Di­vi­nas ma­du­ras

las res­pues­tas de Ma­ria­na Arias

Mia - - PERSONAJES -

Si­mo­ne de Beau­voir de­cía que una no na­cía mu­jer sino que se ha­cía. Y pro­ba­ble­men­te sea en la me­dia­nía de la vi­da, cuan­do las mu­je­res lo­gren re­co­no­cer­se co­mo tal. Los 50 años son aho­ra una eta­pa es­ti­mu­lan­te en las mu­je­res. Ma­ria­na Arias es un ejem­plo vi­vo: en su li­bro, Una mu­jer en la mi­tad de la vi­da. Ma­du­ri­tud, re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do por Edi­to­rial Pla­ne­ta, pu­so a dia­lo­gar a va­rias vo­ces jun­tas en­tre sí y, de ese mo­do, abrió un jue­go in­te­li­gen­te pa­ra sa­ber qué es ser una mu­jer a los 50. Na­da me­nos que el tes­ti­mo­nio de hom­bres y mu­je­res que, des­de la mi­ra­da del ar­te, la cul­tu­ra, el de­por­te, la me­di­ci­na y la mo­da, tra­ta­ron de des­en­tra­ñar uno de los más ma­ra­vi­llo­sos se­cre­tos de la tie­rra: las mu­je­res. Ele­gi­mos las char­las de Ma­ria­na que más nos im­pac­ta­ron pa­ra com­par­tir­las con us­te­des, to­das las ma­ra­vi­llo­sas mu­je­res que son o se con­ver­ti­rán en dio­sas ma­du­ras.

-¿Qué es el cli­ma­te­rio?

-El pe­río­do de la vi­da de la mu­jer que mar­ca la tran­si­ción de la eta­pa re­pro­duc­ti­va a la no re­pro­duc­ti­va y co­mien­za con la de­cli­na­ción de la ac­ti­vi­dad de los ova­rios. Ocu­rre a par­tir de los 35 años, apro­xi­ma­da­men­te, y pue­de du­rar has­ta 30 años. Su hi­to cen­tral es la me­no­pau­sia.

-¿Có­mo de­fi­ni­rías la me­no­pau­sia?

-Es el ce­se per­ma­nen­te de la mens­trua­ción, re­sul­tan­te de la pér­di­da de la pro­duc­ción hor­mo­nal ová­ri­ca. Su diag­nós­ti­co se rea­li­za re­tros­pec­ti­va­men­te cuan­do se cum­plen 12 me­ses sin san­gra­do mens­trual. Sue­le pre­sen­tar­se en­tre los 45 y los 55 años. La edad pro­me­dio de pre­sen­ta­ción en las mu­je­res ar­gen­ti­nas es a los 52 años.

-¿Cuá­les son los sín­to­mas cuan­do co­mien­za el cli­ma­te­rio?

-Se dis­tin­guen se­gún el or­den de apa­ri­ción en tres gru­pos: cor­to, me­diano y de apa­ri­ción a lar­go pla­zo. Los de cor­to pla­zo son irre­gu­la­ri­da­des del ci­clo y so­fo­cos. A me­diano pla­zo, apa­re­cen dis­mi­nu­ción de la li­bi­do, se­que­dad va­gi­nal, do­lor en las re­la­cio­nes se­xua­les, aun­que no to­das su­fren es­tos cam­bios. A lar­go pla­zo, los re­la­cio­na­dos con el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to, no es­ta­rían li­ga­dos al dé­fi­cit de es­tró­ge­nos.

-¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra la mu­jer la san­gre?

-El sig­ni­fi­ca­do psi­co­ló­gi­co del san­gra­do tie­ne di­fe­ren­te con­no­ta­ción se­gún el en­torno so­cio­cul­tu­ral. En la cul­tu­ra oc­ci­den­tal, tie­ne una re­per­cu­sión ne­ga­ti­va por­que se aso­cia al de­te­rio­ro, a la pér­di­da, al en­ve­je­ci­mien­to. En la cul­tu­ra orien­tal, se con­si­de­ra un sta­tus de pres­ti­gio y sa­bi­du­ría. La ma­yo­ría de los sín­to­mas son sub­je­ti­vos y la per­cep­ción de los mis­mos es­ta­rá in­fluen­cia­da se­gún se to­me el ad­ve­ni­mien­to de es­ta nue­va eta­pa.

