Ener­gía sa­na PA­RA DOR­MIR

Mia - - FENG SHUI - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

C uan­do se rea­li­za un estudio de Feng Shui en una ca­sa, lo pri­me­ro que se se ha­ce es un estudio de las lla­ma­das geo­pa­tías con ra­dies­te­sia. La ra­dies­te­sia es una téc­ni­ca muy an­ti­gua, empleada des­de ha­ce al me­nos 4.000 años, pa­ra bus­car agua en los te­rre­nos.

Ac­tual­men­te, es muy co­mún en las zo­nas ru­ra­les bus­car al rab­do­man­te del pue­blo pa­ra en­con­trar ríos sub­te­rrá­neos con el ob­je­ti­vo de sa­car agua sa­lu­da­ble en un te­rreno. Di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes se­ña­lan que las ra­dia­cio­nes pa­tó­ge­nas per­ju­di­can los pro­ce­sos bio­quí­mi­cos y ener­gé­ti­cos del cuer­po hu­mano, afec­tan­do pri­mor­dial­men­te a las cé­lu­las del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, ade­más de al en­do­crino y hor­mo­nal.

De acuer­do a las cau­sas que ori­gi­nan ra­dia­cio­nes no­ci­vas, la geo­bio­lo­gía dis­tin­gue di­fe­ren­tes ti­pos de geo­pa­tías:

Ve­tas de agua sub­te­rrá­neas: son tan no­ci­vas co­mo el cam­po de in­ten­si­dad pro­du­ci­do por el cau­dal. La con­se­cuen­cia ha­bi­tual de dor­mir so­bre ellas es que de­cae el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de quien ha­bi­ta en su ra­dio de in­fluen­cia.

Cru­ces Hart­man o Curry: son emi­sio­nes ener­gé­ti­cas de la tie­rra ha­cia la at­mós­fe­ra que se or­ga­ni­zan co­mo una red cua­dri­cu­la­da de di­men­sio­nes re­la­ti­va­men­te cons­tan­tes. Las lí­neas de es­ta red son ino­cuas, so­lo los cru­ces po­seen vór­ti­ces de ener­gía muy da­ñi­nos que pro­du­cen en­fer­me­da­des a loo lar­go del tiem­po.

Chi­me­nas cos­mo­te­lú­ri­cas, ra­dia­cio­nes de gas ra­dón o cru­ces de Ley: son tam­bién im­por­tan­tes a la ho­ra de rea­li­zar un diag­nós­ti­co de la vi­vien­da.

Ob­ser­var a los ani­ma­les y las plan­tas pue­de dar­nos in­for­ma­ción so­bre el es­ta­do de la tie­rra. En ge­ne­ral, sal­vo los ga­tos, los ani­ma­les evi­tan las zo­nas geo­pa­tó­ge­nas. Los ani­ma­les de gran­ja (ca­ba­llos, ovejas, co­ne­jos, etc.) son al­ta­men­te sen­si­bles a las geo­pa­tías pu­dien­do su­frir en­fer­me­da­des si se los obli­ga a per­ma­ne­cer mu­cho tiem­po so­bre ellas.

Los ár­bo­les ayu­dan a eva­luar la ca­li­dad am­bien­tal de una zo­na, ya que el es­ta­do de sa­lud del ar­bo­la­do cer­cano a la vi­vien­da ha­bla­rá de las al­te­ra­cio­nes po­si­bles.

Un es­pe­cia­lis­ta pue­de de­tec­tar el es­pec­tro de ra­dia­cio­nes que ema­nan de di­fe­ren­tes cam­pos de ener­gía, sean na­tu­ra­les o de ar­te­fac­tos crea­dos por el hombre. Aho­ra, hay un apa­ra­to­lo­gía que mi­de con pre­ci­sión es­tos cam­pos y otra que los neu­tra­li­za en be­ne­fi­cio de la sa­lud.

Pe­ro, in­de­pen­dien­te­men­te de la tec­no­lo­gía, to­dos po­de­mos de­tec­tar­las par­tien­do del aná­li­sis de cier­tas se­ña­les cor­po­ra­les. Las per­so­nas que es­tán ex­pues­tas por lar­gos pe­rio­dos de tiem­pos a geo­pa­tías o ra­dia­cio­nes elec­tro­mag­né­ti­cas sue­len pre­sen­tar sín­to­mas, ya que pro­du­cen di­fi­cul­tad pa­ra eli­mi­nar las to­xi­nas del cuer­po, pro­pi­cian el desa­rro­llo de pa­rá­si­tos y tras­tor­nos hor­mo­na­les.

Al­gu­nos sín­to­mas:

- Can­san­cio al le­van­tar­se. - Pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios. Pro­ble­mas en al­gu­nos ór­ga­nos es­pe­cí­fi­cos con re­sis­ten­cia a pe­sar de tra­ta­mien­tos a me­jo­rar­se.

- Sue­ño in­te­rrum­pi­do. - Es­ta­dos de ner­vio­sis­mo. - En­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes. - En­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias. - Aler­gias en ni­ños y bron­coes­pas­mos.

Más con­se­jos

- Pa­ra que un dor­mi­to­rio sea se­gu­ro, adea­de­más de me­dir las geo­pa­tías, se de­ben de­des­co­nec­tar los apa­ra­tos eléc­tri­cos o ma­man­te­ner­los le­jos. Ce­lu­la­res, ra­dio des­pe­per­ta­dor, rou­ters inalám­bri­cos, compu­tado­do­ras y te­le­vi­so­res de­ben de­be­rán es­tar fu­fue­ra del dor­mi­to­rio o des­en­chu­far­se.

- Evi­tar dor­mir en ca­mas con ca­be­ce­ras me­tá­li­cas ya que el me­tal es con­duc­tor de ener­gía.

- Pre­fe­rir los col­cho­nes y sá­ba­nas de al­go­dón pa­ra evi­tar la car­ga es­tá­ti­ca.

- No co­lo­car el res­pal­do de la ca­ma so­bre una pa­red que con­ten­ga ca­ños de agua.

- No co­lo­car es­pe­jos en la habitación pa­ra no in­cre­men­tar el es­ta­do de des­ar­mo­nía ener­gé­ti­ca.

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.