Tran­qui­la... es só­lo un fin de año

Al­gu­nas so­lu­cio­nes, es­tra­te­gias y sis­te­mas que te van a ayu­dar a ter­mi­nar di­ciem­bre sin que en el ca­mino te que­den los ner­vios des­tro­za­dos, un cuer­po que no da pa­ra más y una men­te que no te sir­ve

Mia - - BIENESTAR - Por la Lic. Ma­ría Ga­brie­la Fer­nan­dez*

El es­trés pue­de con­tri­buir, di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te, a la apa­ri­ción de tras­tor­nos ge­ne­ra­les o es­pe­cí­fi­cos del cuer­po y de la men­te. En pri­mer lu­gar, ha­ce que el ce­re­bro se pon­ga en guar­dia y pre­pa­re al cuer­po pa­ra la ac­ción de­fen­si­va. El sis­te­ma ner­vio­so se cen­tra en el es­tí­mu­lo po­ten­cial­men­te le­si­vo y las hor­mo­nas li­be­ra­das ac­ti­van los sen­ti­dos, ace­le­ran el pul­so y la res­pi­ra­ción, que se tor­na su­per­fi­cial, y se ten­san los múscu­los. Es­ta res­pues­ta (a ve­ces de­no­mi­na­da reac­ción de lu­cha o hui­da) es im­por­tan­te por­que nos ayu­da a de­fen­der­nos con­tra si­tua­cio­nes ame­na­zan­tes. La res­pues­ta se pro­gra- ma bio­ló­gi­ca­men­te y to­do el mun­do reac­cio­na más o me­nos de la mis­ma for­ma, tan­to si la si­tua­ción se pro­du­ce en la ca­sa co­mo en el tra­ba­jo.

Pró­xi­mos a las fies­tas, los rit­mos de fin de año se van ace­le­ran­do y hay que de­fi­nir co­sas pron­to (tra­ba­jo, reunio­nes fa­mi­lia­res, etc.) y, a la vez, apa­re­ce esa “le­ve­dad” que tie­ne el fin de año. Es el mo­men­to -más que nun­ca- de asis­tir­se a uno mis­mo: des­de la más sa­na ali­men­ta­ción que se pue­da o bus­can­do op­ti­mi­zar los re­cur­sos, el tiem­po, etc. lo me­jor po­si­ble pe­ro sin des­fa­lle­cer en el in­ten­to. Al­go tan sim­ple co­mo se­guir dan­do las cin­co vuel­tas man­za­nas a pa­so vi­vo por día, nos aco­mo­dan y cui­dan el hard­wa­re pa­ra que el soft­wa­re fun­cio­ne bien.

En es­ta épo­ca del año es im­por­tan­te me­jo­rar la au­to­ob­ser­va­ción, re­gis­trar las pe­que­ñas se­ña­les cor­po­ra­les y ser más con­cien­tes dde nues­tro cuer­po. No só­lo nos tras­mi­te in­for­ma­ción por me­dio de es­ta­dos sen­so­ria­les sino tam­bién emo­cio­na­les. Iden­ti­fi­car las emo­cio­nes, po­der dis­cri­mi­nar­las, co­nec­tar­nos con ellas de una ma­ne­ra más re­gu­la­da, au­tén­ti­ca y fun­cio­nal im­pli­ca sa­lud y bie­nes­tar.

Una bue­na téc­ni­ca

La te­ra­pia de ac­ti­va­ción emo­cio­nal (E.A.T., Emo­tio­nal Ac­ti­va­tion The­rapy) ayu­da a re­co­no­cer el pa­trón au­to­má­ti­co que usa ca­da per­so­na. Pa­ra dar una de­ter­mi­na­da res­pues­ta a una si­tua­ción, cuen­tan los fac­to­res am­bien­ta­les e in­di­vi­dua­les y, so­bre to­do, el mo­do de res­pues­ta au­to­má­ti­ca que la per­so­na tie­ne. Es­te mo­de­lo ayu­da a po­der re­co­no­cer y re­gis­trar el pro­pio mo­do de fun­cio­na­mien­to en pi­lo­to au­to­má­ti­co, lo que se lla­ma Es­tra­te­gia de Su­per­vi­ven­cia Emo­cio­nal y que es lo que per­mi­te so­bre­lle­var los mo­men­tos de es­trés pe­ro, a la vez, al ac­ti­var­se de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca im­pi­de que la per­so­na pue­da re­sol­ver de ma­ne­ra fle­xi­ble y co-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.