bién la pros­pe­ri­dad.

En Chi­na, se con­si­de­ra aus­pi­cio­so ser­vir me­sas abun­dan­tes, pues im­pli­ca que hay di­ne­ro pa­ra ad­qui­rir ali­men­tos. De ahí que des­de la tra­di­ción se ha­ga hin­ca­pié en pre­sen­tar la me­sa de mo­do que re­fle­je sen­ti­do de pros­pe­ri­dad.

El Feng Shui acon­se­ja ob­ser­var la for­ma, el di­se­ño y los ma­te­ria­les por­que de­ben trans­mi­tir ro­bus­tez y es­ta­bi­li­dad pa­ra que la ri­que­za no se pier­da. Una me­sa que se tam­ba­lea o se ve frá­gil da la sen­sa­ción de que pue­de caer­se arras­tran­do con ella los ali­men­tos y es, en­ton­ces, un si­nó­ni­mo de po­bre­za o, al me­nos, de di­fi­cul­ta­des pa­ra co­mer, cre­cer y pro­gre­sar.

El uso de man­te­le­ría lim­pia y sin ro­tu­ras, va­ji­lla en buen es­ta­do, de­ta­lles de­co­ra­ti­vos, co­lo­res, aro­mas y tex­tu­ras agra­da­bles ayu­dan a ge­ne­rar una ener­gía po­si­ti­va en torno a la co­mi­da. Tam­bién el mo­do de pre­sen­tar los ali­men­tos in­flu­ye no­ta­ble­men­te en el Chi del en­cuen­tro.

De­ta­lles tan sen­ci­llos co­mo ser­vir la mer­me­la­da en el re­ci­pien­te ade­cua­do en lu­gar de usar el en­va­se co­mer­cial o las tos­ta­das en una ca­nas­ta con ser­vi­lle­tas coloridas trans­for­man una ru­ti­na ali­men­ti­cia en una ce­re­mo­nia del buen vi­vir.

Es im­por­tan­te que el Chi flu­ya sin obs­tácu­los por la me­sa, pa­ra lo cual, hay que evi­tar el ex­ce­so de ob­je­tos y dis­po­ner a ve­ces de me­si­tas au­xi­lia­res pa­ra ir re­ti­ran­do residuos o pla­tos ya usa­dos. En cuan­to a la for­ma y ma­te­rial del mue­ble hay que con­si­de­rar: La me­sa re­don­da u ova­la­da se apre­cia co­mo la más afor­tu­na­da pa­ra el ho­gar por­que sim­bo­li­za el cie­lo y to­da la ayu­da que pro­ce­de de él. Brin­da la ven­ta­ja de po­der dis­tri­buir a los co­men­sa­les en fun­ción de sus orien­ta­cio­nes afor­tu­na­das se­gún su nú­me­ro Kua, sin es­qui­nas agre­si­vas que mo­les­ten. La ener­gía cir­cu­la sua­ve y on­du­la­da al­re­de­dor de es­ta me­sa que es­ta­ble­ce ade­más je­rar­quías en­tre los co­men­sa­les.

Las me­sas cua­dra­das son idea­les pa­ra fa­mi­lias de cua­tro miem­bros o me­nos. Es­ta for­ma es­tá re­la­cio­na­da con la tie­rra que apor­ta equi­li­brio al am­bien­te. Si es rec­tan­gu­lar, la me­sa es­ta­ble­ce prio­ri­da­des y je­rar­quías des­ta­can­do a los más po­de­ro­sos de la fa­mi­lia.

Se re­co­mien­da la me­sa ova­la­da o rec­tan­gu­lar so­la­men­te en ca­so de fa­mi­lia nu­me­ro­sa, ya que si el mue­ble es muy gran­de, los co­men­sa­les es­ta­rán muy se­pa­ra­dos en­tre sí y es­to no be­ne­fi­cia la co­mu­ni­ca­ción. Una fa­mi­lia que no se co­mu­ni­ca, no com­par­te bie­nes y no ayu­da al desa­rro­llo de la pros­pe­ri­dad fa­mi­liar.

Las me­sas re­gu­la­bles son una so­lu­ción prác­ti­ca aun­que des­de el Feng Shui siem­pre es me­jor una pie­za en­te­ra.

El ma­te­rial más ade­cua­do es la ma­der­de­ra só­li­da. Hay que evi­tar el cris­tal por la fragilidad que trans­mi­te, pe­ro pue­de co­lo­car­se un cris­tal pa­ra cu­brir la su­per­fi­cie de la me­sa.

Ya que la for­ma de la me­sa con­di­cio­na­na el flu­jo de cir­cu­la­ción del Chi, es una op­ció­nop be­ne­fi­cio­sa que las me­sas cuadrdra­das o rec­tan­gu­la­res ten­gan es­qui­nas re­re­don­dea­das así no emi­ten Sha Chi, es de­de­cir, ener­gía hos­til La me­sa de­be es­tar ilu­mi­na­da con luz cá­li­da que no pro­yec­te som­bras ni en­can­di­le a los co­men­sa­les. Es bueno que re­ci­ba luz na­tu­ral du­ran­te el día y que­de pro­te­gi­da de la os­cu­ri­dad de la no­che.

No con­vie­ne ubi­car­la en me­dio de una co­rrien­te ace­le­ra­da de ener­gía, por ejem­plo, en­tre dos puer­tas o en­tre una puer­ta y una ven­ta­na. Si no hay otra op­ción, hay que usar cor­ti­nas en las ven­ta­nas, o un biombo que des­víe el Qi cir­cu­lan­te pa­ra que no agre­da a los co­men­sa­les.

Nun­ca ubi­quen la me­sa de­ba­jo de un ba­ño o de vi­gas que emi­ten ener­gía perjudicial. Se des­acon­se­ja que un la­do que­de pe­ga­do a la pa­red, lo ideal es que la ener­gía del am­bien­te cir­cu­le en­vol­vién­do­la con sua­vi­dad.

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.