-¿Có­mo in­ci­de el cam­bio hor­mo­nal en la sa­lud y el ca­rác­ter?

-Es­ta eta­pa pue­de coin­ci­dir con gran­des cam­bios per­so­na­les, la ida de los hi­jos de ca­sa, lle­ga­da de nie­tos, cam­bios la­bo­ra­les. Es­tas cues­tio­nes pue­den im­pac­tar so­bre el ca­rác­ter. La irri­ta­bi­li­dad es uno de los sín­to­mas aso­cia­dos al cli­ma­te­rio, la de­pre­sión es otro. Pe­ro no hay evi­den­cia cien­tí­fi­ca que ha­ya com­pro­ba­do la re­la­ción con el dé­fi­cit es­tro­gé­ni­co.

-¿Pro­du­ce riesgos to­mar hor­mo­nas?

-Es una con­tro­ver­sia den­tro del ám­bi­to mé­di­co. Ten­go una fra­se de ca­be­ce­ra que me gus­ta de­cir­les a mis pa­cien­tes cuan­do me con­sul­tan so­bre la te­ra­pia de re­em­pla­zo hor­mo­nal: “A la na­tu­ra­le­za hay que acom­pa­ñar­la y no con­tra­de­cir­la”. En los '90, se lan­za­ron es­tu­dios clí­ni­cos que com­pa­ra­ban mu­je­res que re­ci­bían tra­ta­mien­to con mu­je­res que no lo re­ci­bían. Su fin era com­pro­bar si la te­ra­pia de re­em­pla­zo hor­mo­nal dis­mi­nui­ría el ries­go de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, os­teo­po­ro­sis y de­te­rio­ro cog­nig­ti­vo. Es­tos es­tu­dios ob­tu­vie­ron re­sul­ta­dos no es­pe­ra­dos, des­fa­vo­ra­bles pa­ra el uso de la te­ra­pia de re­em­pla­zo hor­mo­nal y de­ter­mi­na­ron que a lar­go pla­zo no só­lo no te­nía un efec­to pre­ven­ti­vo so­bre las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res sino que au­men­ta­ban la pre­va­len­cia de efec­tos ad­ver­sos, co­mo el cán­cer de ma­ma y de en­do­me­trio, y las en­fer­me­da­des trom­boem­bó­li­cas (ACV, in­far­tos, trom­bo­sis ve­no­sa). Sin em­bar­go, en mu­je­res con sín­to­mas cli­ma­té­ri­cos muy in­ten­sos, pue­de con­si­de­rar­se es­te ti­po de te­ra­pia du­ran­te un cor­to pla­zo, siem­pre y cuan­do no ten­gan an­te­ce­den­tes que la con­tra­in­di­quen, por ejem­plo, cán­cer de ma­ma.

-¿Cuál se­ría la ali­men­ta­ción y la die­ta re­co­men­da­da pa­ra una mu­jer en la mi­tad de la vi­da?

-Equi­li­bra­da y no res­tric­ti­va. De­be ir trans­for­mán­do­se de a po­co en un há­bi­to. Pue­de co­mer­se de to­do con mo­de­ra­ción, au­men­tan­do la in­ges­ta de fru­tas, ver­du­ras y gra­sas in­sa­tu­ra­das (acei­tes de oli­va y ca­no­la, fru­tos se­cos, pes­ca­dos ri­cos en ome­ga 3 co­mo el sal­món, la sar­di­na, el atún y el aren­que) y li­mi­tan­do el con­su­mo de gra­sas sa­tu­ra­das y trans (pro­ve­nien­tes prin­ci­pal­men­te de car­nes ro­jas, le­che en­te­ra y sus de­ri­va­dos, co­mi­da cha­ta­rra), al­cohol y ca­fé. In­cor­po­rar ali­men­tos ri­cos en cal­cio. Ver­du­ras de ho­jas ver­des: acel­ga, es­pi­na­ca, brócoli, repollo. Le­gum­bres: gar­ban­zos, po­ro­tos blan­cos, len­te­jas, so­ja. Fru­tos se­cos: nue­ces, ave­lla­nas, pistachos. Le­che y de­ri­va­dos: pre­fe­ri­bles los des­cre­ma­dos y que­sos blan­dos. Pes­ca­dos y ma­ris­cos: an­choas, len­gua­do, sar­di­nas, sal­món, lan­gos­ti­nos, me­ji­llo­nes. La sal y el azú­car, con me­su­ra.

