¿Por qué no qui­ro­pra­xia?

Mia - - BIENESTAR - *qui­ro­prác­ti­co de la Aso­cia­ción Qui­ro­prác­ti­ca Ar­gen­ti­na

Por Mar­ce­lo Barroso Grif­fiths*

Can­san­cio, an­sie­dad, mal­hu­mor es­tán a la or­den del día cuan­do el año lle­ga a su fin. Equi­li­brar nues­tro sis­te­ma ner­vio­so do­ta al or­ga­nis­mo de una ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia fren­te a es­tos sín­to­mas de ago­ta­mien­to.

Los ba­lan­ces y la pre­sión por al­can­zar ob­je­ti­vos pue­den te­ner efec­tos ne­ga­ti­vos en es­ta épo­ca del año, al igual que los plan­teos acer­ca de las me­tas cum­pli­das o la frus­tra­ción por lo fal­tan­te, to­dos fuertes es­tre­so­res.

Lo que ge­ne­ra tan­ta ten­sión y des­equi­li­brio en nues­tro sis­te­ma ner­vio­so, ter­mi­na por go­ber­nar­nos por en­te­ro y nos ha­ce fun­cio­nar de tal mo­do que des­en­ca­de­na un sin­nú­me­ro de dis­fun­cio­nes que dis­mi­nu­yen no­ta­ble­men­te nues­tra ca­li­dad de vi­da.

La qui­ro­pra­xia en­fo­ca su cui­da­do en man­te­ner li­bre nues­tro cuer­po de in­ter­fe­ren­cias so­bre el sis­te­ma ner­vio­so. Nues­tra co­lum­na ver­te­bral se mue­ve, sus vér­te­bras al ha­cer­lo pue­den ge­ne­rar com­pre­sión del ner­vio y así al­te­rar su fun­fun­cio­na­mien­to. Un qui­ro­prác­ti­co tie­ne la ha­bi­li­dad de de­tec­tar es­ta si­tua­ción y lle­var la vér­te­bra a su ubi­ca­ción co­rrec­ta. No es un mé­to­do do­lo­ro­so y, muy por el con­tra­rio,rio, ter­mi­na brin­da­do al cuer­po la po­si­bi­li­dad de re­cu­pe­rar len-len­ta­men­te su ca­pa­ci­dad de sa­nar.

Los qui­ro­prác­ti­cos co­rri­gen las subluxaciones ver­te­bra­les: el ce­re­bro en­vía los im­pul­so­sos ner­vio­sos a ca­da ór­gano y ca­da cé­lu­la dee nues­tro cuer­po, a tra­vés de la red del sis­te­ma ner­vio­so.

La prin­ci­pal ba­se de la red se en­cuen­tra den­tro de la co­lum­na ver­te­bral y se lla­ma mé­du­la es­pi­nal.

Pa­ra el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del cuer­po, es fun­da­men­tal que la co­mu­ni­ca­ciónn cuer­po-ce­re­bro es­té li­bre de in­ter­fe­ren­cias.

No de­be­mos ol­vi­dar que só­lo el 10 % de las ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas ge­ne­ran se­ña­les de do­lor. Por lo tan­to, es po­si­ble que nues­troo cuer­po fun­cio­ne por de­ba­jo del 100 % de sus po­si­bi­li­da­des, si­bi­li­da­des, sin que no­so­tros lo se­pa­mos. De­be­mos evi­tar que la in­for­ma-in­for­ma­ción se es­tan­que.

El qui­ro­prác­ti­co, al reali­near ca­da vér­te­bra, li­be­ra la red de co­mu­ni­ca­ción del cuer­po per­mi­tien­do que la in­for­ma­ción flu­ya, res­pon­da a las ne­ce­si­da­des de ca­da mo­men­to, no só­lo cuan­do hay do­lor, sino tam­bién cuan­do exis­ta al­gún otro pro­ble­ma. Ayu­da a que el cuer­po re­cu­pe­re su ca­pa­ci­dad in­na­ta pa­ra cu­rar­se por sí mis­mo ya que, co­mo sue­le de­cir­se: “La sa­lud vie­ne de aden­tro ha­cia afue­ra”.

Con el cui­da­do qui­ro­prác­ti­co po­drán iden­ti­fi­car­se y mo­di­fi­car las po­si­bles cau­sas de las subluxaciones ver­te­bra­les. Es­tas son:

Es­trés quí­mi­co: to­xi­nas, fer­ti­li­zan­tes, con­ser­van­tes, me­di­ca­men­tos, va­cu­nas, con­ta­mi­na­ción am­bien­tal in­to­xi­can e im­pi­den el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ner­vio­so.

