La co­mi­da

más im­por­tan­te

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN -

U n desa­yuno sano ayu­da a man­te­ner el pe­so cor­po­ral den­tro de pa­rá­me­tros sa­lu­da­bles y, por ejem­plo, en per­so­nas con dia­be­tes, es esen­cial pa­ra con­tro­lar los ni­ve­les de azú­car ( glu­co­sa) en san­gre. No desa­yu­nar, por el con­tra­rio, cons­pi­ra con­tra la en­fer­me­dad: un estudio rea­li­za­do en Chica­go, Es­ta­dos Uni­dos, que com­pa­ró dis­tin­tos pa­rá­me­tros aso­cia­dos al con­trol de la dia­be­tes ti­po 2, ha­lló que los pa­cien­tes que no desa­yu­na­ban te­nían un con­trol más po­bre de sus ni­ve­les de glu­co­sa en san­gre que quie­nes sí lo ha­cían. No só­lo te­nían un ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral más al­to, sino que pre­sen­ta­ban ni­ve­les más al­tos de he­mo­glo­bi­na glu­co­si­la­da, in­di­ca­dor de los va­lo­res de glu­co­sa en los 3 úl­ti­mos me­ses.

Otro estudio que cuan­ti­fi­có el im­pac­to ne­ga­ti­vo de no o desa­yu­nar, re­ve­ló que los pa­cien­tes con dia­be­tes ti­po 2 que no desa­yu­nan cua­tro o más días a la se­ma­na pre­sen­ta­ban ni­ve­les de glu­co­sa en ayu­nas 2.8 ve­ces más ele­va­dos que los que sí desa­yu­nan. Del mis­mo mo­do, el ries­go de te­ner un po­bre con­trol de esos ni­ve­les de azú­car en san­gre eran 3.9 más al­tos en­tre quie­nes se brin­ca­ban la úl­ti­ma co­mi­da del día. 3

Desa­yu­nar es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te pa­ra las per­so­nas con dia­be­tes que se en­cuen­tran en tra­ta­mien­to con in­su­li­na, ya que es­tar en ayu­nas in­cre­men­ta el ries­go de su­frir un epi­so­dio de hi­po­glu­ce­mia, aun­que tam­bién pue­de pre­sen­tar­se en quie­nes re­ci­ben an­ti­dia­bé­ti­cos ora­les. De­fi­ni­da co­mo un ni­vel de glu­co­sa en san­gre in­fe­rior a 70mg/ dl, la hi­po­glu­ce­mia es una con­di­ción pe­li­gro­sa, no só­lo por­que en ca­sos ex­tre­mos pue­de ser fa­tal, sino por­que la per­so­na que la pa­de­ce pue­de per­der el con­trol de sí mis­ma du­ran­te un epi­so­dio de hi­po­glu­ce­mia y su­frir se­rias con­se­cuen­cias co­mo ac­ci­den­tes o caí­das.

Por otra par­te, ade­más de au­men­tar el ries­go de ac­ci­den­tes, la pér­di­da del co­no­ci­mien­to y con­vul­sio­nes cau­sa­das por even­tos re­pe­ti­dos de hi­po­glu­ce­mia, pue­den pro­vo­car da­ño ce­re­bral. En­tre los sín­to­mas más fre­cuen­tes de hi­po­glu­ce­mia se in­clu­yen: tem­blo­res, ma­reos, ner­vio­sis­mo, ham­bre, do­lor de ca­be­za, cam­bios de hu­mor, con­fu­sión, fal­ta de coor­di­na­ción y des­ma­yo. Du­ran­te la no­che, la hi­po­glu­ce­mia pue­de ma­ni­fes­tar­se, ade­más, en for­ma de pe­sa­di­llas o ex­ce­si­va su­do­ra­ción.

En con­clu­sión, la pri­me­ra co­mi­da del día es fun­da­men­tal pa­ra una vi­da sa­na y desa­yu­nar bien va­le no só­lo pa­ra la po­bla­ción ge­ne­ral, sino es­pe­cial­men­te pa­ra aque­llas per­so­nas que pa­de­cen dia­be­tes ti­po 2 con los co­rres­pon­dien­tes li­nea­mien­tos nu­tri­cio­na­les in­di­ca­dos por el mé­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.