Un abe­to azul

Va­rie­dad muy de­co­ra­ti­va por el azu­la­do de su fo­lla­je, es­te ár­bol ori­gi­na­rio de las mon­ta­ñas ro­co­sas de Es­ta­dos Uni­dos, ca­da día se uti­li­za más en Na­vi­dad

Mia - - JARDINERÍA -

E n bo­tá­ni­ca se lo co­no­ce co­mo abe­to azul o pi­cea azul pe­ro su nom­bre cien­tí­fi­co es pi­cea pun­gens . “Pi­cea” pro­vie­ne de pix = brea, nom­bre clá­si­co da­do a un pino que pro­du­cía es­ta sus­tan­cia y “pun­gens”, del la­tín, pun­tia­gu­do, pun­zan­te, qque alu­de a sus ho­jas. Pe­ro exis­ten mu­chas sub­va­rie­da­des: glau­ca, kos­ter, hoop­sii, ol­dem­burg, fat al­bert.

Re­sis­ten­te a la po­lu­ción y con pi­ñas vver­des que re­sul­tan muy de­co­ra­ti­vas, la va­rie­dad hoop­sii es una de las co­ní­fe­fe­ras azu­les más be­llas que se adap­ta a to­dos los te­rre­nos; aun­que pre­fie­re los fres­cos y no cal­cá­reos. No ne­ce­si­ta po­da y su for­ma pi­ra­midal al­go irre­gu­lar no re­quie­re de tu­tor pa­ra for­mar­se en for­ma de fle­cha. Es­te ejem­plar se pue­de plan­tar so­lo o en gru­pos de tres y pue­de usarse pa­ra con­tras­tar su co­lor con otras co­ní­fe­ras. De­be cul­ti­var­se en el ex­te­rior, en una zo­na pre­fe­ren­te­men­te lu­mi­no­sa, a pleno sol o se­mi­som­bra. So­por­ta bien el frío, por eso se adap­ta­rád á mu­choh me­jorj en lu­ga­res con cier­ta al­ti­tud, don­de los in­vier­nos ten­gan tem­pe­ra­tu­ras muy ba­jas. De he­cho, el frío in­ver­nal ha­ce que el co­lor azul del fo­lla­je se agu­di­ce y sea mu­cho más in­ten­so. Pa­ra man­te­ner esa in­ten­si­dad de co­lor, es im­por­tan­te que ca­da ár­bol ha­ya si­do in­jer­ta­do pre­via­men­te.

Es­te es un ti­po de abe­to muy uti­li­za­do co­mo al­ter­na­ti­va al tra­di­cio­nal ar­bo­li­to de Na­vi­dad, por­que es un ár­bol de cre­ci­mien­to con­te­ni­do que le cues­ta lle­gar a al­can­zar un ta­ma­ño gran­de. Por año, ape­nas su­pera los 30 cen­tí­me­tros de al­tu­ra, pe­ro pue­de lle­gar a al­can­zar los 20 me­tros. Es im­por­tan­te que re­ci­ba su­fi­cien­te rie­go pe­ro se acon­se­ja no mo­jar sus ací­cu­las.

El abe­to azul se pue­de re­pro­du­cir de di­fe­ren­tes ma­ne­ras. Si se op­ta­ra por la re­pro­duc­ción por in­jer­tos, se con­se­gui­ría una nue­va plan­ta con las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas que he­mos in­jer­ta­do. Por otro la­do, si se es­co­gie­ra la re­pro­duc­ción por se­mi­llas, lo más se­gu­ro es que no se ob­ten­dría un pi­cea pun­gens hoop­sii, so­lo se­ría un pi­cea pun­gens. Se lo­gra­ría un abe­to azul pe­ro sin esa in­ten­si­dad tan ca­rac­te­rís­ti­ca de la va­rie­dad hoop­sii y el ár­bol, ade­más, cre­ce­ría mu­cho más rá­pi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.