-¿Qué son los fa­mo­sos ca­lo­res? ¿To­das los te­ne­mos?

-Son el signo más aso­cia­do al cli­ma­te­rio. Olea­das re­pen­ti­nas de ca­lor acom­pa­ña­das de su­do­ra­ción muy mo­les­ta y se pre­sen­tan en 8 de ca­da 10 mu­je­res. Son más fre­cuen­tes en la no­che y en si­tua­cio­nes de es­trés. Pue­den apa­re­cer de ma­ne­ra ais­la­da o re­pe­ti­ti­va a lo lar­go de una ho­ra. Su du­ra­ción va­ría de se­gun­dos a mi­nu­tos y fi­na­li­zan con su­do­ra­ción pro­fu­sa. Se ori­gi­nan en la caí­da brus­ca en los ni­ve­les de es­tró­ge­nos.

-¿Có­mo ten­go que con­tro­lar­me aho­ra?

-El con­trol gi­ne­co­ló­gi­co anual es fun­da­men­tal. En cuan­to al con­trol ma­ma­rio, una ma­mo­gra­fía anual, a par­tir de los 40 años en mu­je­res sin an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res de cán­cer de ma­ma, y des­de los 35 años pa­ra quie­nes sí los tie­nen. La ma­mo­gra­fía pue­de de­tec­tar es­ta­díos muy pre­co­ces de cán­cer de ma­ma pa­si­bles de tra­ta­mien­to. Es ne­ce­sa­rio tam­bién ha­cer­se una eco­gra­fía trans­va­gi­nal, exa­men del cue­llo del úte­ro me­dian­te el pa­pa­ni­co­lao y la col­pos­co­pía y la vi­sua­li­za­ción de las pa­re­des va­gi­na­les y la vul­va. El con­trol óseo tam­bién es fun­da­men­tal. El con­trol ti­roi­deo me­dian­te aná­li­sis de sus hor­mo­nas en san­gre y even­tual­men­te me­dian­te la pal­pa­ción de la glán­du­la y la eco­gra­fía ti­roi­dea. Es fun­da­men­tal rea­li­zar un che­queo clí­ni­co anual pa­ra hom­bres y mu­je­res a par­tir de los 40 años y, se­gún los fac­to­res pre­dis­po­nen­tes, la vi­deo­co­lo­nos­co­pía.

-Con las mo­di­fi­ca­cio­nes hor­mo­na­les, la piel cam­bia, ¿qué po­de­mos ha­cer?

-Es­tos cam­bios pue­den mi­ni­mi­zar­se pro­te­gien­do la piel del sol. Hi­dra­tar­se, to­man­do 2 li­tros de agua por día e in­ge­rir mu­cha fru­ta; li­mi­tar el con­su­mo de ca­feí­na y al­cohol; de­jar de fu­mar; lim­piar co­rrec­ta­men­te la piel por la ma­ña­na y an­tes de acos­tar­se con pro­duc­tos ade­cua­dos.

-¿Có­mo ves a las mu­je­res en la mi­tad de su vi­da?

-Bru­ta­les. Hoy, una mu­jer de 40 es una ne­na y una de 50 em­pie­za a ser mu­jer. Una de 60 es­tá en la edad jus­ta. Ob­ser­vo tam­bién que aun­que una mu­jerj tten­ga 20 año­sñ y es­té al la­do de un hombre de la mis­ma edad o aun ma­yor, lo su­pera siem­pre, lo ma­ne­ja. La mu­jer, de por sí, ma­ne­ja al hombre; el hombre cree que no, pe­ro lo ma­ne­ja. Ojo, no me re­fie­ro a un hombre au­to­ri­ta­rio, aun­que siem­pre hay un ta­lón de Aqui­les.

-¿Acep­tan los cam­bios en sus cuer­pos?

