Abue­los CON CA­LOR

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por el Dr. Jor­ge Mo­rón*

En ve­rano y con ele­va­das tem­pe­ra­tu­ras, el gru­po más vul­ne­ra­ble es la po­bla­ción de adul­tos ma­yo­res. La des­hi­dra­ta­ción en­tra­ña riesgos co­mo la al­te­ra­ción de la pre­sión, cua­dros con­fu­sio­na­les, in­su­fi­cien­cia re­nal y au­men­ta el ries­go de caí­das y frac­tu­ras. Re­co­men­da­cio­nes bá­si­cas Co­mer li­viano: con­su­mir pre­fe­ren­te­men­te fru­tas y ver­du­ras. Re­du­cir el con­su­mo de pro­teí­nas. Es me­jor co­mer más ve­ces en el día, pe­ro me­nos can­ti­dad.

Abun­dan­te hi­dra­ta­ción: en ve­rano, el cuer­po trans­pi­ra más pa­ra lo­grar en­friar­se y man­te­ner una tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da, por lo que de­be re­po­ner el lí­qui­do per­di­do. Hay que te­ner es­pe­cial aten­ción y co­mu­ni­car­le al mé­di­co el uso de diu­ré­ti­cos, ya que pue­de re­que­rir­se la re­duc­ción de do­sis de es­te gru­po de fár­ma­cos. No hay que es­pe­rar te­ner sed. En es­ta eta­pa de la vi­da dis­mi­nu­ye la sen­sa­ción de sed da­do que el hi­po­tá­la­mo (área del ce­re­bro que pro­du­ce hor­mo­nas que con­tro­lan la sed, el ham­bre, la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral) ya no fun­cio­na co­mo an­tes. No con­su­mir al­cohol: da más sed y des­hi­dra­ta. Usar po­co o na­da de sal: los que tie­nen pre­sión nor­mal tie­nen que con­su­mir sal en for­ma mo­de­ra­da y los hi­per­ten­sos, na­da.

Re­du­cir la ex­po­si­ción al sol: se de­be evi­tar en­tre las 11 y las 17. Se de­be usar fac­tor de pro­tec­ción ele­va­do, go­rro, ro­pa am­plia, suel­ta y de co­lo­res cla­ros. Al ai­re li­bre, es­tar siem­pre de­ba­jo de los ár­bo­les o plan­tas.

Evi­tar los cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra: per­ma­ne­cer en lu­ga­res fres­cos y a la som­bra.

Man­te­ner la ca­sa fres­ca: el ai­re acon­di­cio­na­do de­be es­tar en­tre 22 y 24 gra­dos.

Gol­pes de ca­lor e in­so­la­ción: los sín­to­mas son náu­seas, vó­mi­tos y des­ma­yos. La in­so­la­ción cau­sa des­hi­dra­ta­ción, le­sio­nes en el ce­re­bro, mi­cro­he­mo­rra­gias y el gol­pe de ca­lor pro­vo­ca des­hi­dra­ta­ción e hi­per­te­mia. Con­tro­lar la pre­sión ar­te­rial: tan­to al­ta co­mo ba­ja por­que am­bas au­men­tan el ries­go de caí­das y las con­se­cuen­tes frac­tu­ras (ma­yor­men­te de ca­de­ra).

Con­tro­lar que no se hin­chen los to­bi­llos: la for­ma más fá­cil es mi­rar si al sa­car la me­dia que­da un sur­co en la pan­to­rri­lla y, fren­te a eso, con­sul­tar al mé­di­co. Con al­tas tem­pe­ra­tu­ras, es fre­cuen­te que pro­ble­mas de la cir­cu­la­ción ve­no­sa se ha­gan más evi­den­tes.

No sus­pen­der la rea­li­za­ción de ejer­ci­cios fí­si­cos, pe­ro ha­cer­lo du­ran­te la ma­ña­na tem­prano o a la tar­de. De­be te­ner­se en cuen­ta una hi­dra­ta­ción ade­cua­da y usar ro­pa con cal­za­do có­mo­do, li­viano y de co­lo­res cla­ros, pre­fe­ren­te­men­te blan­ca.

*Di­rec­tor Mé­di­co en Siem­pre, ser­vi­cio de acom­pa­ñan­tes de Sa­lud. www.siem­prearg.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.