Es­trés fí­si­co: gol­pes, caí­das, le­van­tar in­co­rrec­ta­men­te pe­so, tra­ba­jar con ma­las pos­tu­ras, ma­la po­si­ción al dor­mir

Es­trés emo­cio­nal: pro­ble­mas fa­mi­lia­res y amistades, la­bo­ra­les, fi­nan­zas, fal­ta de sa­lud, fa­ti­ga cró­ni­ca. nec­tan­do sis­te­má­ti­ca­men­te con una mis­ma emo­ción des­re­gu­la­da.

El re­co­no­cer la pro­pia es­tra­te­gia, al es­tar en con­tac­to de ma­ne­ra re­gu­la­da con las emo­cio­nes que se evi­tan sis­te­má­ti­ca­men­te, le va a dar la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar la in­for­ma­ción de esas emo­cio­nes pa­ra di­ri­gir­las a un ob­je­ti­vo de ma­ne­ra ade­cua­da y po­der re­sol­ver las que se tor­nan con­flic­ti­vas y re­cu­rren­tes.

10 con­se­jos

1. Apren­der ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción y re­la­ja­ción por gru­pos mus­cu­la­res pa­ra ali­viar la ten­sión cor­po­ral. Mú­si­ca tran­qui­la, con so­ni­dos de la na­tu­ra­le­za nos ayu­dan a ba­jar el rit­mo ace­le­ra­do del día.

2.“No de­jes pa­ra ma­ña­na lo que po­dés ha­cer hoy”. To­do lo que se deja pen­dien­te, es­tre­sa. Apren­der a or­ga­ni­zar co­rrec­ta­men­te el tiem­po. Es­ta­ble­cer ob­je­ti­vos y prio­ri­da­des. 3. Co­mu­ni­car­se de ma­ne­ra­ma­ne efec­ti­va, ex­pre­san­do co­rrec­ta­ment las opi­nio­ne­sop y sen­ti­mien­tos.

4. Ha­cer unu­na die­ta ba­lan­cea­da y ejer­ci­cio­cio de ma­ne­ra­ma ha­bi­tual.

5. UsU­sar el fin de se­ma­na pa­ra camb­cam­biar el rit­mo. De­jar siem­pre un mo­men­to pa­ra ha­cer con­tac­tac­to con la na­tu­ra­le­za, pla­ni­fic­car un fin de se­ma­na con poc­cas ac­ti­vi­da­des pe­ro pla­cen­te­ras. Res­ca­tar en tu vi­da la im­por­tan­cia del tiem­po pa­ra eel ocio. Hoy te­ne­mos mie­do de sen­tir que no ha­ce­mos na­da y ol­vi­da­mos lo im­pres­cin­di­ble que re­sul­ta pa­rar y te­te­ner un mo­men­to con no­so­tro­so­tros mis­mos y con los se­res que ama­ma­mos.

6. No ccon­tes­tar “sí” in­me­dia­ta­men­te­te sin es­tar se­gu­ro­se de que se van a te­ner las ener­gías y el tiem­pot pa­ra res­pon­der a lo que es­tán­tá pi­dien­do.idid UUn sim­ple "de­ja­me ver" tam­bién es vá­li­do.

7. Des­per­tar­se 20 mi­nu­tos an­tes de lo ha­bi­tual, es más fá­cil re­po­ner­se de un ra­to me­nos de sue­ño que li­diar con­tra las com­pli­ca­cio­nes co­ti­dia­nas (atas­ca­mien­tos de trán­si­to, ol­vi­dos o co­rri­das por­que los chi­cos ti­ra­ron la le­che, etc.).

8. Ha­cer una co­sa por vez. Si es­tás ha­blan­do con al­guien, to­ma­te tiem­po pa­ra es­cu­char­lo, no atien­das in­me­dia­ta­men­te el ce­lu­lar mien­tras con­ver­sas.

9. Un buen ba­ño, agua ca­len­ti­ta y tiem­po su­fi­cien­te pa­ra el re­lax.

10. Mi­mar­se. Ir a la pe­lu­que­ría, dar­se un ma­sa­je re­la­jan­te, ha­cer­se un re­ga­lo, ca­da uno den­tro de sus po­si­bi­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.