-A ve­ces hay mu­je­res que lo acep­tan más fá­cil­men­te que otras. Pa­sa una co­sa muy ra­ra, hay mu­je­res que, de jó­ve­nes, no fue­ron atrac­ti­vas pa­ra na­da, has­ta te di­ría to­do lo con­tra­rio y, con el tiem­po, por esas co­sas de la vi­da, em­pe­za­ron a te­ner otra ima­gen, ac­ti­tud u otra co­sa y se ven bru­ta­les por­que al­guien les cam­bió la vi­da. Pue­de ser el amor, la ma­du­rez, la vo­lun­tad de en­fo­car la vi­da des­de otro pun­to de vis­ta, la sa­bi­du­ría. Mu­je­res que de gol­pe di­je­ron “bas­ta” y flo­re­cie­ron. De­ja­ron de ser una ra­ma se­ca.

-¿Tie­ne que ver la ro­pa con las eda­des?

-No, yo creo que no. De­pen­de del as­pec­to fí­si­co por­que hay mu­je­res muy jó­ve­nes que lu­cen un es­ta­do de­plo­ra­ble y hay mu­je­res que son gran­des, pa­san los 70, ca­si 80, y es­tán fa­bu­lo­sas. Y te di­ría que no so­la­men­te es una cues­tión de fí­si­co, sino tam­bién de ac­ti­tud, que in­flu­ye mu­chí­si­mo. Se pue­de ser jo­ven con ac­ti­tud de vie­ja y se pue­de ser vie­ja con ac­ti­tud de jo­ven. En­ton­ces, la ac­ti­tud ha­ce re­ju­ve­ne­cer to­tal­men­te la ima­gen en una mu­jer. Si es au­to­su­fi­cien­te y ca­mi­na, por­que es una mu­jer que ha he­cho gim­na­sia, en­ton­ces, la for­ma de mo­ver­se de una mu­jer la ha­ce ver­se jo­ven.

-¿Es im­por­tan­te a esa edad te­ner un es­ti­lo?

-El es­ti­lo es im­por­tan­te siem­pre. Si al­guien lle­ga a los 60 y no tie­ne es­ti­lo, ya no lo va a te­ner. Se­ría muy for­za­do crear un es­ti­lo a esa edad.

-¿Hay que res­pe­tar la edad pa­ra ves­tir­se?

-Un po­co. Acá veo mu­chí­si­mo la com­pe­ten­cia en­tre ma­dre e hi­ja e hi­jas que com­pi­ten con las ma­dres. Es dra­má­ti­co que quie­ran com­pe­tir y esa com­pe­ten­cia no siem­pre es con la ves­ti­men­ta. Cuan­do se com­pi­te es por­que la ca­be­za no es­tá fun­cio­nan­do y si la ca­be­za no fun­cio­na, no fun­cio­na na­da, ni la for­ma de ves­tir­se ni la for­ma de vi­vir. Cuan­do co­me­ten erro­res, pa­san al ri­dícu­lo y el ri­dícu­lo es lo peor.

-Pa­ra mu­je­res de 40 o 50, ¿qué no pue­de fal­tar en un guar­da­rro­pa?

-Lo que te ha­ga sen­tir­te có­mo­da. ¿Es una obli­ga­ción te­ner una ca­mi­sa blan­ca? Hay mu­je­res que no les fun­cio­na una ca­mi­sa blan­ca, no a to­das las mu­je­res les que­da bien. A al­gu­nas las ha­cen ver muy se­cre­ta­rias.

-¿Te gus­ta cuan­do una mu­jer se di­fe­ren­cia y bus­ca su es­ti­lo?

-Lo que te di­fe­ren­cia no es lo qque te ppo­nés, es la ac­ti­tud. Hay mu­je­res que mue­ven muy bien la ca­be­zaa con el pe­lo, tie­nen esa gra­cia, una a for­ma de pa­sear­se por la vi­da. O sea que no hay co­sas acor­des a la a edad, hay co­sas acor­de e a ca­da mu­jer. Si te­nés s 70 años y la ca­ra no tee acom­pa­ña y te de­jás el pe­lo lar­go, por de­ba­jo o del bus­to, es ri­dícu­lo. De atrás pa­re­cés una ne­na,a, pe­ro cuan­do te das vue­lel­ta… De atrás li­ceo, de­de ade­lan­te mu­seo. Es funn­da­men­tal mi­rar­se en elel es­pe­jo, pe­ro des­nu­dos, os, no ves­ti­dos. Mi­rar­se y es-es­tu­diar­se bien. Des­nu­do te­te ves me­jor por­que no hay na­da que ta­pe, na­da que aprie­te, es to­do neu­tro.

