Me­no­pau­sia en 8 mi­tos

Mia - - PERSONAJES -

1. La me­no­pau­sia no vie­ne has­ta los 50 años y es

un cam­bio re­pen­tino. Fal­so: aun­que la edad me­dia en la que co­mien­za

es en torno a los 52 años, la tran­si­ción me­no­páu­si­ca pue­de co­men­zar mu­cho an­tes. Tam­bién

es fal­so que es un cam­bio brus­co. La ma­yo­ría atra­vie­san la tran­si­ción en tres eta­pas

(cli­ma­te­rio tem­prano, pe­ri­me­no­páu­si­co y tar­dío). Ca­da una pue­de de­mo­rar mu­chos años.

2. Si la mens­trua­ción fue a edad tem­pra­na, la me­no­pau­sia

tam­bién. Fal­so: no ne­ce­sa­ria­men­te. La ge­né­ti­ca pue­de in­fluir

en el ce­se de las mens­trua­cio­nes, igual que el ta­ba­quis­mo y el uso de me­di­ca­men­tos, co­mo los

cor­ti­coes­te­roi­des.

3. Si ha­ce va­rios me­ses que no me vie­ne la mens­trua­ción,

ya es­toy en me­no­pau­sia y no pue­do que­dar em­ba­ra­za­da. Fal­so: al­gu­nas mu­je­res tie­nen ci­clos irre­gu­la­res

du­ran­te mu­chos años y al­ter­nan ci­clos ovu­la­to­rios con ci­clos no ovu­la­to­rios. Pa­ra es­tar se­gu­ra tie­ne

que ha­ber trans­cu­rri­do to­do un año sin san­gra­do.

4. La me­no­pau­sia se pre­sen­ta igual en to­das las mu­je­res so­fo­cos. y el pri­mer sín­to­ma que apa­re­ce son los Fal­so: exis­te un por­cen­ta­je de mu­je­res que no los

co­no­ce­rá. El pri­mer sín­to­ma sue­le ser la irre­gu­la­ri­dad mens­trual.

5. El de­seo se­xual des­apa­re­ce. Fal­so: no ne­ce­sa­ria­men­te. Mu­chas mu­je­res co­mien­zan

a dis­fru­tar más ple­na­men­te por­que no de­ben preo­cu­par­se por uti­li­zar mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos.

6.

Dis­mi­nu­ye la ac­ti­vi­dad de la mu­jer. Fal­so: al con­tra­rio, mu­chas mu­je­res se sien­ten más

ac­ti­vas, los hi­jos se ma­ne­jan por su cuen­ta y tie­nen me­nos exi­gen­cias la­bo­ra­les, las mu­je­res

tie­nen ma­yor tiem­po dis­po­ni­ble

7. La úni­ca al­ter­na­ti­va pa­ra ma­ne­jar los sín­to­mas es

la te­ra­pia de re­em­pla­zo hor­mo­nal. Fal­so: es muy be­ne­fi­cio­sa pa­ra con­tra­rres­tar los desea­dos.

sín­to­mas pe­ro pue­de pro­vo­car efec­tos no

8. Si ten­go os­teo­po­ro­sis me pue­do frac­tu­rar sin caer­me

ni gol­pear­me. Fal­so: la os­teo­po­ro­sis es una con­di­ción en que los

hue­sos se vuel­ven más frá­gi­les y en al­gu­nos ca­sos pue­den lle­gar a rom­per­se, es­pe­cial­men­te

en la ca­de­ra, la co­lum­na ver­te­bral y la mu­ñe­ca. El hue­so úni­ca­men­te

se rom­pe si exis­te un gol­pe fuer­te o una caí­da pre­via y no de ma­ne­ra

es­pon­tá­nea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.