Vá­ri­ces y em­ba­ra­zo en 5 RES­PUES­TAS

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Gra­ma­jo Booth* Por el Dr. Mi­guel Án­gel

¿Por qué du­ran­te el em­ba­ra­zo sa­len más vá­ri­ces?

La pro­duc­ción hor­mo­nal in­ten­sa de es­tró­ge­nos y pro­ges­te­ro­na son cau­san­tes de la di­la­ta­ción ve­no­sa des­de el pri­mer tri­mes­tre. A la vez, la em­ba­ra­za­da tie­ne un au­men­to de la pre­sión in­trab­do­mi­nal, lo que su­ma otro fac­tor aso­cia­do al úl­ti­mo tri­mes­tre. A es­to se su­ma el fac­tor ge­né­ti­co y he­re­di­ta­rio.

¿Las vá­ri­ces que se pro­du­cen en el em­ba­ra­zo se van lue­go del par­to?

Pue­den lle­gar a re­du­cir­se y has­ta re­mi­tir com­ple­ta­men­te en al­gu­nas pa­cien­tes. Es­to su­ce­de por­que con el par­to, la mu­jer ya pier­de la car­ga de hor­mo­nas en san­gre y és­ta pue­de ir equi­li­brán­do­se pau­la­ti­na­men­te.

¿Si ten­go ten­den­cia a desa­rro­llar vá­ri­ces en el em­ba­ra­zo, có­mo pue­do pre­ve­nir­las?

Lo me­jor es pre­ve­nir an­tes de un po­si­ble em­ba­ra­zo pa­ra en­trar en la ges­ta­ción en las me­jo­res con­di­cio­nes po­si­bles. Pa­ra ello, se in­di­can me­dias de elas­to­com­pre­sión, man­te­ner el pe­so ade­cua­do y no per­ma­ne­cer de­ma­sia­do tiem­po de pie. Ya du­ran­te el em­ba­ra­zo es con­ve­nien­te no tra­ba­jar has­ta úl­ti­mo mo­men­to, mo­vi­li­zar las pier­nas y des­can­sar po­nien­do las pier­nas en al­to 5 mi­nu­tos por ho­ra. El so­bre­pe­so tam­bién in­ci­de, por lo tan­to, hay que cui­dar es­te as­pec­to.

¿Se pue­de re­cu­rrir a me­di­ca­ción pa­ra las ve­nas en el em­ba­ra­zo?

Es una de­ci­sión del obs­te­tra. El Cas­ta­ño de In­dias, por ejem­plo, es­tá con­tra­in­di­ca­do en em­ba­ra­za­das. Si se hin­chan las pier­nas, se pue­de to­mar me­di­ca­ción de­ri­va­da de plan­tas ru­tá­ceas, co­mo rus­co o naranjo amar­go, pe­ro siem­pre in­di­ca­das por el mé­di­co de ca­be­ce­ra.

¿Có­mo se pue­den tra­tar las vá­ri­ces y ara­ñi­tas lue­go del par­to y a par­tir de qué mo­men­to?

A par­tir del se­gun­do mes des­pués del par­to se pue­de co­men­zar un tra­ta­mien­to, pe­ro es­to de­pen­de de la eva­lua­ción de ca­da ca­so por­que hay un pro­ce­so de “vuel­ta a la normalidad” lue­go del par­to, que pue­de me­jo­rar mu­cho el cuadro si és­te es le­ve. La fle­bo­te­ra­pia res­tau­ra­ti­va, que es un mé­to­do mí­ni­ma­men­te in­va­si­vo y de apli­ca­ción lo­cal, se usa en ara­ñi­tas y gran­des vá­ri­ces y no tie­ne efec­tos ad­ver­sos. Con­sis­te en in­yec­cio­nes con agu­jas del gro­sor de un ca­be­llo y tra­ba­ja sin es­cle­ro­sar ni eli­mi­nar la ve­na, sino es­ti­mu­lan­do me­ca­nis­mos na­tu­ra­les de re­pa­ra­ción; es un tra­ta­mien­to am­bu­la­to­rio.

*Mé­di­co fle­bó­lo­go. Cen­tro Fle­bo­ló­gi­co Dr. Gra­ma­jo Booth: Tte. Gral

Pe­rón 1457, Pi­so 3, dto. 30, Ca­ba. 011- 4373- 4968

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.