Chi­cos EN RIES­GO

Mia - - BELLEZA - Por la Dra. Geor­gi­na Al­be­rro

La obe­si­dad es una en­fer­me­dad cró­ni­ca que re­quie­re de un tra­ta­mien­to a lar­go pla­zo, con un en­fo­que mul­ti­dis­ci­pli­na­rio que con­tem­ple el plan ali­men­ta­rio, la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y el apo­yo psi­co­te­ra­péu­ti­co. El pro­gra­ma COMESANI (Co­me Sano Ni­ño), del Mé­to­do GA­BA, fue crea­do pa­ra me­jo­rar la ali­men­ta­ción y pre­ve­nir la obe­si­dad y el so­bre­pe­so de los ni­ños.

La obe­si­dad in­fan­til se ha in­cre­men­ta­do en las úl­ti­mas dé­ca­das y ya se con­si­de­ra una epi­de­mia glo­bal: 155 mi­llo­nes de ni­ños son obe­sos o tie­nen so­bre­pe­so. En la Ar­gen­ti­na, el 20% de los ni­ños tie­nen so­bre­pe­so y el 10%, obe­si­dad. Es­tas ci­fras son es­ca­lo­frian­tes, pe­ro lo se­rán aún más si no to­ma­mos me­di­das ur­gen­tes.

Al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes pa­ra que to­da la fa­mi­lia lle­ve a ca­bo éxi­to­sa­men­te es­te pro­gra­ma: - Pla­near el menú. Ha­cer las com­pras en fun­ción de los ali­men­tos que se van a con­su­mir du­ran­te la se­ma­na. - Ofre­cer va­rie­dad de ali­men­tos sa­lu­da­bles. - Man­tén­ga­se neu­tral. Cuan­do los dul­ces ocu­pan el lu­gar del pre­mio, los chi­cos na­tu­ral­men­te les otor­gan más va­lor. Hay que tra­tar de no pro­po­ner ali­men­tos po­co sa­lu­da­bles co­mo re­com­pen­sa. - Re­cor­dar que a los ni­ños les cues­ta acep­tar nue­vos sa­bo­res. Pue­de ser que ha­ya que ofre­cer­les va­rias ve­ces un ali­men­to. - Los chi­cos co­men con más fre­cuen­cia que los gran­des. Sus ali­men­tos de­ben dis­tri­buir­se en va­rias co­mi­das a lo lar­go del día: desa­yuno, al­muer­zo, me­rien­da, ce­na y dos co­la­cio­nes. - In­vi­tar a los ni­ños a par­ti­ci­par en la com­pra de los ali­men­tos y la pre­pa­ra­ción de las co­mi­das. - Ha­cer hin­ca­pié en el há­bi­to de la­var­se las ma­nos an­tes de co­ci­nar, co­mo así tam­bién an­tes de sen­tar­se a co­mer. - El desa­yuno de­be ser una de las co­mi­das prin­ci­pa­les. - Lle­nar la he­la­de­ra con ali­men­tos sa­lu­da­bles. - Ayu­dar al ni­ño en la elec­ción de co­mi­das sa­lu­da­bles en el bar del co­le­gio o los res­tau­ran­tes de co­mi­das rá­pi­das. - An­te la du­da de su­mi­nis­trar o no un ali­men­to light y/o diet a los ni­ños, con­sul­tar siem­pre an­tes con el pe­dia­tra o nu­tri­cio­nis­ta.

- Aten­ción: los pa­nes en­va­sa­dos, los ce­rea­les pa­ra el desa­yuno y las co­mi­das ela­bo­ra­das pue­den te­ner un al­to con­te­ni­do en so­dio y/o azú­car. - In­cen­ti­var a los ni­ños a rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Es im­por­tan­te que ca­da ni­ño en­cuen­tre un de­por­te que le agra­de y que pue­da man­te­ner­lo en el tiem­po. - La con­duc­ta de los pa­dres o per­so­nas a car­go de los ni­ños es lo más im­por­tan­te. - Ins­truir a los cui­da­do­res o asis­ten­tes so­bre es­tas con­sig­nas que de­ben cum­plir­se con o sin la pre­sen­cia de los pa­dres. - Es im­por­tan­te dis­mi­nuir el con­su­mo de so­dio. La co­mi­da pro­ce­sa­da con­tie­ne gran can­ti­dad de so­dio: sal­sa de to­ma­te, ce­rea­les, sal­sa de so­ja, con­ser­vas, ga­lle­ti­tas y ga­seo­sas. - Es con­ve­nien­te que el ni­ño be­ba agua. Los ju­gos y las ga­seo­sas con­tie­nen azú­ca­res y tam­bién so­dio. EEs­tas be­bi­das es me­jor res­ser­var­las pa­ra fes­te­jos u otras si­tua­cio­nes no co­ti­dia­nas. - Pro­po­ner a los chi­cos pro­bar una fru­ta o ve­ge­tal nue­vo por se­ma­na. Es­to man­ten­drá el in­te­rés y aun­que no les gus­te to­do lo nue­vo que prue­ben, exis­te una bue­na chan­ce de que des­cu­bran sa­bo­res. - Sea un ejem­plo. Si desea in­cul­car bue­nos há­bi­tos ali­men­ta­rios, pre­di­que con el ejem­plo. Eli­ja co­mi­das nu­tri­ti­vas, co­ma en la me­sa y no se sal­tee co­mi­das. Es­te es el me­jor men­sa­je.

- Im­por­tan­te: En los ni­ños, la evo­lu­ción del pe­so siem­pre de­be se­guir­se con aten­ción, al igual que la ta­lla y la ve­lo­ci­dad de cre­ci­mien­to. Hay tres pe­río­dos crí­ti­cos: du­ran­te los pri­me­ros tres años de vi­da, en­tre los 7 y 10 años y en la ado­les­cen­cia. Si tu hi­jo pa­de­ce al­te­ra­cio­nes en el pe­so, no dudes en con­sul­tar lo an­tes po­si­ble.

Del li­bro “GA­BA. Un mé­to­do pa­ra cam­biar los há­bi­to ali­men­ta­rios, sen­tir­se me­jor y dis­fru­tar más la vi­da”,

de la Dra. Geor­gi­na Al­be­rro. Urano ( www. edi­cio­ne­su­rano. com. ar)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.