MI MA­MA CO­CI­NA ME­JOR QUE LA TU­YA

Ju­lián Weich con la sim­pa­tía y el ofi­cio de siem­pre

Mia - - ESPECTÁCULOS -

Emi­so­ra: El Tre­ce Ho­ra­rio: lu­nes a vier­nes 18.30 Con­duc­ción: Ju­lián Weich. Ju­ra­do: Pie­tro Sorba. Gé­ne­ro: en­tre­te­ni­mien­tos.

Es un for­ma­to has­ta aho­ra no tran­si­ta­do en nues­tra te­le­vi­sión, ori­gi­nal, y tam­bién es un com­bo de va­rios gé­ne­ros. No es es­pe­cí­fi­ca­men­te un reality, ni di­rec­ta­men­te un ci­clo cu­li­na­rio, ni un me­ro pro­gra­ma de en­tre­te­ni­mien­tos y tam­po­co un con­cur­so. Pe­ro, en reali­dad, es un po­co de to­do eso y un en­tre­te­ni­mien­to di­ri­gi­do a to­da la fa­mi­lia. Se­gu­ra­men­te, esa mez­cla de gé­ne­ros pro­vo­có gran ex­pec­ta­ti­va en los te­le­vi­den­tes y la au­dien­cia res­pon­dió con un nu­me­ra­zo pa­ra esa ho­ra ya que lo­gró un pi­co de 11,6 pun­tos de ra­ting. Cla­ro que si bien el ci­clo es ori­gi­nal en nues­tras pan­ta­llas, su ori­gen es es­pa­ñol y en la ma­dre pa­tria se ti­tu­la Mi ma­dre co­ci­na me­jor

que la tu­ya. De cual­quier mo­do, la pre­sen­ta­ción tu­vo bue­na re­per­cu­sión y mar­có el re­torno a la con­duc­ción de Ju­lián Weich, quien lo hi­zo con su sim­pa­tía de siem­pre y su gran ofi­cio, mi­dien­do bien los tiem­pos y apor­tan­do hu­mor y ca­li­dad al tra­to con los par­ti­ci­pan­tes. ¿Có­mo es la com­pe­ten­cia y que pro­po­ne el pro­gra­ma? Pues es el en­fren­ta­mien­to de una ma­dre y su hi­ja/o, con­tra otra ma­dre y su hi­jo/a y ca­da pa­re­ja ela­bo­re su pro­pia receta. En 25 mi­nu­tos, la hi­ja o el hi­jo de­ben co­ci­nar una receta de su ma­dre, que se que­da muy cer­ca dan­do in­di­ca­cio­nes. Só­lo pue­de in­gre­sar cuan­do aprie­tan el bo­tón de pá­ni­co y el tiem­po se con­su­me a do­ble ve­lo­ci­dad (o sea, el mi­nu­to va­le 30 se­gun­dos). El cri­ti­co gas­tro­nó­mi­co Pie­tro Sorba es el gran ju­ra­do que de­ci­de quien ga­nó. Co­mo en to­do pri­mer pro­gra­ma en vi­vo, hu­bo al­gu­nos erro­res, dos de los cua­les fue­ron muy no­to­rios: uno por par­te del lo­cu­tor del pro­gra­ma que tu­vo un fur­cio muy fuer­te, cuan­do en lu­gar de de­cir pro­du­je­ron di­jo “pro­du­cie­ron”. El se­gun­do, tam­bién no­to­rio, fue de la pro­duc­ción que ol­vi­dó co­lo­car una la­ta de atún en la he­la­de­ra, que ne­ce­si­ta­ba una de las par­ti­ci­pan­tes pa­ra su receta, con lo cual hu­bo que de­te­ner el re­loj has­ta que apa­re­ci­do el in­gre­dien­te. De cual­quier mo­do, esos con­di­men­tos del pro­gra­ma en vi­vo sue­len cau­sar mu­cha gra­cia en los te­le­vi­den­tes y po­ne en jue­go la cin­tu­ra del con­duc­tor pa­ra sa­lir del pa­so. Ve­re­mos có­mo evo­lu­cio­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.