-¿El cui­da­do de la piel con cre­mas sir­ve pa­ra em­be­lle­cer la piel, re­ju­ve­ne­cer­la, ac­ti­var el co­lá­geno o es un mi­to?

-El co­lá­geno, que es lo que man­tie­ne la tur­gen­cia de la piel, tie­ne su desa­rro­llo y cre­ci­mien­to has­ta los 22 años, a par­tir de esa edad, to­da esa can­ti­dad de co­lá­geno que al­ma­ce­na­mos se em­pie­za a con­su­mir. Es por eso que te­ne­mos que em­pe­zar a usar el co­lá­geno pos­ti­zo. Cla­ro que tam­bién hay mu­chí­si­mo de mar­ke­ting. Es más im­por­tan­te la ca­li­dad de un buen ma­sa­je fa­cial que la cre­ma más ca­ra del mun­do. Siem­pre ten­go la teo­ría de com­pa­rar a la piel con una plan­ta: a la plan­ta, pa­ra que crez­ca y se pon­ga lin­da, la re­gás con agua, no con acei­tes ni con cre­mas ni con pro­duc­tos cre­mo­sos. Hay que to­mar agua y hu­mec­tar­se la piel con lo­cio­nes, pe­ro no po­ner­se cre­mas. Yo no uso prác­ti­ca­men­te cre­mas, son pe­sa­das, te en­gor­dan la piel y te pe­san. La ley de gra­ve­dad exis­te y, a me­di­da que va­mos cre­cien­do, la ca­ra se va ca­yen­do so­li­ta.

-¿El ma­qui­lla­je pa­ra una mu­jer gran­de es me­jor que sea li­viano, sua­ve?

-El ma­qui­lla­je tie­ne que ver con el es­ti­lo y con la piel de ca­da mu­jer. Si bien a mí no me gus­tan las cre­mas, hay per­so­nas con pie­les ex­tre­ma­da­men­te se­cas que re­quie­ren de al­gu­na cre­ma li­via­na. A me­di­da que pa­san los años, lo que en­du­re­ce o lo que te ha­ce más gran­de son los ex­ce­sos, en­ton­ces, si yo pon­go una ba­se de­ma­sia­do grue­sa, se­gu­ra­men­te me va a mar­car más las arru­gas; si yo ha­go un mal es­fu­ma­do de ojos, tam­bién me va a en­du­re­cer. El de­li­nea­dor lí­qui­do que du­ran­te mu­chos años yo ha­bía des­te­rra­do, lo he vuel­to a to­mar por­que es­tá sú­per de mo­da, pe­ro en­du­re­ce y te ha­ce una ca­ra más rí­gi­da por­que es un ma­qui­lla­je de lí­neas. To­do lo li­neal es más du­ro, to­do lo que es du­ro te ha­ce ma­la y eso da sen­sa­ción de ve­jez. Pe­ro tie­ne que ver con el look que quie­ras ge­ne­rar y con qué lo com­bi­nes. Pa­lo­ma Pi­cas­so se pin­ta­ba la bo­ca de co­lo­ra­do y los ojos hí­per ne­gros, ese ti­po de ma­qui­lla­je ha­ce más gran­de, pe­ro no me la ima­gino a ella de otra for­ma. Con una bo­ca cla­ri­ta le que­da­ría bien pe­ro le fal­ta­ría al­go que le ter­mi­ne su on­da. En­ton­ces, el ma­qui­lla­je tie­ne que ver con ca­da per­so­na y ca­da ti­po de piel.

-¿Qué ba­ses re­co­men­dás pa­ra los di­fe­ren­tes ti­pos de piel?

-Las ba­ses no tie­nen que ser de­ma­sia­do grue­sas. A ve­ces pa­re­ce grue­sa pe­ro tie­ne que ver con cuán­to te po­nes. Es pre­fe­ri­ble em­pe­zar a apli­car de a po­qui­to. Lo más di­fí­cil es cuan­do te­nés man­chas, ahí hay que tra­ba­jar con un pro­duc­to más grue­so. Hay mu­je­res que tie­nen una piel fi­ni­ta, muy blan­ca y lle­nas de ci­ru­gías. A esas per­so­nas no les pue­do po­ner una ba­se grue­sa, has­ta una ba­se lí­qui­da re­sul­ta exa­ge­ra­da. La ten­go que mez­clar con una lo­ción hu­mec­tan­te; a ese ti­po de pie­les hay que po­ner­les al­go de ba­se sa­ti­na­da pa­ra que le dé bri­llo en la par­te al­ta de los pómulos; eli­jo los ru­bo­res que sean cre­mo­sos en vez de po­ner­le pol­vo por­que si le pon­go pol­vo se re­se­ca de­ma­sia­do, no así si te­nés la piel gra­sa, que te que­da muy bri­llo­so y mo­les­ta.

-¿Qué es­ti­lo de ce­jas de­be­mos lu­cir?

-No muy os­cu­ras por­que en­du­re­cen y te ha­cen más gran­de. Las ce­jas se usan na­tu­ra­les, pro­li­jas, no fi­ni­tas, que brin­den sen­sa­ción de ju­ven­tud. Las ma­qui­llás con un co­lor vi­són y que­dan na­tu­ra­les. Al­gu­nas mu­je­res op­tan por la der­mo­pig­men­ta­ción. Hay que te­ner cui­da­do por­que cuan­do te ta­tuás la ca­ra tie­ne que es­tar muy bien he­cho.

-¿Qué co­lor es me­jor pa­ra los labios?

-Co­mo di­ce Chi­qui­ta Le­grand, el ro­sa per­la­do re­ju­ve­ne­ce, pe­ro eso cuan­do sos mu­cho más gran­de. Es me­jor que el de­li­nea­do no se no­te, que es­té es­fu­ma­do. Los labios hay que hu­mec­tar­los, so­bre to­do en épo­cas de frío. En cuan­to a los co­lo­res, los mo­ra­dos son los que no fa­vo­re­cen tan­to, los que tie­nen pig­men­tos vio­le­tas. El ro­jo sí, el naranja tam­bién.

-¿Y el equi­li­brio en­tre ojos y bo­ca?

-Si el ojo es­tá fuer­te, la bo­ca va sua­ve; si la bo­ca es­tá fuer­te, el ojo va sua­ve. Es una re­gla. Si po­nés las dos co­sas fuertes, au­men­tás la edad. Hay ca­sos que con un ojo in­ten­so, co­rri­jo un de­fec­to. Si el ojo es muy sal­tón, con un ojo os­cu­ro lo di­si­mu­lo; si es muy hun­di­do, jue­go con mu­cha in­ten­si­dad en la zo­na del hue­so del ojo pa­ra que pa­se des­aper­ci­bi­da la pro­fun­di­dad.

-¿Y el ru­bor?

-Nun­ca tie­ne que cho­car con la oje­ra. Al­go que que­da muy bien es usar dos co­lo­res: uno más os­cu­ro a la al­tu­ra del hue­so del pó­mu­lo y un co­lor más cla­ri­to en la “man­za­ni­ta”, pe­ro se­pa­ra­do de la oje­ra. Y, por otro la­do, te­ner bien en cuen­ta la ley del “cla­ro-os­cu­ro”: to­do lo que es cla­ro agran­da y des­ta­ca; to­do lo que es os­cu­ro, achi­ca y pro­fun­di­za. En ma­qui­lla­je, los cla­ros in­va­den el fren­te de la ca­ra. Cuan­to más gran­des so­mos, más ha­ce­mos es­te tra­ba­jo de cla­ro-os­cu­ros por­que nos da la sen­sa­ción de que la ca­ra se le­van­ta. Hay que tra­ba­jar bien los cla­ros pa­ra ge­ne­rar vo­lu­men y los os­cu­ros los po­ne­mos siem­pre a los la­te­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.